50 ejemplos del uso de puntos suspensivos

Aquí podrás encontrar diversos ejemplos del uso de puntos suspensivos en el lenguaje escrito. Así, sabrás cómo y cuándo usarlos de manera correcta.

Los puntos suspensivos siempre son tres, ni más ni menos, así que evita colocar más cantidad de ellos. Los vas a encontrar en enumeraciones o listas de palabras que pudieran terminar con etcétera y se sustituye esta última palabra por puntos suspensivos.

Uno de los usos más comunes es el que se aplica para no terminar frases muy conocidas, ya que se supone que el lector podrá terminarlas por sí mismo sin ningún problema.

También pueden ser utilizados para omitir palabras que el autor desea dejar a juicio interpretativo del lector de sus escritos.

Sin embargo, el uso más frecuente donde podemos ubicarlo es donde se denotan pausas, dudas o sorpresas en lo que se está diciendo. Por eso, debemos estar atentos al contexto de la frase y no confundir su uso.

Otro uso muy importante que se les da a los puntos suspensivos, es cuando se cita algo importante dicho por un autor, pero no se quiere colocar toda la información. En ese caso, los puntos van dentro de paréntesis.

Ejemplos del uso de puntos suspensivos

  1. Ya lo dice el refrán, “Quien mucho abarca…”
  2. Al que madruga…
  3. Él es muy lindo y atento, pero…
  4. Disparó diez veces y mató a… un pajarito.
  5. Abrí la puerta del estudio y… ¡era un ladrón!
  6. Estaba cortando la cebolla cuando de pronto… ¡Demonios! Corté mi dedo y sangré mucho.
  7. Árbol que nace torcido…
  8. Había trapecistas, fieras, payasos, malabaristas, bailarines…
  9. “Uno de los programas de radio y televisión más exitosos (…) fue Radio Rochela, el programa humorístico más sintonizado”.
  10. En la casa de Elvira hay cosechas de muchas frutas como manzanas, peras, fresas, moras, cerezas…
  11. “Tenemos que desarrollar un sentido de pertenencia y continuidad social (…) para alcanzar objetivos comunes, resolver problemas actuales y trabajar en equipo.
  12. A caballo regalado…
  13. Elmer estaba tranquilo en la banqueta cuando, de repente… BOOM. Una explosión aledaña lo hizo lanzarse al suelo.
  14. Ángela era una chica prodigio, sabía de todo: de política, de filosofía, de economía, de historia…
  15. No lo sé… aún no me decido por ninguno de los vestidos que me trajiste para la fiesta.
  16. Dime con quién andas…
  17. ¿Qué vaya hasta el sótano a ver qué es ese ruido?… Ni hablar. Yo no iré.
  18. Me gustan todos los tipos de libros: de poesía, de ensayos, de biografías…
  19. Tienes toda la razón respecto a este asunto, pero… No te apoyaré… Lo siento.
  20. La pasamos increíble toda la semana, todo estaba maravillosamente hasta que… decidió terminar la relación conmigo.
  21. A mal tiempo…
  22. No ha habido un día en el que no recuerde el rumor de las olas, la brisa del mar, la arena caliente en sus pies… Definitivamente extraña vivir en la costa.
  23. “El antagonismo y complementariedad entre la oscuridad y la luz (…) ocupan un lugar destacado en todas las mitologías y religiones”.
  24. De tal palo…
  25. Hola, mi nombre es… ¡Alicia! Te he estado esperando, pero… Estaba muy nerviosa y no quería salir a recibirte.
  26. Cría cuervos…
  27. No voy a salir a la calle con este frío… y no me veas de esa manera, no me vas a convencer.
  28. En el aviario hay aves de todo tipo: águilas, loros, búhos, lechuzas, codornices, azulejos…
  29. He esperado este momento por mucho tiempo… ¡Sí quiero casarme contigo!
  30. Camarón que se duerme…
  31. “Y ¿quién o qué nos va a ayudar entonces a desentrañar los puntos oscuros del mensaje (…), a comprobar la corrección de las formas empleadas y aun a calibrar la oportunidad de su empleo?”.
  32. Tengo dos horas esperándote y llegas como si nada… Me voy… Adiós.
  33. El arreglo para la boda de Jennifer tendrá muchas clases de flores: geranios, rosas, lirios, claveles, tulipanes, hortensias…
  34. A buen entendedor…
  35. Desearía darte todo lo que me pidas, pero… lamentablemente no puedo hacerlo ahora.
  36. “La riqueza no la genera la gente, la genera la naturaleza (…) Creemos que somos ricos porque tuvimos la suerte de contar con esta naturaleza que Dios nos dio, dotada de abundantes recursos”.
  37. Cierra los ojos… has silencio… y relájate en silencio.
  38. Quien a hierro mata…
  39. En la panadería del señor Oswaldo hay pan francés, ambrosías, baguette, pan cuadrado… No hace falta ningún pan.
  40. Tenía tanto tiempo sin verte que… No sé qué decirte o cómo reaccionar.
  41. No hay palabra mal dicha…
  42. José, llevas todo el día ordenando el cuarto y no veo avances. Cuento hasta tres y comienzas a arreglarlo todo. Uno… dos…
  43. “El presidente Mandela logró movilizar los sentimientos de unión y compasión (…) y copó el país de comités, equipos y mensajes de conciliación”.
  44. Tengo todo listo para irnos a la playa, pero… me he enterado que cerraron el paso hacia la costa y no podremos ir, lo siento mucho.
  45. Ojos que no ven…
  46. En este zoológico hay muchos animales como: Elefantes, hipopótamos, rinocerontes, jirafas, cebras…
  47. “El actual Iraq está constituido por la antigua Mesopotamia (…) Los árabes la conquistaron entre 661-642”.
  48. Cuando una puerta se cierra…
  49. Me da pena decírtelo, pero… ¡Ya no quiero que vivamos juntos!
  50. Quiero trabajar, ganar dinero, comprar un carro, comprar una casa, comprar un perro… En fin, independizarme totalmente.

Así, finalizamos con nuestros ejemplos del uso de puntos suspensivos. Esperamos que te haya quedado claro cuál es la forma correcta de usarlos y puedas aplicar tu saber en tu vida cotidiana.