5 Ejemplos de Inversiones en bonos del tesoro: Tipos y características

Si está pensando en invertir en bonos del Estado o en letras del Tesoro, o si tiene preguntas sobre su rendimiento, hemos elaborado una guía completa de preguntas frecuentes. Próximamente veremos algunos ejemplos de inversiones en bonos del tesoro y algunos términos que debes conocer antes de invertir en ellos.

¿Qué son los valores de renta fija?

Las letras del Tesoro, los bonos del Estado y los bonos corporativos (conocidos como valores de renta fija) son instrumentos de deuda emitidos por gobiernos u organizaciones privadas que tienen un mismo precio para que los inversores puedan negociarlos.

Diferencias entre los bonos del Estado y las letras del tesoro

Una de las principales diferencias es la duración de la emisión.

Letras del Tesoro

Utilizan un sistema de descuento por el que se adquiere el importe nominal menos el tipo de interés aplicado a la inversión y se devuelve la totalidad del importe nominal al vencimiento. Cubren periodos inferiores a 18 meses.

Bonos del Estado y obligaciones

Se trata de emisiones con un vencimiento de 18 meses o más. Los pagos de los cupones se realizan inicialmente pagando un porcentaje del principal, luego se nos paga un cupón igual a un porcentaje del principal (trimestral, semestral o anualmente), y al vencimiento se nos devuelve el principal y el último cupón.

¿Qué es un bono del Estado?

Este tipo de instrumento (un bono del Estado) es un título emitido a largo plazo. Los bonos del Estado y obligaciones son emitidos por los gobiernos para cubrir sus déficits presupuestarios.

La diferencia entre los bonos del Estado y obligaciones

La única diferencia entre un bono gubernamental y una obligación es el periodo de reembolso.

  • Se emiten en denominaciones de 1000 dólares o múltiplos.
  • Los bonos emitidos al coste (valor nominal) pagan un tipo de inversión claramente definido. En otras palabras, un bono del 3% rinde regularmente el 3% de la inversión original.
  • Se emiten bonos gubernamentales y obligaciones que «prometen» un determinado nivel de rendimiento, pagado anualmente.
  • Los bonos se emiten a tres y cinco años.
  • Las obligaciones se emiten a 10, 15 o 30 años.
  • Las letras del Tesoro son a corto plazo.
  • Se emiten por licitación y por subastas para garantizar una gran liquidez.

Ejemplos de Inversiones en bonos del tesoro

Ejemplo 1

Un inversor adquiere dos bonos del Estado en el mercado con un valor nominal de 1.000 euros. El primer bono, con un tipo de interés del 7%, tiene un vencimiento de 5 años y un precio de 950 euros.

El segundo es una obligación, con un tipo de interés del 8,01%, tiene un vencimiento de 10 años y se emite a la par. El segundo bono, con un tipo de interés del 8,01 %, es un bono a 10 años emitido a la par y con un precio de 1000 euros.

Esto significa que tú recibirás el primer activo a la par (más barato que la par) y paga 950 euros (95% de la par), más una comisión mínima fijada por el Banco de España. Pero excluyendo cualquier otra comisión fijada por el intermediario financiero correspondiente.

El valor nominal del segundo activo (1000 euros), que también incluye la comisión de recargo.

El inversor opta por mantener ambos activos hasta el vencimiento y, por tanto, recibe al final de los respectivos periodos (5 y 10 años) el precio nominal de cada activo de 1000 euros. Sin embargo, durante la vida de cada activo, el inversor puede esperar recibir algún rendimiento adicional. Estos son los cupones de cada activo (7% (70 euros) para los bonos y 8,01% (80,10 euros) para las obligaciones).

Ejemplo 2

Supongamos que inviertes 10.000 euros en un bono del Estado a 10 años con un tipo de interés anual del 5%. Pagas un 5% de interés sobre los 10.000 euros cada año, y al vencimiento recuperas tu inversión original de 10.000 euros.

Ejemplo 3

Invertir en un bono del Estado a 10 años.

Por ejemplo, decides hacer inversiones en bonos del tesoro por un valor de 10000 euros con un vencimiento de 10 años. Se supone que tus ingresos por intereses son del 3% y el plan obliga al Estado a devolver los intereses cada 6 meses hasta que devuelva el capital prestado al final de los 10 años acordados.

Aunque, hay excepciones: los bonos del Estado no pagan intereses. Sin embargo, esto significa que el coste nominal de la inversión en bonos sigue siendo bajo y debe ser analizado.

Ejemplo 4

Bonos de renta. En 2011, la ciudad de Chicago emitió en los Estados Unidos de América bonos por un importe de 222.465,00 USD titulados «City of Chicago – Chicago Midway Airport – Series 2001A Revenue Bonds«.

