Ejemplos de relatos

Si buscas ejemplos de relatos, has llegado al lugar indicado. Esta clase de lecturas son narrativas breves, que pueden tener diferentes objetivos, dependiendo de lo que quiera transmitir el autor.

Te mostraremos algunos ejemplos a continuación, con una pequeña definición de cada uno, para ayudarte a diferenciarlos.

Ejemplos de los relatos

¿Qué es un relato?

Un relato consiste en la narración de un hecho, que puede ser real o fantasioso y que se caracteriza por ser corto. Lo de corto es algo subjetivo, ya que puedes encontrar “relatos cortos” de cuatro párrafos, como de 20 o 30 páginas.

En un relato corto, el autor no se detendrá en detalles extensos. Su idea es explicada de modo mucho más directo que el utilizado en una novela.

Existen diferentes tipos de relatos, que se han clasificado según el tema y el género que toquen. Tenemos innumerables autores que han hecho del relato su mejor expresión artística. Incluso, grandes novelistas han realizado relatos sueltos, que han sido recogidos en libros para su edición y publicación.

Ejemplos de relatos

Te mostraremos algunos ejemplos de relatos; la mayoría hechos por autores conocidos. Así, podrás ver las diferencias entre cada tipo, junto con las características propias del género al que pertenecen.

Por supuesto, también te mostraremos algunos relatos de autores famosos, enfocándonos en su estilo literario. Comencemos.

1. Ejemplo de relato narrativo

Un relato narrativo cuenta algunos hechos o acontecimientos determinados, sean ficticios o reales. Su característica principal es la sucesión de acciones en un tiempo determinado.

Por lo general, se cuenta en tercera persona, aunque esto no es limitativo. Podrás ver relatos narrativos en primera y segunda persona. El objetivo de un relato narrativo puede ser para comunicar algo, o por mera expresión literaria.

El otro yo. Mario Benedetti

Se trataba de un muchacho corriente: en los pantalones se le formaban rodilleras, leía historietas, hacía ruido cuando comía. Se llamaba Armando, corriente en todo menos en una cosa: tenía Otro Yo.

El Otro Yo usaba cierta poesía en la mirada, se enamoraba de las actrices, mentía cautelosamente, se emocionaba en los atardeceres. Al muchacho le preocupaba mucho su Otro Yo y le hacía sentirse incómodo frente a sus amigos.

Por otra parte, el Otro Yo era melancólico, y debido a ello, Armando no podía ser tan vulgar como era su deseo.

Una tarde Armando llegó cansado del trabajo, se quitó los zapatos, y se durmió.

Cuando despertó el Otro Yo lloraba con desconsuelo. En el primer momento, el muchacho no supo que hacer, pero después se rehizo e insultó concienzudamente al Otro Yo. Este no dijo nada, pero a la mañana siguiente se había suicidado.

Al principio la muerte del Otro Yo fue un rudo golpe para el pobre Armando, pero enseguida pensó que ahora sí podría ser enteramente vulgar. Ese pensamiento lo reconfortó.

Sólo llevaba cinco días de luto, cuando salió a la calle con el propósito de lucir su nueva y completa vulgaridad. Desde lejos vio que se acercaban sus amigos. Eso le llenó de felicidad e inmediatamente estalló en risotadas.

Sin embargo, cuando pasaron junto a él, ellos no notaron su presencia. Para peor de males, el muchacho alcanzó a escuchar que comentaban: “Pobre Armando. Y pensar que parecía tan fuerte y saludable”.

El muchacho no tuvo más remedio que dejar de reír y, al mismo tiempo, sintió a la altura del esternón un ahogo que se parecía bastante a la nostalgia. Pero, no pudo sentir auténtica melancolía, porque toda la melancolía se la había llevado el Otro Yo.

2. Ejemplo de relato de viajes y aventuras

El tema principal en este tipo de relatos, es el viaje de una o varias personas, y todo lo vivido en ese viaje. Puede ser un relato de algo real, o puede ser un relato imaginario.

