Características de la anorexia

La anorexia nerviosa, mayormente conocida como anorexia, es un trastorno alimenticio asociado a la restricción de alimentos con tal de no ganar peso ni masa corporal. Este trastorno se caracteriza porque quienes lo padecen presentan un peso excesivamente bajo y poco saludable para su estatura.

Puede que ya conozcas algunas de las características de la anorexia, pero seguramente no las conoces todas. En este artículo, podrás encontrar una descripción detallada de muchas de ellas, por lo que, si estás interesado en el tema, no te lo puedes perder.

Principales características de la anorexia

Las tres características de la anorexia más representativas son el anteriormente mencionado peso excesivamente bajo, el temor a aumentar de peso y la percepción distorsionada del cuerpo. Sin embargo, gracias al estudio de esta enfermedad, además de estas, podemos distinguir las siguientes:

  1. Restringir la ingesta de alimentos tanto en cantidad como en variedad, es decir, comer cantidades muy pequeñas de solo algunos alimentos bajos en grasas, carbohidratos y azúcares. Esto se logra mediante dietas extremas o ayunos prolongados.
  2. Darse atracones y provocarse vómitos para eliminar los alimentos es un rasgo compartido con la bulimia, otro trastorno alimenticio. Para lograr esto se puede recurrir a los laxantes, enemas, suplementos dietarios o productos herbarios.
  3. Estresarse por dejar de ejercitar tan solo un día es una de las características de la anorexia más fáciles de distinguir, pues va más allá de la preocupación por llevar una vida saludable y se convierte en una obsesión.
  4. Preocuparse de forma excesiva por los alimentos a consumir, lo cual puede llevar a los pacientes a no consumir las comidas que ellos mismos preparan para los demás.
  5. Negar el hambre frecuentemente no solo para convencer a los demás de que no necesitan comer, sino también para convencerse a ellos mismos.
  6. Estas personas suelen saltarse comidas o se rehúsan a comer con frecuencia, poniendo como excusa que acaban de comer o que comerán algo más tarde. Obviamente, ninguna de estas afirmaciones es cierta.
  7. No querer comer en público es bastante común entre estas personas, pues estar en público significa estar sujeto a los juicios del resto y no pueden arriesgarse a que otros se den cuenta de su problema. Por lo general, terminan alejándose de las personas.
  8. Como mencionábamos en el ejemplo anterior, el retraimiento social es consecuencia de los intentos del paciente por mantener su problema en secreto. Si una persona se aleja de su grupo de amigos sin mayor explicación, puede que esté sufriendo este u otro trastorno alimenticio.
  9. Otra de las características de anorexia es que quienes la padecen adoptan rituales rígidos para las comidas o la alimentación; por ejemplo, escupir la comida después de masticarla, comer mientras se miran a un espejo o hacerse daño cuando sienten hambre para asociar la comida al dolor.
  10. Aunque escucharlos quejarse por estar gordos o por tener partes del cuerpo que son gordas puede llegar a ser muy irritante para quienes los rodean, debemos recordar que su estado mental no es el óptimo, por lo que debemos ser pacientes y comprensivos con ellos.
  11. Pesarse o medirse el cuerpo repetidas veces al día no solo es una forma obsesiva de mantener nuestro peso vigilado, sino que también en una característica de anorexia que salta a la vista si prestamos suficiente atención.
  12. La irritabilidad que sienten es consecuencia de la falta de alimentos y la fatiga con la que deben lidiar día a día. Si estas personas mantienen este patrón de conducta por mucho tiempo, se arriesgan a alejar a las personas que realmente se preocupan por ellos.
  13. Mirarse con frecuencia al espejo para ver uno a uno los defectos que muchas veces no están más que en nuestra mente puede causar gran daño a nuestra salud mental. Lamentablemente, es algo difícil de evitar ya que hemos aprendido que nunca seremos suficiente.
  14. Es normal que estas personas intenten cubrirse con capas de ropa que, por lo general, son varias tallas más grandes que la que corresponde a su cuerpo. Esto ocurre por dos razones: no quieren ver su propio cuerpo o no quieren que otros noten que han perdido peso.

Por desgracia, el número de pacientes con anorexia que está dispuesto a asistir a una consulta médica para recibir ayuda es muy pequeño en comparación a todos los que padecen esta enfermedad; es por esto que el apoyo de la familia y amigos es fundamental en el tratamiento.

Si estamos en contacto con alguien que se encuentra en esta situación, lo mejor que podemos hacer es seguir las instrucciones de los médicos especialistas en el asunto y no actuar por nuestra cuenta, ya que se trata de un trastorno complejo que requiere mucho trabajo superar.

Si bien los casos de anorexia pueden terminar muy mal, es posible curar los problemas emocionales que causó el trastorno y revertir gran parte de los problemas físicos ocasionados por el mismo.