15 Ejemplos De Trastorno De Personalidad Múltiple

El trastorno de personalidad múltiple, también conocido como trastorno de identidad disociativa, es aquel en el que el paciente se encuentra bajo el control de dos o más identidades o personalidades que habitan en su cuerpo de forma independiente una de la otra.

Si bien, esto puede sonar como la trama de una película de ciencia ficción, es un trastorno serio que debe ser tratado por profesionales de la salud mental debido a la gran cantidad de problemas que trae a quienes lo padecen.

Entre los ejemplos de trastorno de personalidad múltiple podemos encontrar los cuadros de depresión que son el resultado no solo del acontecimiento traumático que desencadena el problema, sino también del estrés constante de sentirse diferente. Si quieres conocer otros ejemplos, te invitamos a seguir leyendo.

15 ejemplos de Trastorno de Personalidad Múltiple

  1. La pérdida de memoria es algo característico en las personas que sufren este trastorno y no es de extrañar, ya que cuando una de sus personalidades adquiere dominio del cuerpo físico, es como si las otras se quedaran en estado de reposo y, por lo tanto, no tiene memoria de lo que ocurrió.
  2. Otro de los ejemplos de trastorno de personalidad múltiple más comunes es que los pacientes experimentan la sensación de estar separados de ellos mismos y de sus emociones. Esto también puede explicarse debido a la escasa conexión entre el sujeto original y las personalidades que de vez en cuando aparecen.
  3. La percepción de que las personas y cosas que te rodean están distorsionadas o son irreales nace a partir de la poca conciencia del paciente como individuo. Esta es una característica compartida entre varios otros trastornos de la salud mental y se la conoce como despersonalización.
  4. Como mencionamos anteriormente, quienes padecen del trastorno de identidad disociativa suelen tener un sentido confuso de la identidad. Esto ocurre por los cambios (a veces abruptos) de la personalidad, llegando a hacerles creer que quien está actuando, pensando y sintiendo, son otras personas y no ellos mismos.
  5. El estrés y los problemas en las relaciones personales, laborales y en otros ámbitos importantes de la vida son otros de los ejemplos de trastorno de personalidad múltiple con los que debemos tener especial cuidado, ya que muchas veces el estrés es el responsable de otros trastornos y enfermedades.
  6. De la mano del ejemplo anterior viene la incapacidad de afrontar situaciones estresantes que muchos pacientes admiten presentar. Si bien es cierto que con el paso del tiempo podemos aprender a manejar nuestros problemas, a estas personas les resulta muy difícil porque su condición los vuelve extremadamente sensibles.
  7. La depresión suele ser uno de los primeros síntomas presentados por los pacientes. En muchos casos, la depresión y otras situaciones extremas como el abuso sexual y la violencia son las causas de la aparición de este trastorno, especialmente en niños, quienes desarrollan otras personalidades para lidiar con los traumas.
  8. Los recurrentes pensamientos y comportamientos suicidas son algo característico en este trastorno, sobre todo en los casos que aún no han sido diagnosticados de forma apropiada. Es muy común que estas personas se planteen el suicidio como una opción para aliviar el dolor con el que tienen que vivir día a día.
  9. Una de las formas en las que los cambios de identidad se evidencian es en los cambios en la voz al encarnar las distintas personalidades. Por ejemplo, si una de las personalidades de una paciente mujer es masculina, lo más probable es que cuando esta asuma el control del cuerpo, la voz de la paciente se torne más ronca.
  10. Antes mencionamos que quienes padecen este trastorno tienen lagunas de pérdida de memoria producto de que sus múltiples personalidades toman control de su mente cuando salen a la luz; es por esto que todas ellas tienen recuerdos por separado.
  11. Además de lo anterior, también es común que las personalidades que habitan dentro de un mismo cuerpo tengan formas de ser, manías, gustos y actitudes propias como si cada una fuera una persona individual. Esto explica por qué algunos pacientes tienen problemas para saber cuál de sus personalidades es la original.
  12. Uno de los ejemplos de trastorno de personalidad múltiple que más llama la atención de los profesionales es que las personalidades que los pacientes desarrollan tienden a ser dominantes y, en algunos casos, agresivas. Se cree que esto ocurre porque nacen como respuesta a un suceso traumático al que deben sobreponerse.
  13. La ansiedad casi siempre es algo recurrente que acompaña a muchos de los trastornos de la salud mental; esta puede experimentarse por varios motivos: no saber qué es lo que ocurre o qué está mal con nosotros o la incapacidad de seguir el ritmo de las otras personas.
  14. Como ocurre con todos los trastornos psicológicos, su gravedad depende de cada paciente. En este caso, la personalidad múltiple puede ser muy leve, es decir, el paciente puede experimentar cierta distorsión en su personalidad o, por el contrario, puede cambiar su forma de ser de manera abrupta.
  15. El último de los ejemplos de trastorno de personalidad múltiple es que algunos pacientes afirman escuchar voces dentro de su cabeza cuya frecuencia e intensidad dependerá de cada individuo. Para quienes fueron diagnosticados y han aprendido a vivir con las otras personalidades, esto no es algo tan malo; sin embargo, puede ser realmente estresante para quienes no saben qué les ocurre.

¿Es posible prevenir el trastorno de personalidad múltiple?

Al ser un trastorno de la personalidad causado por una situación extrema como lo es haber vivido una guerra o haber sufrido de abuso y violencia durante la infancia, no se puede prevenir.

Así mismo, no existen medicamentos que ayuden a controlar el trastorno en ; lo único que los especialistas pueden recetar son ciertos fármacos para tratar otros malestares que lo acompañen como la depresión y la ansiedad.

Tratamiento

Debido a su naturaleza y a las condiciones en las que este trastorno aparece, el único tratamiento que hasta ahora se ha implementado con éxito en la mayoría de los pacientes es la psicoterapia. En ella, el especialista se encargará de sanar algunos de sus problemas y ayudará al paciente a vivir con su condición.