20 Ejemplos de mediación de conflictos segús su categoría

La mediación de conflictos es un método en el cual se pretende conseguir la resolución de cualquier problema. Las piezas primordiales del problema, o sus representantes legales, desarrollan en el proceso discusiones y negociaciones.

Se basa en un proceso participativo, flexible y voluntario de resolución pacífica de conflictos, en el cual 2 partes enfrentadas recurren voluntariamente a una tercera persona imparcial, el mediador. Donde la finalidad es llegar a un convenio satisfactorio.

Conoce algunos ejemplos de mediación de conflictos. Además, tenemos detalles, características y las fases para llegar a conseguir una solución satisfactoria favorable. No dejes de leer.

Ejemplos de mediación de conflictos familiares

Problemas de pareja

Los problemas pueden surgir en una pareja en cualquier momento de su relación, ya sea al principio o cuando se decide formar una familia. Por ello, es importante proteger la dinámica de la pareja del desgaste.

Conflictos financieros

Las disputas por el dinero son habituales. Los niños no suelen participar en estos conflictos, pero sus movimientos y actividades suelen ser importantes.

Cuando surgen conflictos de dinero en la familia, la situación puede ser muy tensa. De hecho, cuando se trata de dinero, puede ser difícil conciliar los papeles en relación con un ser querido.

Conflictos de salud en la familia

Los problemas de salud en la familia suelen ser los más difíciles de afrontar emocionalmente. En otras palabras, hay dos tipos de conflictos relacionados con la salud.

  • Primeramente, proteger a alguien con un problema de salud requiere mucha atención, tiempo, compromiso y esfuerzo.
  • En segundo lugar, tener a un ser querido enfermo puede tener un fuerte impacto en nuestro estado de ánimo y puede llevarnos a situaciones estresantes de dolor y ansiedad.

Ejemplos de mediación de conflictos laborales

  1. Falta de trabajo en equipo: esto ocurre cuando la incapacidad de uno o más miembros de un equipo o departamento para compartir tareas y trabajar juntos de forma cohesionada hace casi imposible desarrollar un plan de equipo.
  2. Falta de comunicación: puede darse entre asistentes o entre supervisores y subordinados. Este problema provoca frustración, retrasos e insatisfacción porque el trabajo diario de los distintos miembros del personal no se realiza correctamente.
  3. Asistentes con relaciones difíciles: es fácil detectar a los que avergüenzan constantemente a los demás provocando rumores, malentendidos o mal comportamiento.
  4. Un líder sin cualidades de liderazgo: esto ocurre cuando un alto cargo de un área de la organización no consigue ofrecer resultados positivos ni empatizar con sus responsables porque es autoritario, intimidante o incoherente en sus respuestas.
  5. Reciprocidad apasionada: muchas organizaciones quieren prohibir los asistentes emocionales. Esto puede dar lugar a conflictos internos que pueden afectar a la productividad de las personas implicadas.
  6. Puntualidad: llegar constantemente tarde al trabajo, faltar a las reuniones o incluso llegar tarde una vez puede afectar al flujo de trabajo y causar insatisfacción entre los jefes y los compañeros.
  7. Competencia excesiva: no hay nada malo en ser competitivo, pero cuando las cosas se convierten en una competición por «más» o «mejores resultados» en el trabajo, puede llevar a la competencia y a los celos, lo que puede ser perjudicial para el entorno.

Pasos para resolver los conflictos en el lugar de trabajo

  • Identificar el problema: Una vez que haya identificado el problema, analícenlo en detalle, averigüen por qué y quién está involucrado.
  • Reunir todos los hechos: preguntar a las personas implicadas por qué ha surgido el problema y averiguar qué pueden decir cada una de ellas.
  • Evaluar el caso: examinar todo el problema y el entorno sin juzgar ni tomar partido.
  • Establece objetivos: dejar de centrarse en el problema aquí, mirar al futuro y preguntarte qué tienes que hacer para avanzar.
  • Crear un entorno de apoyo: reunir a las personas implicadas en el problema, crear un espacio natural y tranquilo para el diálogo, discutir el problema de forma seria y desenfadada.
  • Fijar un objetivo común: aunque haya desacuerdos en el lugar de trabajo, hay que tratar de encontrar un objetivo en el que todos estén de acuerdo, ya sea un objetivo personal o sindical.
  • Asumir la responsabilidad: cuando el trabajo esté relajado y haya una base común, pedir a cada uno que acepte su culpa.
  • Pedir que adopten la resolución: por último, pedirles que piensen ellos mismos en su resolución y que se aseguren de que es equilibrada y útil para todos.
  • Poner en práctica: Para resolver realmente el problema, hay que escribir y establecer objetivos y actividades para alcanzarlos.
  • Seguimiento: recuerda que debe seguir controlando la evolución del caso y evaluar el seguimiento de la solución.