Los bonos tenían un valor nominal de 5,00 dólares, un tipo de cupón del 5,5 % y un vencimiento de 30 años. Los fondos recaudados se utilizaron para la construcción de una nueva terminal en el aeropuerto de Midway y los ingresos del aeropuerto se utilizaron para pagar los intereses de la deuda contraída.

Ejemplo 5

Bonos de obligación general. En 2002, el condado de Monterey, California, EE.UU., emitió una serie de informes titulados «Carmel Unified School District – Monterey County-California – General Obligation Bonds – Series 2002«.

Se emitieron un total de 9.663.455 dólares en bonos con un valor nominal de 5.000 dólares y un cupón del 6% pagadero a 30 años.

Los fondos se utilizaron para la ampliación y renovación del complejo escolar del Condado, ya que los ingresos del Condado son elevados y los intereses de los bonos pueden pagarse fácilmente.

¿Cómo de productivos son los bonos del Tesoro?

El rendimiento es fijo durante la vida del bono (el cupón). Lo que significa que si el bono se mantiene hasta su vencimiento, los inversores saben exactamente cuánto recibirán cuando la empresa u organización que lo emitió esté dispuesta a pagar.

En la actualidad, es posible comprar bonos más complejos cuyos tipos de interés dependen de determinados indicadores, como los tipos de interés (por ejemplo, el Euribor), los índices bursátiles o las variaciones de determinadas acciones o índices.

Lo que significa que los rendimientos de estos instrumentos concretos no están predeterminados en la actualidad.

La productividad está relacionada con la solvencia, es decir, con la capacidad de un emisor para reembolsar su deuda. Cuanto más baja sea la calificación, mayor será el riesgo y el rendimiento ofrecido para atraer a los inversores.

¿Cómo puedo invertir en bonos del Estado?

Los bonos del Estado pueden adquirirse, es decir, suscribirse, de varias maneras:

  • Los bonos del Estado pueden comprarse en cualquier sucursal de un banco español.
  • Los bonos del Estado también pueden adquirirse en el sitio web del Ministerio de Hacienda seleccionando el «servicio de compraventa de valores».
  • Entidades financieras (bancos y cajas de ahorro), agentes de bolsa y corredores de valores.

Esta opción es la más sencilla y ofrece la mayor seguridad. Con los corredores de Bankinter, puedes operar con confianza en una amplia gama de instrumentos de deuda pública y privada, nacionales y extranjeros.

Tipos de bonos del tesoro

Dependiendo de las características de los bonos, hay diferentes tipos. En primer lugar, hay que distinguir entre deuda pública y privada.

  1. Bonos del Estado: bonos emitidos por el Ministerio de Finanzas de un país para financiar el presupuesto general del país.
  2. Bonos de tipo flotante: son títulos que pagan un interés variable en función de la evolución de los tipos de interés en el mercado financiero (Euribor, Libor, etc.) más un margen. Ejemplo: Euribor + 2%.
  3. Bonos de tipo fijo: un tipo de bono que paga un cupón fijo de forma regular. Por ejemplo, un 5% al año. Suelen emitirse cada seis meses. Esto significa que si un bono con un valor nominal de 1.000 euros tiene un cupón fijo del 5%, pagará 25 euros cada seis meses.
  4. Bonos de grado de inversión: los bonos de grado de inversión tienen una alta calificación crediticia y, por tanto, un bajo riesgo de impago. La calificación mínima de grado de inversión de Moody’s es Baa, mientras que S&P y Fitch tienen una calificación BBB.
  5. Bonos de alto rendimiento: Los bonos de alto rendimiento tienen una alta calificación crediticia, lo que significa que tienen un mayor riesgo de impago. Es importante distinguir entre el tipo de cupón del bono y si se paga o no el cupón. Hay tres tipos de bonos
  6. Bonos corporativos: bonos emitidos por organizaciones para recaudar fondos para sus actividades y proyectos. Los bonos se emiten a la par y son pagaderos al titular de los mismos en una fecha de vencimiento fijada (fecha de reembolso). El bono devenga intereses, que pueden ser pagados en su totalidad al vencimiento o en cuotas regulares (cupones).Además, los bonos deben clasificarse según su solvencia. La escala es muy amplia y varía de una agencia de calificación a otra, pero en general hay dos tipos de bonos
  7. Bono de cupón cero: este tipo de bono no paga intereses hasta el vencimiento. Es decir, al final del plazo, los intereses se pagan con la cantidad prestada. Como compensación, se emiten con descuento, es decir, su coste es inferior al precio nominal, con lo que se obtiene un mayor rendimiento para el deudor principal.
  8. Dependiendo de si tiene la opción o no

  9. Bonos sin opciones. Este bono también se conoce como «bono bala o bullet». Es un bono sin opciones incorporadas. Son bonos ordinarios.
  10. Bonos con opciones. Estos cuentan con opciones utilizables.
  11. Si el bono cuenta con CALL, se considera que es rescatable y el emisor tiene derecho a rescatarlo.

