Ejemplos De Resolución De Conflictos En La Escuela

Desde hace mucho tiempo han existido conflictos en los centros educativos. Hasta cierto punto, estos forman parte del proceso de aprendizaje si se usan las estrategias correctas para resolverlos.

Es muy importante evaluar cuáles son estos conflictos y buscar un enfoque correcto para la mediación. Veamos algunos ejemplos de resolución de conflictos en la escuela.

Ejemplos de resolución de conflictos en la escuela

Trabajar activamente en la prevención del conflicto escolar

Muchos conflictos escolares pueden evitarse con la prevención temprana. Para lograr ese objetivo es necesario dar los siguientes pasos:

  • Crear un ambiente agradable que incluya el respeto y la disciplina dentro del aula.
  • Dar atención personalizada a aquellos alumnos que presenten dificultades.
  • Practicar el refuerzo positivo.
  • Promover valores que contribuyan a una convivencia sana.
  • Estimular las habilidades emocionales y sociales a través de actividades grupales.

Comunicación entre alumnos y maestros

La comunicación. tanto verbal como no verbal. son decisivas para la resolución de conflictos. Se necesita enseñar a los estudiantes a expresarse con franqueza y al mismo tiempo con respeto. Pero esto es un trabajo en equipo. Por eso, el docente debe esforzarse por fomentar este hábito. Cuando hay un conflicto en desarrollo, esto puede ser determinante para solucionarlo.

Esto es una herramienta clave e incluso decisiva. Permitirá afrontar la situación con calma, con diálogo y con disposición a escuchar de parte de los implicados.

Control del aula de clases

Hasta este punto hemos hablado del diálogo entre el docente y el estudiante. Ahora debemos hablar de lo que se debe hacer cuando hay conductas no tolerables en clase. El docente debe dejar claro que tiene el control y la autoridad ante los alumnos.

Eso no significa que deba hacer muestras sobresalientes ni excesivas de poder. Se deben evitar los gritos y la de pérdida de autocontrol.

Logrará más con una actitud firme, pero sin alterarse. Si la situación se repite, el docente no debe dudar en abordar a los implicados fuera del aula, así los alumnos entenderán que no hay lugar para esa conducta, y facilitará guiarlos al proceder correcto.

Preparar a los estudiantes a manejar los conflictos sociales

Si los alumnos comprenden como afrontar y resolver un problema, es poco probable que estos se agraven. Si eres docente, usa situaciones prácticas para asegurarte de que los estudiantes entienden lo que se debe hacer en esos casos.

Comprender el conflicto

Hay varios tipos de conflictos y con diferentes grados de intensidad. Por eso, se debe determinar cuál es el origen, el problema específico, las necesidades y los intereses de los implicados.

En algunos casos, se tratan de problemas pequeños que los estudiantes usan solo para llamar la atención. Si es así, la firmeza, la calma y continuar con la clase puede ser la solución.

Habrá conflictos más graves que requerirán de mayor atención y otros procesos de intervención, como el consenso, la mediación, la conciliación, el arbitraje etc.

Aplicar diferentes dinámicas de resolución de conflicto

Para determinar cuál es la dinámica más apropiada para cada situación, se debe evaluar el tipo de conflicto y la edad del alumno. Puedes usar varias en caso de que alguna no funcione.

Buscar soluciones permanentes

Para lograrlo se debe comprender la profundidad y las causas del problema. Solo así se encontrarán soluciones con efectos duraderos. Será necesario entender cuáles son las necesidades de los afectados y ayudarlos a percibir como convivir en armonía.

Mediación de conflicto

Este paso es eficaz cuando un conflicto es persistente y las partes no logran un acuerdo. El docente cumplirá el papel de mediador. El objetivo es favorecer el proceso y conseguir un acuerdo entre los implicados.

En una o varias reuniones se escuchará el sentir, la opinión y la versión de los presentes. Se debe incitar al diálogo y a la propuesta de soluciones.

Con esta forma de resolución de conflicto, el mediador puede ser el docente u otro alumno no implicado en el caso. Representa una vía alterna a los castigos y sanciones. Además, como los mismos afectados son los que proponen la solución, estarán en mejor disposición de cumplirla.

Actuar de manera coordinada

Cuando haya conflictos se debe crear una estrategia compartida con los demás docentes. Así, al atacar el problema se hará de forma transversal y con coordinación. Esto les permitirá tener un criterio un unificado, que los llevará en la misma dirección y se reforzará la resolución del conflicto.

Si el problema es grave, se considerará coordinar con la familia para contribuir a mejorar la situación.

Hacer seguimiento

Cuando hay evidencia de actos violentos tiene que existir un seguimiento continuo. No tomes este asunto a la ligera. Hay que prestar mucha atención a la evolución del caso y estar atento a cualquier indicio de resurgimiento del problema.

Si se diera esta situación, se debe actuar con rapidez y reforzar las normas establecidas.

Tipos de conflictos escolares

En el contexto escolar los conflictos pueden surgir entre profesores, entre alumnos y docentes o entre alumnos, siendo este último el más común. Puede abarcar las siguientes situaciones:

  • Maltrato físico: Golpes, amenazas con armas, destrucción o robo de bienes ajenos, agresión para ridiculizar, promover la violencia en otros, agresión intencionada en actividades deportivas.
  • Maltrato verbal: Insultos, sobrenombres, calumnia, injuria, amenazas e intimidación y comentarios despectivos.
  • Maltrato mixto: Combina tanto la parte física como la verbal.
  • Acoso sexual
  • Exclusión social: No permitir que ciertos individuos se integren al grupo o impedir que participen en ciertas actividades.

En estos ejemplos de resolución de conflictos en la escuela, se dejan ver algunos lineamientos que se pueden seguir. Pero es bueno aclarar, que no se incluyeron todos.

Cada institución presentará problemas particulares que se ven influenciados por diversos factores. Entre ellos el entorno cultural, las diferencias de edades y la cantidad de alumnos, por mencionar algunos.

Por eso, según las circunstancias, se debe usar el mejor juicio para conseguir la solución que mejor se adapte en cada situación.