Los relatos de viajes y aventuras son muy utilizados para demostrar el valor de los viajeros, haciendo énfasis en sus cualidades y lo difícil del viaje, explicando las diferentes aventuras que se deben sortear para llegar a su destino.

El Príncipe y el Mago. John Fowles

Había una vez un príncipe al que le gustaba observar y recapacitar sobre todo lo que veía. Y creía en todo, menos en las princesas, las islas y en Dios. Su padre le había dicho que estas tres cosas no existían y él creía a su padre.

Pero un día, el príncipe decidió salir del reino. Sentía grandes deseos de conocer otros mundos. Y después de cabalgar durante bastante tiempo, llegó hasta el mar. Y a lo lejos vio unos pedacitos de tierra que le parecieron islas, y en ellas, se movían con elegancia unas bonitas mujeres.

Al príncipe le entró curiosidad y quiso acercarse a esa isla, y comenzó a buscar algún bote. Entonces, un hombre se le acercó y le preguntó:

– ¿Qué buscas?

– Oh, busco un bote, porque quiero acercarme a aquel lugar… – dijo señalando a la isla.

– ¿A esa isla?

– ¿Es una isla? Entonces… ¿existen las islas?

– ¡Claro que existen!

– Vaya… ¿y quiénes son esas mujeres de la isla?

– Son princesas – respondió el hombre, que iba muy elegantemente vestido.

– Así que existen las princesas… solo falta que me digas que existe Dios.

– Claro que existe. Soy yo. – Dijo entonces el hombre haciendo una reverencia.

El Príncipe se quedó atónito, y decidió volver al castillo de su padre. Al llegar, le dijo muy enfadado:

– ¡Me has mentido! ¡Me dijiste que no había islas, princesas ni Dios! ¡Y ahora sé que existe!

Su padre contestó con calma:

– ¿Y cómo sabes que existen?

– ¡Los he visto! ¡También he conocido a Dios!

– Y ese Dios… ¿vestía de forma elegante y llevaba las mangas recogidas?

– Sí.

– Te han engañado, hijo. Es un mago. Le conozco…

– ¿Un mago?

El príncipe, más enfadado aún, fue a buscar al mago y le dijo:

– ¿Por qué me engañaste? Ahora sé que eres un mago y me has hecho ver lo que tú has querido que vea… Ahora sí creo más aún a mi padre.

– ¿Tu padre? ¿Ese que dice ser rey? ¡Él también es un mago!

El príncipe no supo qué decir. Regresó a casa de su padre y le preguntó:

– ¿Es verdad que eres un mago?

– Sí, es verdad…

– ¡Me volviste a engañar! ¿Por qué me haces esto? Ahora mi vida no tiene sentido. Todo es mentira… ¡Prefiero morir!

Entonces, el rey (mago) hizo aparecer a la muerte y ésta llamó al príncipe…

3. Ejemplo de relato de terror

El género de terror siempre ha atraído al público lector. Un relato de terror cuenta una experiencia terrorífica, por lo general imaginaria y fantástica, y cuyo objetivo es hacer sentir miedo, temor, incluso hasta pánico.

A muchos gusta este tipo de relatos, y a otros no tanto. Puede combinarse con un relato fantástico o un relato de la vida real, o ambos inclusive.

Es posible encontrar ejemplos de relatos cortos y relatos largos de terror, incluso novelas enteras dedicadas a este género.

El desafío del cementerio. Jan Harold Brunvand

Varias adolescentes habían ido a pasar la noche en casa de una amiga, aprovechando que sus padres estaban de viaje. Cuando apagaron las luces, se pusieron a hablar de un viejo al que acababan de enterrar en un cementerio cercano.

Se decía que lo habían enterrado vivo y que se le podía escuchar arañando el ataúd, intentando salir.

Una de las chicas se burló de aquella idea, así que las otras la desafiaron a que se levantara y fuera a visitar la tumba. Como prueba de que había ido, tenía que clavar una estaca de madera sobre la tierra de la tumba.

La chica se fue y sus amigas apagaron la luz otra vez y esperaron a que volviera.

