Ejemplos De Oraciones Subordinadas

Las Oraciones Subordinadas, como su nombre indica, dependen de otra frase (la principal). Son frases que no funcionan sin dependencia, sino que dependen sintácticamente del segmento gramatical al que se subordinan. Por ello, también se denominan oraciones de segundo orden.

Una frase con una oración dependiente en un segmento de la frase se llama oración compuesta porque tiene más de una frase en su segmento de la oración. Para saber más detalles sigue leyendo, te mostraremos los detalles más importantes y daremos algunos ejemplos.

Tipos de Oraciones Subordinadas

Las Oraciones Subordinadas se ordenan según la función sintáctica que desempeñan en la frase original. Por lo tanto, son los siguientes:

Sustantivas
Pueden sustituirse por sustantivos o pronombres como «eso«, «esto» o «aquello«. Suelen ir introducidos por verbos en infinitivo o cláusulas subordinadas.

Hay varios subtipos según la función sintáctica (las oraciones subordinadas sustantivas están en negrita).

  • Complemento circunstancial. Ejemplo: Lo analicé como me has dicho.
  • Complemento agente. Ejemplo: El libro está firmado por quien fue su creador.
  • Complemento indirecto. Ejemplo: Dieron el permiso a los que habían terminado.
  • Complemento directo. Ejemplo: Me preguntó si podía hacerlo.
  • Predicativo. Ejemplo: Me gusta que vayas frecuentemente.
  • Régimen. Ejemplo: Dijo que prefería esperar.

Adjetivas

Estas pueden ser sustituidas por adjetivos y pueden ser efectivos.

  • Frases explicativas. Se escriben siempre entre comas y tienen una función de desarrollo.
      Ejemplo: Los niños, después de haberse arrepentido, se quedaron en casa. Esta frase muestra que todos los niños se arrepintieron. La aposición amplía la información sobre los niños, pero el sentido de la frase no se pierde si se omite.

    • Frases específicas. Limita el significado del adjetivo, no entre comas.
        Ejemplo: Los niños después de haberse arrepentido se quedaron en casa. En esta situación, sólo se habla de los niños arrepentidos. Si eliminamos la aposición para averiguar qué niños se quedaron en su piso, el significado de la frase cambia.

      Adverbiales

    Puede sustituirse por un adverbio o puede utilizarse como prueba circunstancial.

    • Tiempo. Ejemplo: Acudí cuando el jefe me lo pidió.
    • Lugar. Ejemplo: Lo dejé donde lo pediste.
    • Modo. Ejemplo: Aparqué el coche como me dijo su dueño.
    • De fin. Ejemplo: Me llamaste para solucionar un problema.
    • Concesión. Ejemplo: Iré aunque mi madre no lo apruebe.
    • De causa. Ejemplo: Estoy estudiando porque mi profesor es muy estricto.
    • De Consecuencia. Ejemplo: Estamos muy cansados, así que vamos a descansar.
    • Condición: Ejemplo: No vengas, si no tienes todos los papeles.
    • Comparación: Ejemplo: Haré una hamburguesa como digas.

    Ejemplos de oraciones subordinadas

    1. La cinta que recomendó es lo suficientemente buena.
    2. La mujer, a la que ayudaste, es desagradable.
    3. Los muebles que estaban dañados los echaron en la basura.
    4. Los actores, que han estado ensayando todo el día, salieron a saludar al público.
    5. Carlos, quien es mi herrero, hizo todo este trabajo.
    6. No hornees, si no tienes todas las recetas.
    7. Me voy ahora porque creo que es lo correcto.
    8. Dudo que lo entienda.
    9. La regadera que me prestó está rota.
    10. Puse la mesa como me dijeron.
    11. Tenemos que ir, aunque estemos cansados.
    12. La ventana frontal, que daba al frente, ha sido reparada.
    13. Me alegro de su decisión.
    14. La comida es servida por su chef.
    15. Dijo que era preferible no comprobar nada.
    16. En el lado sur de la calle, hay un bonito café pero recuerdo el nombre.
    17. Los niños han suspendido hoy sus exámenes.
    18. Esta mañana que me había quedado limpiando me rindió bastante.
    19. Ramón, nuestro vecino, se va al jardín a regar plantas.
    20. Mi profesor sabe que no he estudiado lo suficiente para este examen.
    21. Un paraguas que estaba abierto se lo llevó el viento.
    22. El pueblo donde nací ha crecido mucho en los últimos años.
    23. Mi cartera está donde dije que la había dejado.
    24. Un coche, muy viejo, se averió.
    25. No me gusta la novela que me recomendaron en clase.
    26. Ayer leí un libro que escribió un superviviente del Holocausto.
    27. Me gusta cuando alguien me toca la espalda, sólo una vez.
    28. Estas son las mismas personas que estuvieron aquí anoche.
    29. Hay una chica en casa de la cual te hablé.
    30. ¿Sabe tu madre lo que haces?
    31. Vendrá cuando se lo pidas.
    32. Cancelaron la película cuyo director fue despedido.
    33. La administración se está preparando para contener una enfermedad pandémica.
    34. Las elecciones han demostrado que el partido gobernante es minoritario.
    35. Gracias a mi padre, sé que me iré de viaje mañana.
    36. Cerraré la venta tan pronto complete el dinero.
    37. Ayer fui a la clínica donde te sacaron las amígdalas.

    De lo anterior se desprende que una oración subordinada es un tipo de oración compuesta en la que existe una interacción de subordinación entre dos frases. Por poner un ejemplo: la camisa que me han regalado me queda pequeña.

    Una oración compuesta siempre está formada por dos partes: una oración inicial, que se encuentra en un nivel jerárquico superior, y una oración subordinada, que se encuentra en un nivel jerárquico inferior y está subordinada a la oración inicial.