Ejemplos de mediación de conflictos estudiantiles

Como se ha mencionado, los conflictos en el entorno de los alumnos pueden surgir entre ellos. Es decir, entre compañeros, o entre los alumnos y el personal. Otra cuestión es la frecuencia.

Los insultos reiterados pueden convertirse en acoso escolar, una situación totalmente indeseable ya que puede tener consecuencias muy graves para la víctima. Los tipos de conflicto más comunes son:

  • Violencia física: golpear, amenazar con un arma, esconder o romper cosas.
  • Maltrato verbal: insultos, calificativos, acusaciones falsas, amenazas e intimidaciones.
  • Violencia combinada: una combinación de violencia física y verbal.
  • Acoso sexual.
  • Exclusión social: un vacío que impide el acceso a determinadas profesiones.
  • Problemas entre alumnos.
  • Conflictos entre profesores.
  • Problemas entre profesores y alumnos.
  • Conflictos entre los profesores y el personal del comité de gestión escolar.
  • Problemas entre representantes y profesores.

Resolución de conflictos para los alumnos

Parte de la vida de muchos profesores consiste en resolver conflictos en el aula. Incluso los conflictos aparentemente menores pueden tener un impacto negativo en el ambiente del aula e interferir en la comunicación a largo plazo.

Por lo tanto, una parte esencial del trabajo como educadores es resolver pacíficamente los conflictos entre los alumnos. Los desacuerdos de los alumnos deben resolverse con vistas a una auténtica reconciliación si queremos crear una cultura de aula que mejore la sociedad.

Si los alumnos pueden reflexionar sobre sus acciones y las profesiones de los demás y encontrar una solución amistosa, la situación puede ser educativa.

Desde la primera semana de clase, los alumnos aprenden cómo sus acciones afectan al mundo, cómo expresar sus sentimientos de forma positiva y cómo utilizar sus habilidades para resolver problemas. Algunas estrategias son:

  • Establecer un sistema de control, supervisión y sanciones para el personal y los alumnos.
  • Difundir información sobre el sistema educativo y los requisitos legales para las escuelas.
  • Un servicio de apoyo a las víctimas en la escuela.

Las bases para lograr solucionar conflictos con el diálogo son:

  1. Escucha activa: no solo hablamos de manifestar una crítica sino, más que nada, para oír y comprender la de la otra persona
  2. Respeto: se debe respetar la perspectiva de la otra persona y no atacarlo. Él se siente de esta forma y, por consiguiente, tienes que escucharle y respetar sus sentimientos y pensamientos
  3. Aspira entenderle: es fundamental que los dos intenten comprenderse. No solo hablamos de dialogar y oír sino, más que nada, de que haya entendimiento por ambas partes
  4. El valor de la sinceridad: si a medida que hablamos no somos sinceros el uno con el otro, la plática no va a servir de nada y no se resolverá el caso. No tengas temor y expresa realmente lo que sientes

¿Cómo resolver un conflicto en el núcleo familiar?

Al final, si te encuentras en alguna de las situaciones que hemos postulado en todo el artículo, debes tomar nota de las resoluciones para conflictos familiares que iremos a ofrecerte posteriormente.

Conflictos familiares: ¿Qué hacer?

Dependiendo del tipo de problema que haya en tu familia, deberás continuar unos tips u otros. No obstante, todos ellos comparten la paciencia, sabiduría emocional y la comunicación asertiva.

  • Si el problema radica en las luchas entre hermanos, como bien hemos dicho antes, es fundamental propiciar un ambiente en el cual los dos logren expresarse sin temor. Evitando los estilos comunicativos poco efectivos (pasividad y agresividad).
  • En la situación de los inconvenientes de pareja, resulta indispensable laborar las dinámicas y evitar que los conflictos pasen a intoxicar a los individuos que no permanecen relacionadas en el problema inicial. Por esto, es recomendable aprender a convivir en pareja a lo largo de un periodo prudencial previo a conformar una familia.
  • Si el problema familiar tiene como foco la salud, es adecuado que sea bastante más de una persona quien se encargue de gestionar las necesidades del enfermo/a. De lo contrario, la paz de la mente de aquel integrante del núcleo familiar puede verse perjudicado bastante de manera negativa.