Pero pasó una hora, y otra más, sin que tuvieran noticias de su amiga. Se quedaron en la cama despiertas, cada vez más aterradas. Llegó la mañana y la chica no había aparecido.

Aquel mismo día, los padres de la chica regresaron a casa y, junto al resto de padres, acudieron al cementerio. Encontraron a la chica tirada sobre la tumba… Muerta.

Al agacharse para clavar la estaca en el suelo, había pillado también el bajo de su falda. Cuando intentó levantarse y no pudo, creyó que el viejo muerto la había agarrado. Murió del susto en el acto.

4. Ejemplo de relato corto

No hay mucho que explicar en este apartado. Un relato corto se caracteriza por mostrarte una idea o algún hecho, utilizando pocas palabras.

Esta característica hace que este tipo de relatos aproveche cada palabra para demostrar lo que quiere al lector. Aquí no caben palabras rebuscadas ni texto de relleno. Es conciso y directo.

Vialidad. Julio Cortázar

Un pobre cronopio va en su automóvil y al llegar a una esquina le fallan los frenos, y choca contra otro auto. Un vigilante se acerca terriblemente y saca una libreta con tapas azules.

—¿No sabe manejar, usted? —grita el vigilante.

El cronopio lo mira un momento, y luego pregunta:

—¿Usted quién es?

El vigilante se queda duro, echa una ojeada a su uniforme como para convencerse de que no hay error.

—¿Cómo que quién soy? ¿No ve quién soy?

—Yo veo un uniforme de vigilante — explica el cronopio muy afligido —. Usted está dentro del uniforme, pero el uniforme no me dice quién es usted.

El vigilante levanta la mano para pegarle, pero en la mano tiene la libreta y en la otra mano el lápiz. Así, no le pega, y se va adelante a copiar el número de la chapa.

El cronopio está muy afligido y quisiera no haber chocado, porque ahora le seguirán haciendo preguntas y él no podrá contestarlas. Después de todo, no sabe quién se las hace y entre desconocidos, uno no puede entenderse.

5. Ejemplo de relato personal

Los relatos personales son aquellos que se desarrollan para mostrar o explicar algún sentimiento o acción personal. Se enfoca en una persona y, por lo general, se usa la primera o segunda persona para ello.

La extensión de un relato personal variará de acuerdo a lo que quiere transmitir el escritor. Es posible encontrar relatos muy breves, hasta escritos extendidos de unas 30 páginas.

Marcadores de colores. Milia Gayoso Manzur

El inspector la sacó de su ensimismamiento cuando le tocó el brazo para que le mostrara el boleto. Una vez que se lo mostró continuó mirando por la ventanilla, los comercios, las cosas, los peatones, los automóviles.

Un hombre extraño se sentó a su lado, le preguntó la hora y la observó en forma insistente por un buen rato. Nadua se removió inquieta en su asiento y miraba hacia el otro lado.

De pronto la insistencia de la mirada de ese extraño fue tan molesta que tuvo el impulso de ir a sentarse en otra parte del colectivo. Pero, todos los asientos estaban ocupados.

Tenía ganas de gritarle al intruso que dejara de observarle, pero pensó que tal vez su actitud la haría pasar por una desequilibrada.

Realmente se sentía desequilibrada emocionalmente, pero no era como para demostrarlo públicamente en un micro.

No es para menos, pensó; a punto de perder el empleo, con su mamá internada y sin nadie que le cuide a su hijo. A tal punto que tuvo que dejarlo con una vecina.

En esos días, corría la versión de que iba a haber disminución en la tienda donde trabajaba como vendedora. Cuando esto ocurre, el golpe siempre cae sobre las empleadas que tienen más ausencias o las que llegan tarde, y ella era una de éstas.

Tenía muchos pedidos de permiso en las dos últimas semanas, para poder asistir a su mamá y hacerle radiografías. Ver todo lo relacionado a la operación a la que iban a someterla.

En Calle Última varios vendedores de manzanas y chipas invadieron el colectivo ofertando a viva voz su mercadería. Subió también un hombre con acento argentino para «regalar», decía, la plasticola que estaba haciendo falta en su hogar.

