5 Ejemplos De Gamificación En El Aula

La gamificación es una técnica que consiste en aplicar juegos como método de aprendizaje con el fin de obtener mejores resultados. Si deseas lograrlos, primero te mostraremos algunos ejemplos de gamificación en el aula, y luego te revelaremos cómo ponerlos en práctica con éxito.

Ejemplos de gamificación en el aula

1. Juego de la Paz Mundial

Existe una dinámica muy interesante creada por el profesor estadounidense John Hunter, que consiste en simular un congreso de naciones. Para ello, se debe reunir un grupo de 3 a 4 alumnos que representarán un país del mundo.

Una vez definidos los roles, estos usarán su imaginación para proponer soluciones. Claro está, que dichas soluciones deben garantizar un ganar-ganar entre las naciones involucradas. Por ejemplo, si existiese un conflicto económico entre China y España, ¿Cuál sería la mejor solución para ambas partes?

Gamificación En El Aula Los beneficios principales se ven orientados a invitarlos a explorar el mundo, usar su sentido común y aprender a manejar situaciones interpersonales.

2. Diseño del robot

Digamos que en la asignatura de hoy, deben poner en práctica la clase de área, volumen y perímetro. Los estudiantes diseñarán un robot con el tamaño y las características que deseen. Luego, utilizarán las fórmulas necesarias para calcular cada una de las formas que posee su prototipo.

gamificación en el aula – Matemáticas

3. ClassDojo

Probablemente lo has escuchado antes, esta es una plataforma digital que ha sido aplicada en numerosas escuelas en Estados Unidos. En ClassDojo los alumnos pueden crearse su propio avatar, el cual va recibiendo puntos en función de sus acciones.

Para conseguir estos puntos se establecen unas reglas desde el principio. Al finalizar el juego, quien haya obtenido más puntos conseguirá una recompensa.

gamificación en el aula – ClassDojo

En esta interfaz animas a tu alumnado a estudiar y desarrollar nuevas habilidades que serán incluidas en su ‘‘portafolio virtual’’. A la par, los padres pueden ingresar y  observar el progreso de sus hijos durante todo el año escolar.

ClassDojo se considera una plataforma útil y oportuna en esta época de clases online. Es por ello que esta funciona en dispositivos iOS, Android, y en cualquier ordenador.

4. Combina los elementos

Luego de que hayas presentado la tabla periódica y sus elementos, el resto queda de parte de tus estudiantes. Estos deberán utilizar papeles coloridos para plasmar los diferentes elementos químicos de la tabla en forma de fichas o cartas.

gamificación en el aula – Elementos químicos

Una vez estén listos, se reunirán en grupos de 3-4 estudiantes a los cuales les entregarás siete fichas. Su objetivo será combinar varios elementos e identificar el compuesto químico que han creado al momento de juntarlas. Al quedarse sin fichas, el grupo de alumnos gana el juego.

Como podrás intuir, esta dinámica ayuda a retener la información y trabajar en equipo para ganar una recompensa.

5. Educaplay

La plataforma online Educaplay brinda una gran cantidad de juegos educativos que refuerzan lo aprendido de la forma más divertida. Desafía a tus estudiantes a resolver crucigramas, relacionar palabras e imágenes, mapas interactivos ideales para geografía o historia, entre otras actividades.

gamificación en el aula – Educaplay

Lo mejor de todo es que tus estudiantes no necesitarán registrarse. Para invitarlos a la actividad, debes crear un reto desde tu perfil, y luego compartirles el ‘Game Pin’. El cual vendría siendo la llave de acceso que escribirán además de su nombre, y… ¡A jugar!

Los resultados se verán reflejados en tiempo real. De igual modo, al finalizar la actividad podrás revisar las respuestas concretas de cada uno de tus alumnos, además de la puntuación y el tiempo.

Cómo aplicar la gamificación en el aula

Al momento de aplicar la gamificación en el aula de clase, asegúrate que tus alumnos comprendan las dinámicas del juego. Explícalas de manera clara, ya que el objetivo principal es que aprendan a medida que desarrollan la actividad.

En la mayoría de los casos, los educadores emplean juegos en base a recompensas. También, es recomendable probar de vez en cuando una dinámica competitiva. La cual despierta su interés en gran medida cuando se les invita a participar de forma individual, en parejas o por equipos.

Veamos otras formas de aplicar la gamificación el aula:

  • Medallas, diplomas o insignias: El alumno estará incentivado a conseguir ese reconocimiento ante otros estudiantes.
  • Niveles: Deben existir siempre diferentes niveles para que el propio estudiante vaya viendo su evolución.
  • Puntos: Eso sí, establece diferentes criterios en función de las capacidades de cada alumno para que todos reciban su recompensa.
  • Retos: Orientado a que los alumnos se motiven y demuestren que son capaces de superar cualquier reto. Claro está, los retos deben ser alcanzables, de forma que no se desarrolle una frustración muy elevada.
  • Premios: Opta por regalar tiempo extra para realizar otro ejercicio. O atribuirle responsabilidades que les parezcan atractivas, tales como escribir en la pizarra (o borrarla). Todo dependerá de la etapa de los alumnos (inicial, primaria, secundaria…).

Ventajas y desventajas de la gamificacion en el aula

Lo cierto es que detrás de cada juego obtendrás más de una ventaja:

Claramente, la principal siempre será el aprendizaje. Segundo, creas un vínculo más cercano entre maestro-alumno. Tercero, las dinámicas que involucran trabajar en equipo fortalecen diversos rasgos positivos en tus estudiantes tales como altruismo, cooperación, motivación, y esfuerzo.

Tal como lo imaginaste, la desventajas se manifiestan cuando la dinámica no se explica de manera correcta, pudiendo crear disturbios entre el alumnado. También, si la actividad representa más una distracción que un aprendizaje, o si se dificulta coordinar un equipo muy numeroso.

Importancia de la gamificación en el aula

No es un secreto para nadie que la mejor forma de aprender es jugando, ¿cierto?

Científicamente hablando, cada vez que superamos un reto satisfactoriamente y recibimos cualquier tipo de feedback positivo, nuestro cerebro genera dopamina. Aunque su sensación no se prolonga por mucho tiempo, es muy adictiva, y cuando la recibimos ansiamos más.