15 Ejemplos De Tics

Los tics son aquellos movimientos o sonidos que hacemos involuntariamente, en especial en momentos de tensión o estrés. Aunque en la mayoría de los casos suelen ser totalmente inofensivos, lo cierto es que pueden llegar a dificultar el día a día de quienes los padecen, sobre todo en situaciones sociales.

Algunos de los tics más conocidos son los movimientos oculares o el parpadeo a un ritmo irregular que suelen presentarse por primera vez en la infancia. En este artículo podrás encontrar estos y muchos otros ejemplos de tics, de modo que si quieres conocer aun más sobre estos hábitos tan curiosos, no dejes de leer.

15 ejemplos de Tics

  1. Muecas faciales como fruncir el ceño sin estar enojado, sacar la lengua o lamerse los labios son algunos de los ejemplos de tics más comunes entre la mayoría de las personas que no poseen ninguna condición especial como el síndrome de Tourette. Estos, normalmente, son heredados y pasan desapercibidos porque no son muy notorios.
  2. La repetición continua de una palabra, también conocida como muletilla, es más común de lo que pensamos. En algunos casos puede explicarse debido a la falta de seguridad en el discurso de las personas, a sus pobres habilidades en la construcción de ideas o incluso debido a su falta de vocabulario.
  3. Los movimientos de la cabeza producidos tanto al momento de hablar como cuando el individuo está quieto y en silencio son mucho más fáciles de notar y, por lo general, están relacionados con problemas neurológicos más complejos u otros trastornos.
  4. Quienes tosen o carraspean continuamente pueden creer que lo hacen para aliviar un malestar en su garganta, pero la verdad es que estos comportamientos se vuelven una costumbre que solo se intensifica con el paso de los años. Es común ver estos tics en personas mayores o en quienes han sido fumadores durante su vida.
  5. El aumento del ritmo del parpadeo es uno de los ejemplos de tics más difícil de pasar por alto, ya que afecta a quienes lo sufren en momentos de tensión y ansiedad. Si bien parpadear más a prisa de lo normal no es algo dañino, puede llegar a ser realmente molesto para el individuo si no logra controlarlo con tratamiento médico.
  6. Morderse los labios es un comportamiento común en la mayoría de las personas cuando están molestas o incómodas por alguna situación; no obstante, se considera un tic cuando lo hacemos casi en cualquier momento y sin darnos cuenta. Al igual que muchos otros, esta acción no representa un riesgo para la salud del individuo.
  7. Levantar las cejas es otro de los muchos ejemplos de tic que podemos encontrar en el día a día. Uno que puede llegar a ser especialmente molesto dependiendo de la intensidad de la acción.
  8. A menos de que se trate de un movimiento muy sutil, estirar una extremidad repetidamente al hablar o moverse de un lado a otro puede ser molesto e invalidante en los casos más extremos. La buena noticia es que actualmente existen medicamentos que ayudan a disminuir estos impulsos.
  9. Además de ser un tic nervioso, el aleteo de las fosas nasales es uno de los indicios que delatan el enojo en la mayoría de las personas, por lo que puede llegar a confundir a los interlocutores, quienes creerán que el sujeto está molesto cuando en realidad no lo está.
  10. Tocarse la cara es uno de los ejemplos de tics más comunes que más evidencia el nerviosismo de quien lo lleva a cabo. Esto puede llegar a ser perjudicial a largo plazo, ya que los especialistas en el cuidado de la piel recomiendan no tocarse la cara muy seguido por la constante suciedad en nuestras manos.
  11. La forma en la que movemos las manos al hablar es, además de un tic, un rasgo característico que nos diferencia de nuestros pares. Al igual que muchos de los ejemplos de tics anteriormente mencionados, es heredado de nuestros padres o de los integrantes de nuestro círculo cercano.
  12. Los movimientos oculares son un comportamiento involuntario característico de quienes poseen algún grado de síndrome de Tourette; uno de los casos más conocidos es el de la cantante Billie Eilish, quien padece este trastorno y de vez en cuando mueve los ojos durante sus entrevistas.
  13. Las vocalizaciones involuntarias también son tics muy comunes y se presentan con mayor frecuencia entre quienes poseen más problemas en su sistema nervioso. Muchas veces, estas vocalizaciones toman forma de gritos, exclamaciones, gruñidos y hasta insultos dichos sin la intención de ofender a los demás.
  14. El hábito de morderse las uñas, también conocido como onicofagia, denota un alto grado de ansiedad en los individuos. A pesar de que actualmente existen muchos tratamientos complementarios para detener este tic, sigue siendo muy difícil controlar la acción involuntaria de llevarse las manos a la boca.
  15. A pesar de que la tartamudez puede ser causada por distintas razones, es uno de los ejemplos de tics que primero mencionamos cuando pensamos en las acciones de nuestro cuerpo ante la ansiedad. Esta puede manifestarse como el temblor de los labios al hablar o la dificultad al pronunciar ciertas palabras.

Tipos de Tics

Debido a su gran variedad, se ha creado una clasificación de tics nerviosos según la forma en la que estos se presentan. Estas categorías son:

Tics motores

Podemos ver este tipo de tics con mayor frecuencia en la población. Son aquellos en los que el individuo mueve uno o más músculos de forma involuntaria (como los músculos del rostro, de las manos o los de los brazos).

Además, esta clasificación puede dividirse en dos subcategorías: los tics motores simples, los cuales corresponden al movimiento de solo un músculo a la vez, y los tics motores complejos, que corresponden al movimiento de varios músculos combinados, lo que da lugar a piruetas, saltos y golpes.

Tics fónicos

Como su nombre lo indica, estos son aquellos tics que se presentan como uno más sonidos involuntarios. Al igual que con los tics motores, los tics fónicos pueden ser de dos tipos: los tics fónicos simples, los cuales corresponden a sonidos simples como gruñidos y resoplidos, y los tics fónicos complejos, en los que el individuo dice palabras completas de forma involuntaria.