Le pasó a cada pasajero una bolsita conteniendo la ganga. Nadua dio vueltas en su mano tales objetos, mientras pensaba en que sería realmente maravilloso que esa plasticola pudiera servir para su corazón hecho pedazos.

En algún momento, le devolvió su producto al vendedor y continuó mirando por la ventanilla, se había olvidado de su compañero de asiento. Éste había comprado tres bolsitas, tal vez para sus hijos, pensó.

Cuando se dio cuenta que estaba llegando a destino, se preparó para bajar, entonces su vecino viajero, le pasó una bolsita con la plasticola y los marcadores de colores. «Para usted», le dijo, «para que pinte una sonrisa en su hermoso y triste rostro».

6. Ejemplo de relato histórico

El relato histórico se basa en un hecho real y conocido ocurrido en la historia del hombre. Este tipo de relatos respeta un orden cronológico y una estructura simple, en la que se diferencia el contenido del relato, la introducción y finalización.

Otra característica es que, al ser basado en hechos reales pasados, este relato debe tener un final. Veamos un ejemplo.

La guerra de la triple alianza en Paraguay. Anónimo

Esta guerra es llamada por los paraguayos como la guerra grande. Se cree que en 1864 se comenzó como una represalia, porque inicialmente Paraguay, le dio su apoyo al partido blanco del Uruguay. Este estaba en Guerra civil en contra del partido colorado del Uruguay.

El conflicto armado con Brasil comenzó cuando el gobierno paraguayo capturó un buque mercante brasileño. Y, al gobernante de la provincia de Mato Grosso. Se declaró la guerra y ocuparon militarmente Mato Grosso.

Argentina negó el paso a las tropas paraguayas, lo que obligó a estas tropas a invadir la ciudad de Corrientes, introduciéndose así en la triple alianza el gobierno argentino.

El gobierno argentino formó alianzas con el gobierno del Uruguay, lo que formó la triple alianza entre Brasil, Argentina y Uruguay, quienes atacaron al Paraguay.

Este ataque causó grandes daños a su economía, una masacre directa a su población. También dejando muertos a la gran mayoría de varones adultos y dejando al país en quiebra, sin población.

Más aún el Paraguay considera la agresión de la triple alianza como un genocidio. Después de todo, luego haber marcado una derrota completa sobre el Paraguay aniquilaron a todos los varones adultos y de mediana edad.

La guerra grande o de la triple alianza tuvo una duración de tres años, iniciando el 12 de noviembre de 1864 y finalizando el 9 de marzo de 1870.

Los paraguayos consideran que existió intervención del Imperio Británico, esto a pesar de que la esposa del presidente paraguayo era británica, matando al presidente y a su hijo.

Finalmente fijaron el pago de la guerra hacia Paraguay, quien quedó económicamente destruida por pagar todos los gastos y daños de la guerra, el territorio de Paraguay se vio diezmado por cortes territoriales en favor de Brasil y Argentina.

7. Ejemplo de relato para niños

Los relatos cortos para niños son ideales para ayudar en el aprendizaje infantil. Se puede enseñar de todo con relatos infantiles, desde valores morales y afectivos, hasta actividades y tareas propias de la edad.

Existen libros enteros dedicados a este tema. Los relatos infantiles pueden abarcar historias fabulosas, míticas o reales, todo en un lenguaje sencillo y entendible para la edad.

El curioso Spark. Vuelapluma

Había una vez una tortuga llamada Spark, quien era muy curiosa. Un día, su mejor amigo Jim, el conejo, le mostró una pequeña caja de madera, diciéndole que dentro de ella estaba algo muy valioso.

– ¿Spark, ya sabes que eres mi mejor amigo, no es así? – Dijo el conejo.

– ¡Claro Jim! Tú también eres mi mejor amigo.

– Bueno, me voy de viaje unos días, y no puedo llevarla conmigo, por eso quiero que la cuides tú mientras no estoy. Sabes que ahí tengo lo que más valoro en esta vida, y tú eres en quien más confío.

