20 Ejemplos de Delirio

Desde el punto de vista médico, el delirio es la creencia constante de una o más realidades a pesar de que existe evidencia que prueba que no es real. Generalmente, esta situación se relaciona con diversos trastornos mentales y suele ir acompañada de alucinaciones. Existen varios ejemplos de delirio.

Y es que este va mucho más allá de la confusión momentánea que todos hemos experimentado en alguna ocasión, pues es un estado mental mucho más duradero; afortunadamente, puede ser reversible con el tratamiento adecuado.

A lo largo de la historia hemos conocido a varias personalidades connotadas que han sufrido distintos tipos de delirio, como el caso del actor Robert Powell, quien, a causa de haber interpretado el papel de Jesucristo en la película Jesús de Nazareth, comenzó a creer que era el verdadero hijo de Dios. A continuación, veremos algunos ejemplos de cómo los delirios afectan a las personas.

20 Ejemplos de Delirio

  1. Delirio de referencia, también conocido como delirio de observación. En este caso, el sujeto está convencido de que todo lo que sucede en el mundo está relacionado con él, casi siempre de forma negativa. A pesar de que esta descripción pueda parecer la de alguien extremadamente egocéntrico, es una condición común entre pacientes con trastornos mentales graves como la esquizofrenia.
  2. El delirio somático es muy frecuente en personas hipocondríacas y se desarrolla después de que la propia persona o alguien de su entorno haya sufrido una enfermedad larga o dolorosa. En otros casos, estos delirios pueden aparecer en personas altamente dependientes de la atención de terceros.
  3. En el caso de quienes sufren delirio de persecución, el escenario se vuelve aún más complicado, pues además de tener que lidiar con las ideas preconcebidas de que alguien o algo los está persiguiendo, estas personas deben vivir con la ansiedad y el miedo que esas ideas producen. Algunas condiciones mentales relacionadas con este tipo de delirios son la psicosis y la esquizofrenia.
  4. Los delirios de grandeza están presentes en las personas de carácter narcisista que suelen pensar que han logrado más cosas de las que han hecho en realidad. A pesar de que una opinión optimista siempre es beneficiosa para alcanzar nuestras metas, estas personas no son objetivas al momento de hacer una autoevaluación y a menudo incurren en comportamientos que pueden resultar molestos para quienes los rodean.
  5. Los celos dentro de una relación son el reflejo de la inseguridad y una condición bastante común. Sin embargo, cuando estos celos se convierten en algo que nos impide llevar a cabo nuestras tareas cotidianas, pasan a ser un trastorno delirante celotípico. A este tipo de situaciones también se las conoce como síndrome de Otelo, y en ellas los afectados pueden llegar a extremos impensables para alguien normal como, por ejemplo, intentar asesinar al supuesto amante de su pareja.
  6. La psicosis depresiva o depresión psicótica es un tipo de delirio que guarda estrecha relación con trastornos mentales como la depresión, pues se manifiesta a través de síntomas propios de dicha enfermedad. Los pacientes que presentan este tipo de delirios suelen sentirse culpables de forma injustificada por situaciones del presente, eventos del futuro y, sobre todo, cosas que ocurrieron en el pasado. Si esta situación no se controla, el sujeto puede llegar a extremos como el autocastigo o el suicidio.
  7. Como mencionamos anteriormente, el actor Robert Powell sufrió el síndrome mesiánico, es decir, creyó ser el mesías. Creer que eres el salvador de los hombres es algo noble, pero también extraño y peligroso en caso de que convenzas a otras personas de seguir tu ideología como hizo Adolfo Hitler o Charles Manson.
  8. El delirio paranoide es exclusivo de los casos de esquizofrenia y en él podemos encontrar varias subdivisiones como el delirio de grandeza y el de persecución. Si bien la mayoría de delirios son potencialmente peligrosos para el sujeto que los padece, este es especialmente perjudicial porque lo abstrae completamente de la realidad y puede llevarlo a cometer actos incontrolables contra sí mismo y quienes lo rodean.
  9. Entre las peores formas en las que esta condición toma forma se encuentra el delirio de parasitosis, que consiste en que el sujeto se convence a sí mismo de que su interior está habitado por parásitos que lo carcomen. Esta idea puede llevarlo a hacerse daño rascándose, hurgando o mutilando su piel con tal de expulsar estos parásitos; hay quienes pueden llegar a aplicarse agentes químicos en el cuerpo que causan irritación u otros tipos de malestares.
  10. El síndrome de Cotard, también conocido como delirio de negación, es una enfermedad psiquiátrica que afecta a pacientes hipocondríacos. Los afectados son personas disfuncionales, incapaces de iniciar y mantener una relación social con alguien más, ya que están seguros de haber fallecido, de estar podridos por dentro o simplemente de no existir.
  11. Quienes padecen del complejo del enemigo están convencidos de que están rodeados de personas que buscan hacerles daño de forma física o emocional. No importa si se trata de amigos de la infancia, de su propia familia o de alguien que conocieron el día anterior, estas personas creen que todo el mundo conspira en su contra.
  12. Muchos de los pacientes que sufren algún tipo de trastorno mental creen que el resto de las personas es capaz de escuchar sus pensamientos. Está demás decir lo incómodo y angustiante que esto es para ellos, pues sienten que no están seguros en ningún sitio, ni siquiera en sus mentes.
  13. Una situación contraria al ejemplo anterior es el caso de los pacientes que creen que pueden difundir sus pensamientos al resto sin la necesidad de hablar como si fueran una radio. Si bien este tipo de delirio no es realmente peligroso, puede traer más de un mal entendido entre el paciente y las personas a su alrededor.
  14. El síndrome de Capgras puede ser extremadamente estresante tanto para quien lo sufre como para las personas a su alrededor. En este caso, el paciente está convencido de que uno o más familiares fueron reemplazados por un impostor; esto puede desencadenar en un comportamiento irritable y/o agresivo.
  15. El síndrome de Fregoli es un tipo de delirio similar al mencionado en el ejemplo anterior, solo que en lugar de creer que uno de sus conocidos es un impostor, quienes sufren este delirio creen que todas las personas a su alrededor son en realidad el mismo sujeto con múltiples disfraces.
  16. Uno de los delirios más recurrentes en pacientes que sufren demencia senil es la paramnesia reduplicativa, la cual consiste en creer que un lugar ha sido duplicado o reubicado. Esto explica por qué a pesar de que los pacientes se encuentren en sus casas, insistan en que están perdidos o encerrados en otro lugar.
  17. En el caso del delirio de control, las personas creen que ni sus acciones ni su conciencia le pertenecen, sino que son controladas por un ente superior a ellos como si fueran marionetas. Este trastorno se ve con mayor frecuencia en pacientes esquizofrénicos.
  18. La afamada película El show de Truman le da nombre al caso clínico en el que las personas creen ser parte de una especie de show televisivo y que sus vidas son vistas por miles de personas. La historia de esta película está tan bien diseñada que ha logrado incomodar a más de alguno; sin embargo, cuando esta ligera desconfianza se convierte en un delirio real, es momento de visitar a un especialista.
  19. Al igual que en varios ejemplos anteriormente mencionados, en el caso del delirio erotomaníaco puede confundirse con una actitud egocéntrica, pues en esta situación el sujeto está convencido que una o más personas están enamorados de él o ella. El estado de ánimo que acompaña al delirio suele ser inestable, con episodios de alegría, de amor intenso, de ira o de odio desmedido.
  20. Para finalizar, la palabra “Chūnibyō” es un término coloquial japonés que se traduce como síndrome del octavo grado, el cual suele usarse para describir a adolescentes que creen poseer conocimientos ocultos o poderes secretos. Este tipo de delirio es casi siempre inofensivo y su conocimiento se ha hecho popular gracias a plataformas como el anime y el manga.