    Si hay una opción PUT, se trata de un bono rescatable y tienes la opción de canjearlo.

  12. Obligación emitida por una empresa (bien capitalizada) a la que se adjuntan uno o varios warrants para liberar el tipo de interés controlado de la empresa. De modo que el titular pueda reembolsar el bono anticipadamente o convertirlo en una obligación.
  13. Otras características de los bonos

  14. Bono convertible: Los titulares de bonos convertibles pueden rescatarlos a un precio predeterminado si se realiza una emisión completamente nueva. La opción de conversión dará lugar a un cupón y a unos intereses del bono convertible más bajos que si no hubiera alternativa de conversión.
  15. Bono canjeable: similar a un bono convertible pero que puede ser canjeado por un bono existente.
  16. Bono corporativo o de caja: título emitido por una empresa y amortizable en una fecha determinada.
  17. Strips. Algunos bonos del Estado se denominan rescatables. Esto significa que el precio del bono puede separarse y todos los pagos pueden negociarse por separado, distinguiendo entre los pagos de intereses (cupones) y los pagos de capital.Ejemplo: de esta manera puede ganar seis cupones en un bono a cinco años: uno por cada pago anual del cupón y un sexto por el capital después de cinco años.
  18. Bono perpetuo: un bono en el que el principal nunca se devuelve y el interés (cupón) se paga de por vida. Son más sensibles a las fluctuaciones de los tipos de interés porque su precio depende totalmente de los tipos de interés.
  19. Deuda subordinada: instrumento cuyos pagos dependen de la cancelación de otra deuda. Para la situación de las entidades financieras en Perú, véase la Ley Gral.Las características de la deuda subordinada que pueden tenerse en cuenta en el cálculo de los recursos propios efectivos de una entidad financiera no está garantizada, no se realizan pagos antes del vencimiento, se aplican el principal y los intereses.Además, las pérdidas de la entidad que quedan después de cubrir el capital contable se utilizan únicamente para este fin. que puede cubrir las pérdidas.
  20. Bonos de arrendamiento financiero: valores emitidos por organizaciones autorizadas para realizar actividades de arrendamiento financiero con el fin de recaudar fondos para estas actividades. La emisión de un bono de leasing en Perú requiere la autorización de la SMV.
  21. Bonos soberanos: son títulos emitidos por el Estado, solventes y nominalmente de libre transferencia. Se incluyen en las cuentas de la CAVALI ICLV y se registran en la Bolsa de Valores de Lima.
  22. Bonos respaldados por hipotecas: valores negociables que conceden al titular derechos de crédito garantizados por una hipoteca existente o futura, y los fondos prestados se utilizan exclusivamente para la compra, construcción o mejora de bienes inmuebles.
  23. Bonos titulados: valores de renta fija negociables, emitidos para respaldar la titulación de los activos de una empresa en una clase de activos independiente.
  24. Bonos de renta fija por tipo de interés: también hay valores de renta fija por tipo de interés. Bonos de tipo fijo, bonos de tipo flotante, bonos de tipo variable y bonos de cupón cero.
  25. Bonos del Tesoro: Los bonos del Tesoro son títulos de deuda emitidos por el Ministerio de Hacienda en nombre de la República del Perú y vendidos con descuento.

En el mercado primario, el Departamento del Tesoro emite inicialmente bonos a 3, 6, 9 y 12 meses; los de 3 y 9 meses se emiten el primer martes de cada mes, y los de 6 y 12 meses el tercer martes de cada mes.

A continuación, puedes comprar o vender el vencimiento restante en el mercado secundario en cualquier momento.

Ventajas de hacer inversiones en bonos del Tesoro

Una inversión segura

La ventaja de mantener una cartera de bonos del Estado es que son una inversión subjetivamente segura, aunque no tanto como un depósito bancario. El valor de los bonos no fluctúa tanto como los costes laborales, por lo que debería verse menos afectado por las fluctuaciones normales de los costes.

Sin embargo, si realmente quieres estabilidad, una cuenta de ahorro o un depósito bancario a largo plazo es la mejor opción.

Una fuente de ingresos previsible

Otra ventaja de los bonos es que son una fuente de ingresos predecible. Los bonos pagan un tipo de interés fijo dos veces al año, por lo que puede esperar que el dinero llegue casi siempre que lo desee.

Los bonos del Estado y las letras del tesoro tienen la ventaja de que los intereses están exentos de impuestos en diversos grados.