Spark, como el buen amigo que era, aceptó cuidar de la caja. Pero, el quinto día, Spark ya no pudo más y decidió abrirla.

Cuando tomó la caja en sus manos, se dio cuenta de que necesitaría una llave. No lo dudó ni un segundo y fue a la casa de su amigo Jim a buscarla.

Con la llave en sus manos, intento abrir la caja, pero justo, sonó el timbre y alguien llamó a la puerta diciendo:

-Spark, soy Jim, ya volví de mi viaje.

Al escuchar esto, Spark salió lo más rápido que pudo al jardín y en un montículo de tierra enterró la llave. Después de hacerlo, abrió la puerta.

– Bienvenido de vuelta, amigo, ¿qué tal te fue?

– Muy bien realmente… ¿tienes mi caja?

– Claro – dijo Spark quien fue a traerla y se la dio.

– Muchas gracias por cuidar de ella amigo. – dijo el conejo – Me gustaría platicarte sobre mi viaje, ¿vamos a tu jardín a platicar?

Spark accedió, un poco nervioso. Justo cuando llegaron al jardín una tormenta comenzó, y convirtiendo en lodo el montículo de tierra, la llave comenzó a aparecer. Spark casi se desmaya de la vergüenza al ver la cara de decepción de su amigo quien le dijo:

– Esa es la llave de mi caja, ¿no es así?

– Si, lo siento mucho amigo, pero me dio curiosidad – respondió tristemente Spark – Aunque no pude abrirla.

– No te culpo… hagamos un trato: yo te enseño lo que hay en la caja a cambio de que me prometas no volver a traicionar mi confianza.

– Hecho – aceptó Spark sonriendo por la emoción de que su amigo lo perdonara y porque al fin vería el contenido de la caja.

Cuando el conejo tomó la llave y abrió la pequeña caja, Spark tuvo ganas de llorar y reír, ya que lo que estaba dentro de la caja era una foto de cuando eran pequeños y se convirtieron en amigos. 

8. Ejemplo de relato de suspenso

El suspenso también es otro género literario muy aceptado por los lectores. Se caracteriza por narrar un tema en donde los secretos, la intriga y la inseguridad están presentes.

Transmite una sensación de incertidumbre y peligro, muy propio del género de terror, pero sin llegar a la tragedia o al horror gráfico. Las dudas y la irresolución del tema, es su gancho.

El encierro. Tes Nehuén

No sabíamos cuánto tiempo más tardarían en venir a abrirnos la puerta. Cada mañana pasaba una monja por las habitaciones de toda la escuela y, con gritos agrios, nos sacaba de nuestro sueño y del calor de las sábanas.

Entonces, todas las alumnas nos despedíamos de la paz y la tranquilidad para internarnos en un día lleno de obligaciones y de responsabilidades: éramos los engranajes fundamentales de aquel sistema, eso creíamos.

Ese miércoles la monja no había aparecido como de costumbre. Ya se había pasado la hora de levantarse, incluso la del desayuno, y nosotras continuábamos en nuestros dormitorios.

Las niñas más inquietas se habían levantado y daban vueltas por el pequeño recinto.

El resto, las que como yo apreciaban el sabor del sueño y de las sábanas, aprovechaban para quedarse en esa nube cálida y esponjosa.

Pasaban las horas, continuábamos allí. Ya todas de pie, vestidas, mirábamos fijamente la puerta. La hora del almuerzo había pasado y nuestros estómagos chillaban de forma descomunal. Comenzamos a gritar, pidiendo ayuda de forma desesperada. Nadie vino a socorrernos.

Pasamos así todo un día. Cuando llegó la noche, volvimos a acostarnos, confundidas y muertas de hambre. No creo que ninguna haya pegado ojo esa noche.

A la mañana siguiente, la monja pasó por cada habitación a la hora de siempre y abrió las puertas. Cuando le preguntamos qué había ocurrido nos trató como si estuviéramos desvariando.