Tipos de delirio

Todos los ejemplos anteriormente mencionados pertenecen a distintas clasificaciones de delirios. Según el grado de actividad neuronal y física, podemos distinguir tres categorías:

1. Delirio hipoactivo (presente en el 24% de los casos registrados)

Está caracterizado por la somnolencia, patrones de conducta lentos o la total inactividad. Este tipo de delirio es causado por factores como el desgaste de ciertos órganos o el deterioro cognitivo previo. Algunos casos en los que se presenta es en las personas de edad muy avanzada o pacientes que hayan sufrido daños en el cerebro.

2. Delirio hiperactivo (presente en el 30% de los casos registrados)

Al contrario del tipo anterior, en estos casos los pacientes se encuentran en un estado constante de alteración e hiperactividad neuronal y/o física. Este comportamiento se asocia más a personas jóvenes y, en muchos casos, pacientes con otros trastornos mentales como esquizofrenia o psicosis. Algunas de las cosas que lo caracterizan son la agitación, agresividad, inquietud y la tendencia a rechazar los tratamientos.

3. Delirio mixto (presente en el 46% de los casos registrados)

Como su nombre lo dice, en este caso los pacientes saltan de un estado hiperactivo a uno hipoactivo y viceversa.

Sea cual sea la circunstancia, es importante hablar de estos temas sin sentir vergüenza. La salud mental sigue siendo un área de la medicina desconocida para quienes no padecen trastornos de esta índole por los reparos que tenemos al referirnos a ella. Afortunadamente, está en nuestras manos hacer que dicha situación termine.