Invertir en una sociedad

Algunos inversores también prefieren los bonos municipales porque les permiten invertir en una empresa. Invirtiendo en bonos del Tesoro, puedes ayudar a mejorar el sistema escolar local, construir hospitales o crear guarderías públicas.

Este aspecto social y la posibilidad de estar completamente libre de impuestos es la razón por la que algunos inversores invierten en bonos del Estado, aunque otros bonos tengan tipos de interés más altos.

Proceso de comprar bonos del tesoro

Una vez tomada la decisión de invertir en un bono del Estado, se plantea la cuestión de cómo y a través de qué canales puede invertir el cliente en estos bonos.

  1. Bancos españoles. Los bonos del Estado pueden adquirirse en cualquier sucursal bancaria española.
  2. Ministerio de Hacienda. Los bonos del Estado pueden adquirirse no sólo en las sucursales de los bancos españoles, sino también en el sitio web del Ministerio de Hacienda español.
  3. Bancos y cajas de ahorro. Para comprar bonos del Estado, puedes ir a un banco, caja de ahorros u otra institución financiera y comprar bonos del Estado o letras del Tesoro de su elección.

Riesgos a tener en cuenta al hacer inversiones en bonos del tesoro

Si ha reconsiderado su perfil de inversión y prefieres un plan moderado, probablemente pienses que los productos de renta fija, especialmente los bonos del Estado, los bonos corporativos y los gilts, están libres de riesgo o casi.

Sin embargo, como cualquier otro instrumento bursátil, pueden acarrear pérdidas reales. Por lo tanto, conviene conocer los tres riesgos a los que hay que prestar atención cuando se invierte en bonos.

  1. El riesgo de que la inflación reduzca los costes reales.
  2. La inflación puede reducir el coste real de una inversión. Por ejemplo, supongamos que tienes un bono en dólares emitido por el gobierno americano con un tipo de interés anual del 3,32%. Si la inflación anual es superior a este rendimiento, por ejemplo el 4,5%, el coste real de la inversión se reduce.

  3. Riesgo de variación de los tipos de interés
  4. El segundo riesgo de invertir en bonos es el de los tipos de interés. Si mantienes el bono hasta su vencimiento, el riesgo de tipo de interés no es un problema y recupera todo tu capital al vencimiento.

    El problema es que algunos tipos de bonos se emiten con un vencimiento máximo de 20 o 30 años. Sin embargo, si vendes el bono antes de su vencimiento, es posible que no recuperes el importe principal pagado.

    Recuerda que el precio de un bono es inversamente proporcional a los tipos de interés. Por ejemplo, si compraste un bono hace dos años al 4,2% y ahora se vende un bono similar al 5,3%, tu inversión puede venderse con descuento y es posible que no recupere el importe principal que pagó originalmente.

    Dependiendo de la evolución de los tipos de interés, esto podría suponer una pérdida sustancial de riqueza.

  5. Coste de oportunidad

La mayoría de los bonos son seguros y no necesitan ofrecer altos rendimientos para atraer a los inversores. Por ello, los inversores moderados optan por mantenerlos en sus carteras.

Esto no significa que pierdan dinero, pero sí que pierden la oportunidad de obtener mayores rendimientos en otras inversiones. Se trata del coste de oportunidad: la diferencia entre lo que se obtiene de una inversión y lo que se podría ganar si se invirtiera en otro activo.

¿Son realmente seguras las inversiones en bonos del Tesoro?

Ninguna inversión, ni siquiera los bonos gubernamentales o soberanos, está garantizada al 100%. Hay varios riesgos. Es posible que no recuperes tu inversión por impago.

Cuantas más sospechas levante una localidad, más tendrá que pagar a los inversores que te presten dinero. Por ello, los mercados emergentes como Brasil, China e India son actualmente los emisores más atractivos, pero también los más arriesgados.

Nuestra economía es muy segura ahora que estamos bajo los auspicios del Banco Central Europeo (BCE), pero algo parecido ocurrió cuando Grecia abandonó sus defensas, lo que creó un índice de riesgo y dificultó la financiación«, recuerda un profesor de la EAE Business School.

A medida que pasan los años y las ofertas de inversión y los bonos del tesoro siguen siendo un producto de inversión favorito para los españoles. Esto, en ocasiones suele ser más rentable por eludir a los temores de perder el dinero invertido.

Los valores a estudiar antes de tomar cualquier decisión son la deuda pública, las subastas, calificación crediticia y el mercado en general. Sin embargo, lo que motiva realmente es que se trata de una renta fija.

No hay que olvidar que, los bonos ejercen la misma obligación que un préstamo o una letra, lo que cambia son los plazos.  Por eso debes conocer ejemplos de inversiones en bonos del tesoro y analizar sus detalles para aplicar al que más te convenga.