Al final, para concluir vamos a colocar de manifiesto unos pasos bastante simples para cualquier tipo de problema, sea de la naturaleza y gravedad que sea:

  1. Oír: es complicado resolver un problema si uno no ha comprendido lo cual le pasa al otro integrante del núcleo familiar.
  2. Dialogar: la comunicación asertiva está basada en dialogar abiertamente respecto a cómo nos sentimos sin herid los sentimientos de los otros. Este paso es elemental para resolver inconvenientes en el núcleo familiar.
  3. Participar: rememora que tu familia puede dar por sentado un punto de apoyo bastante fundamental en tu vida, participa en la solución de inconvenientes para lograr facilitar que todo se resuelva.
  4. Mostrar afecto: aunque no haya ningún problema, decirle a tus papás, abuelos o hermanos lo mucho que les deseas estrecha lazos y fomenta el afecto en el núcleo familiar.

Ventajas de la mediación de conflictos

En medio de las principales ventajas de la participación debemos resaltar las próximas:

  1. Flexible: Las situaciones y las partes relacionadas en el problema permiten que la mediación se haga con un más grande o menor nivel de formalidad. De esta forma ejemplificando, en un problema de índole empresarial entre hombres de negocios es aconsejable un método formal. Sin embargo en conflictos comunitarios o de familia el método podría ser menos formal.
  2. Genera convenios creativos: Una de las cualidades más relevantes del mediador es la creatividad. Y este aspecto es sustancial para impulsar que las partes lleguen a convenios creativos que les posibilite resolver el problema y precaver sus colaboraciones futuras.
  3. Inmediata: La participación es un proceso muchísimo más veloz que un litigio judicial, puesto que el problema puede llegar a resolverse en tan solo días y, en algunas ocasiones, inclusive de horas. Puede iniciar en cualquier instante, a partir de que las piezas permiten la intervención y fijarse un calendario de reuniones a conveniencia de estas.
  4. Posibilita hallar resoluciones de “sentido común”: La participación no se limita a los antecedentes legales, lo que no desea mencionar que no se tomen en cuenta. Posibilita que las piezas ajusten sus diversas percepciones y sus reclamaciones en consecuencia resulten más realistas.
  5. Usa un lenguaje sencillo: Es fundamental que el mediador use un lenguaje sencillo y claro y conseguir que las partes expliquen lo cual realmente anhelan, lo cual generalmente beneficia el consenso.
  6. Voluntaria: Las partes en conflicto son las que deciden la conducción de la intervención, aportando con la información que anhelan que sea famosa o no. También, sugiriendo resoluciones parciales o totales. En conclusión, son ellas las que poseen la independencia de llegar a una solución por su propia voluntad y no por imposición de nadie.

Rol del Mediador

Una de las instituciones académicas más prestigiosas estadounidense en la educación de ADR, el “Institute for Dispute Resolution”, de Pepperdine University, California. En su programa de capacitación en mediacion instituye como labores primordiales del mediador:

  • Mantener el control del proceso, y utilizar para eso estrategias correctas.
  • Registrar los precedentes de las negociaciones de cada caso.
  • Aseverarse de que las partes se encuentren autorizadas para comerciar y adoptar convenios.
  • Comprobar la verdad de los hechos alegados por las partes en conflictos.
  • Decidir un lugar o área en la que el consenso podría ser viable.
  • Comprobar los beneficios del consenso, referente a su certeza, inmediatez, economía, privacidad y control de su ejecución.

¿Por qué es fundamental la mediación de conflictos en los centros educativos?

Siguiendo a Mireia Uranga (1998), una de las pioneras en este campo en España a partir del centro de Gernika Gogoratuz, la introducción de un programa de intervención estudiantil en un centro docente de cara a la optimización de la convivencia, se muestra en una secuencia de secuelas y hechos de carácter objetivo:

  • Ayuda a que haya una más grande implicación de la sociedad educativa en el centro estudiantil.
  • Propicia la comunicación entre los miembros de la sociedad educativa.
  • Beneficia la inquietud por los otros.
  • Permite que haya una más grande responsabilidad en el alumnado (se involucran en el desempeño del centro).
  • Busca tácticas para resolver los inconvenientes de manera no violenta.
  • Los conflictos poseen a reducir.
  • Optimización de las capacidades sociales.
  • Permite un ambiente más distendido en el centro docente.
  • Reduce el número de expedientes disciplinarios.
  • Se buscan otras alternativas a las sanciones reglamentarias.