Ejemplos de analogías antinómicas o de oposición

Existen una gran cantidad de analogías en el mundo que nos hacen entender un poco más las palabras. Los ejemplos de analogías antinómicas o de oposición nos ayudan a conocer las diferencias y similitudes entre varios antónimos.

Si bien es relacionar dos palabras que son como el agua y el aceite, es decir, no se mezclan. La analogía consiste en comparar 2 o más antónimos. Para poner un ejemplo de esto sería comparar como el negro es al blanco lo que el frío es al calor.

El blanco es al negro como el positivo al negativo

Son comparaciones que os pueden demostrar la comparación entre dos antónimos. Se pueden hacer de diversas maneras, pero antes debemos de conocer un poco más de los tipos de antónimos para poder decir que las analogías están bien hechas.

Existen diversos tipos de antónimos que se diferencian por algunas características. Dependiendo de cada una de ellas podemos catalogar a los antónimos de diferentes formas; se catalogan como graduales, complementarios y recíprocos.

Ejemplos de analogías antinómicas graduales

Se conocen como antimonios graduales aquellos que pueden tener un punto negro. En otras palabras, si ponemos como ejemplo el blanco o el negro siempre puede haber un gris. No es un caso terminal en el cual escoges uno u otro. Sino que tiene un punto medio.

Poniéndonos de acuerdo con esto podemos decir que algunos ejemplos de analogías antinómicas o de oposición graduales pueden ser:

  • El alto es al bajo como el delgado al obeso.
  • Se puede ser largo o corto como también ancho o estrecho.
  • El fuerte es como el débil igual que la izquierda es como la derecha.
  • Lo innecesario es contrario a lo fundamental como el pobre lo es del rico.
  • Lo luminoso es a oscuro como lo vacío es a lo lleno.
  • Lo barato es a lo caro tal como arriba es hacia abajo…
  • Amar es a odiar al igual que el blanco es al negro.
  • Lo grato es a lo desagradable como lo hermoso es a lo horrible.
  • Lo lejos es a lo cerca al igual que lo mucho es a lo poco.
  • Un niño es a un anciano lo que un joven es a un viejo.
  • Transparente es a opaco como tranquilo es a desesperado.
  • El pobre es al rico lo que el antes al después.

Lo que se quiere decir con todas estas analogías es que se comparan dos antónimos. Estos son muy similares; sin embargo, tienen una característica en común, no puedes cambiar el orden de la oración o sino no tiene sentido. Tiene un balance. Poco o mucho es igual a pequeño o grande.

El frío es al calor igual que la izquierda es la derecha. Ejemplo antinómico gradual

En el caso de los antónimos graduales se tratan de palabras que, aunque son opuestas siempre pueden tener un punto medio. Al igual que existe la persona de clase media como existe un adulto. Es cuestión de perspectiva; no se trata de ver el punto medio sino los antónimos.

Ejemplos de analogías antinómicas u opuestas complementarias

Estos son los casos en los que no existe ningún punto medio. De hecho, si se utiliza uno de estos el otro se elimina de inmediato. El mejor ejemplo sería entre vivo o muerto. No se puede estar en uno de estos si estás en el otro.

Si decimos una cosa refutamos la otra. Son dos elementos incompatibles entre si. Algunos ejemplos de analogías antinómicas complementarias pueden ser:

  • Estar vivo o muerto es como ser hombre o mujer.
  • Lo legal es a lo ilegal como lo natural de lo artificial.
  • Estar adentro o afuera es igual a que se encuentre encendido o apagado.
  • La noche es a lo que el día igual que el infierno es como el cielo.
  • Lo justo es a lo que injusto como lo limpio es a lo sucio.
  • Estar contento o triste es como estar dormido o despierto.
  • El orden es al desorden lo que lo posible a lo imposible.
  • Recordar es a olvidar como estar sano es a estar enfermo.
  • Aceptar es a lo que rechazar como la verdad es lo que la mentira.
  • Conocer es a desconocer como lo verdadero es a lo falso.
  • Casado es a soltero como la guerra es a la paz.
  • Cobarde es a lo valiente al igual que lo digital es como lo analógico.

Existen muy pocos antónimos que sean complementarios. Realmente se trata de casos de opuestos extremos que se anulan entre sí. SI bien en algunos se puede malentender, como es el caso del infierno el cielo solo se puede ir a uno de ellos.

Ejemplos de analogías antinómicas u opuestas recíprocas

En este caso es todo lo opuesto al anterior. Se trata de palabras que no pueden existir si no se hace el efecto contrario. El mejor ejemplo para explicarlo es dar/recibir. Por un lado, se da mientras que por otro se recibe.

El día es a la noche igual que la vida es a la muerte Ejemplos de analogías antinómicas recíprocas

Se puede considerar el caso más sencillo. Implica intrínsecamente que uno existe con el otro. A pesar de ser casos opuestos se dan de la misma manera desde dos ángulos distintos. Dentro de los ejemplos de analogías antinómicas los podemos ver como:

  • Acelerar es a frenar como tensar es a aflojar.
  • Dueño es a arrendatario como el acreedor es al deudor.
  • Cobrar es a vender igual que cobrar es a pagar.
  • Un esclavo es al amo igual que el invitado es al anfitrión.
  • Importar es a exportar lo mismo que inmigrar es a emigrar.
  • La oferta es a la demanda igual que el comprador es al vendedor.
  • Sentarse es como levantarse tanto como dormir es como despertarse.
  • Salir es a entrar lo mismo que el bien es al mal.
  • El patrón es al trabajador igual que el poderoso es al débil.
  • Un ganador es a lo que un perdedor igual que el que cede es al que toma.
  • Encontrar es a perder como responder es a preguntar.

Es posible que muchas de estas analogías sean complicadas a simple vista; sin embargo, realmente solo son antónimos. Podemos ver cuantas comparaciones existen gracias a estas analogías y los diferentes tipos que se pueden encontrar.

Es importante conocer esto para poder comparar dos cosas que realmente son opuestos. Esto nos ayuda a conocer las diferencias y saber de forma analógica como reconocerlo. Estos ejemplos de analogías antinómicas o de oposición sirven para diferenciar mejor los opuestos.