La vida afuera seguía tal cual la habíamos dejado; nadie se había preocupado porque pasáramos todo un día sin dar señales de vida. Entonces fui consciente de lo poco que valemos las personas cuando somos contenidas o refugiadas en instituciones.

9. Ejemplo de relato imaginario

La fantasía tiene cabida en el relato, así que no solo es realismo lo que se relata. En los relatos fantásticos la imaginación es el límite. Seres extraordinarios, fenómenos sobrenaturales, mundos inexplicables verán vida en esta narrativa.

En un mundo paralelo. Anónimo

Un joven llamado Fran no hace más que correr y correr por las calles estrechas de la extraña ciudad. Mientras, un asesino en serie le persigue con intenciones malignas.

De repente, Fran casi sin aliento se detiene al ver una casa abandonada, entra en ella con el fin de esconderse. En una de las habitaciones de la planta de arriba ve una lámpara que brilla mucho.

Él es un joven muy curioso, se acerca, la toca y de un momento a otro desaparece del lugar. Llega a un sitio que jamás hubiera imaginado, el País de las Estrellas.

Allí se encuentra con una criatura mágica que es mitad mujer y mitad lobo. Esta le enseña las estrellas más antiguas que han existido jamás y la luna más grande de todas.

En aquel lugar todo es ensoñador, mágico y esperanzador. Al menos, hasta que se encuentra al asesino en serie que le perseguía al otro lado de la lámpara, el cual intenta atacarle.

La criatura mágica hace un sonido raro con su voz, mientras que intenta frenarle pero no es suficiente y cae herida al suelo. Fran intenta huir pero éste le pilla y forcejean.

De un momento a otro aparece una manada de mitad mujer y mitad lobo para ayudar al joven y derrotar al asesino. Este acaba convertido en polvo por un truco mágico que realiza una de ellas, además de salvar a la que estaba herida.

Todos celebran la victoria y Fran será feliz hasta el resto de los días.

10. Ejemplo de relato escritor famoso (Juan José Arreola)

Juan José Arreola fue un escritor mexicano, con una amplia obra literaria, en donde los ensayos y cuentos tienen posición predominante. Los temas abarcados son variados, aunque siempre remarcando sus contrastes y su visión irónica.

Teoría de Dulcinea. Juan José Arreola

En un lugar solitario cuyo nombre no viene al caso hubo un hombre que se pasó la vida eludiendo a la mujer concreta.

Prefirió el goce manual de la lectura, y se congratulaba eficazmente cada vez que un caballero andante embestía a fondo uno de esos vagos fantasmas femeninos. Hechos de virtudes y faldas superpuestas.

Estos aguardan al héroe, después de cuatrocientas páginas de hazañas, embustes y despropósitos.

En el umbral de la vejez, una mujer de carne y hueso puso sitio al anacoreta en su cueva. Con cualquier pretexto entraba al aposento y lo invadía con un fuerte aroma de sudor y lana, de joven mujer campesina recalentada por el sol.

El caballero perdió la cabeza, pero lejos de atrapar a la que tenía enfrente, se echó en pos a través de páginas y páginas. Caminó muchas leguas, alanceó corderos y molinos, desbarbó unas cuantas encinas y dio tres o cuatro zapatetas en el aire.

Al volver de la búsqueda infructuosa, la muerte le aguardaba en la puerta de su casa. Sólo tuvo tiempo para dictar un testamento cavernoso, desde el fondo de su alma reseca.

Pero, un rostro polvoriento de pastora se lavó con lágrimas verdaderas, y tuvo un destello inútil ante la tumba del caballero demente.

11. Ejemplo de relato escrito famoso (Gabriel García Márquez)

Gabriel García Márquez fue un escritor colombiano, gran representante de la literatura hispana. Fue ganador del Premio Nobel de Literatura y su obra más espléndida es “Cien Años de Soledad”.

Es el máximo representante de lo que se conoce como “Realismo mágico”. Esta es una corriente literaria que funde de forma armónica relatos reales y cotidianos con hechos fantásticos.

La Historia se repite. Gabriel García Márquez

Cuando éramos niños esperábamos ilusionados la Nochebuena.

Redactábamos una ingenua carta con una enorme lista de «Quiero que me traigas», y contábamos los días con un aparato que llamábamos «Ya solo faltan».

Y cada mañana nos asomábamos a ver cuántos días faltaban para Navidad.

Pero, a medida que se acercaba el día, las horas se nos hacían eternas y pasaban llenas de advertencias de «Si no te portas bien».

Gozábamos las posadas, visitábamos a la familia, íbamos de compras, llenábamos de focos nuestro pino hasta que, por fin, llegaba la anhelada Nochebuena.

La casa se llenaba de alegría y, con la mágica aparición de los regalos, las ilusiones se volvían realidad. Por un momento, olvidábamos el verdadero significado de la Navidad.

Hoy llega la Nochebuena y la historia se repite con los hijos, que pasan los días redactando borradores de tiernas cartas con imaginación sin límites. Piden, piden y piden: juguetes, pelotas, muñecas, «O lo que me quieras traer».

Y mientras a los niños la Navidad los llena de ilusión, a los adultos nos llena de esperanza y nos permite convivir con la familia. Regalándonos unos a otros cariño y buenos deseos; brindando por nuestros éxitos, apoyándonos unos a otros.

¡Porque la mejor forma de festejar el nacimiento de Jesús es llamando al que está lejos, olvidando rencores tontos y resentimientos necios… amando y perdonando!

12. Ejemplo de relato escritor famoso (Rubén Darío)

Rubén Darío fue un escritor nicaragüense muy conocido por su obra poética. Es tal su influencia en el mundo literario, que es catalogado como “El Príncipe de las Letras Castellanas”.

Su obra está marcada por el Modernismo como corriente literaria, siendo el máximo exponente en español. Y, aunque su poesía es la referencia principal, también escribió cuentos y relatos sueltos que se han ido recopilado en varias ediciones.

Aguafuerte. Rubén Darío

De una casa cercana salía un ruido metálico y acompasado. En un recinto estrecho, entre paredes llenas de hollín, negras, muy negras, trabajaban unos hombres en la forja.

Uno movía el fuelle que resoplaba, haciendo crepitar el carbón, lanzando torbellinos de chispas y llamas como lenguas pálidas, áureas, azulejas, resplandecientes. Al brillo del fuego en que se enrojecían largas barras de hierro, se miraban los rostros de los obreros con un reflejo trémulo.

Tres yunques ensamblados en toscas armazones resistían el batir de los machos que aplastaban el metal candente, haciendo saltar una lluvia enrojecida. Los forjadores vestían camisas de lana de cuellos abiertos y largos delantales de cuero.

Alcanzábaseles a ver el pescuezo gordo y el principio del pecho velludo, y salían de las mangas holgadas los brazos gigantescos. Como en los de Anteo, parecían los músculos redondas piedras de las que deslavan y pulen los torrentes.

En aquella negrura de caverna, al resplandor de las llamaradas, tenían tallas de cíclopes. A un lado, una ventanilla dejaba pasar apenas un haz de rayos de sol.

A la entrada de la forja, como en un marco oscuro, una muchacha blanca comía uvas. Y sobre aquel fondo de hollín y de carbón, sus hombros delicados y tersos que estaban desnudos hacían resaltar su bello color de lis.

13. Ejemplo de relato escritor famoso (Eduardo Galeano)

Eduardo Galeano fue un escritor uruguayo, admirado por su sensibilidad hacia las clases empobrecidas y por su influencia izquierdista en Latinoamérica. Su obra es muy variada extensa, incluyendo cuentos, novelas y poemas.

El relato fantástico “El murciélago”, es un cuento corto que pertenece a su obra “Memorias de fuego” compuesta de tres libros. Es una de sus obras más aclamadas, junto a “Las venas abiertas de América Latina”.

El murciélago. Eduardo Galeano

Cuando era el tiempo muy niño todavía, no había en el mundo bicho más feo que el murciélago. El murciélago subió al cielo en busca de Dios. Le dijo:

– Estoy harto de ser horroroso. Dame plumas de colores.

– No.

Le dijo:

– Dame plumas, por favor, que me muero de frío.

A Dios no le había sobrado ninguna pluma.

– Cada ave te dará una- decidió.

Así obtuvo el murciélago la pluma blanca de la paloma y la verde del papagayo.

La tornasolada pluma del colibrí y la rosada del flamenco, la roja del penacho del cardenal y la pluma azul de la espalda del Martín pescador. También la pluma de arcilla del ala de águila y la pluma del sol que arde en el pecho del tucán.

El murciélago, frondoso de colores y suavidades, paseaba entre la tierra y las nubes. Por donde iba, quedaba alegre el aire y las aves mudas de admiración. Dicen los pueblos zapotecas que el arco iris nació del eco de su vuelo.

La vanidad le hinchó el pecho. Miraba con desdén y comentaba ofendiendo. Se reunieron las aves. Juntas volaron hacia Dios.

– El murciélago se burla de nosotras – Se quejaron -. Y además sentimos frío por las plumas que nos faltan.

Al día siguiente, cuando el murciélago agitó las alas en pleno vuelo, quedó súbitamente desnudo. Una lluvia de plumas cayó sobre la tierra. Él anda buscándolas todavía.

Ciego y feo, enemigo de la luz, vive escondido en las cuevas. Sale a perseguir las plumas perdidas cuando ha caído la noche; y vuela muy veloz, sin detenerse nunca, porque le da vergüenza que lo vean.

14. Ejemplo de relato escritor famoso (Ciro Alegría)

Ciro Alegría fue un escritor peruano, que se caracterizaba por tocar temas indígenas en su obra. Es uno de los escritores más conocidos del indigenismo.

Su obra más aclamada es “El mundo es ancho y lejano”, publicada en el año 1941. “La sirena del bosque” es un relato corto que pertenece a su libro “Panki y el guerrero”, editado después de su muerte.

La sirena del bosque. Ciro Alegría

El árbol llamado lupuna, uno de los más originalmente hermosos de la selva amazónica, “tiene madre”. Los indios selváticos dicen así del árbol al que creen poseído por un espíritu o habitado por un ser viviente.

Disfrutan de tal privilegio los árboles bellos o raros. La lupuna es uno de los más altos del bosque amazónico, tiene un ramaje gallardo y su tallo, de color gris plomizo. Está guarnecido en la parte inferior por una especie de aletas triangulares.

La lupuna despierta interés a primera vista y en conjunto, al contemplarlo, produce una sensación de extraña belleza. Como “tiene madre” los indios no cortan la lupuna.

Las hachas y machetes de la tala abatirán porciones de bosque para levantar aldeas, limpiar campos de siembra de yuca y plátanos, o abrir caminos. La lupuna quedará señoreando.

Para los indios cocamas, la “madre” de la lupuna, el ser que habita dicho árbol, es una mujer blanca, rubia y singularmente hermosa. En las noches de luna, ella sube por el corazón del árbol hasta lo alto de la copa, sale a dejarse iluminar por la luz.

Sobre el océano vegetal que forman las copas de los árboles, la hermosa derrama su voz clara y alta. Singularmente melodiosa, llena la solemne amplitud de la selva.

Los hombres y los animales que la escuchan, quedan como hechizados. El mismo bosque puede aquietar sus ramas para oírla.

Los viejos cocamas previenen a los mozos contra el embrujo de tal voz. Quien la escuche, no debe ir hacia la mujer que la entona, porque no regresará nunca. Unos dicen que muere esperando alcanzar a la hermosa y otros que ella los convierte en árbol.

Conclusión

Esperamos te sirva de ayuda toda esta información, y hayas disfrutado de cada ejemplo de relatos aquí plasmado. Todos con diferentes características y cualidades.

Este es un recurso literario muy usado, y estos ejemplos de relatos te servirán para crear el tuyo. Te recomendamos probar las diferentes formas narrativas hasta que encuentres la que mejor se apega a tu propia expresión artística.