10 Ejemplos de neurosis

Los ejemplos de neurosis que te presentáremos a continuación se encuentran estructurados clínicamente en el psicoanálisis. Cuya disciplina estudia la mente de las personas, para indicar algunos estados mentales que son considerados como trastornos o anomalías.

Ten presente que la neurosis es considerada como una respuesta emocional extrema y la misma se encuentra relacionada a un impulso inconsciente que es difícil de controlar. Esto hará que expreses sintomatologías de angustia, ansiedad, nerviosismos, obsesión, histeria, entre otras.

Lo que puede llegar a ser pernicioso para tu vida cotidiana, ya que afecta la realidad en la que te encuentras. Así como a otros individuos, sean familiares, amigos o terceros.

Ejemplos de neurosis

Cómo pudiste leer previamente, estas enfermedades psicológicas son diagnosticadas desde un punto de vista psicoanalítico alcanzando a comprender diversas clases de manifestaciones.

Esto evitará que el uso popular de la palabra “neurosis” sea utilizado de forma no perteneciente a los trastornos mentales. Un ejemplo muy común es cuando ves a una persona que estalla en ira fácilmente y la tildas inmediatamente de neurótica. Aun cuando esta no padece ningún tipo de trastorno psicológico.

A continuación, te mostraremos los distintos ejemplos de neurosis que se encuentran clasificados en las distintas afecciones psicógenas.

Neurosis fóbica

Como su mismo nombre te indica, son aquellas fobias o temores desmedidos que se encuentran dirigidos a objetos, situaciones o estructuras. Que, al verlas, sentirlas e incluso olerlas te generarán altos niveles de ansiedad.

Por ello reaccionarás de manera espontánea, tratando de evitar aquello que te provoca dicha ansiedad. Además, el simple pensamiento o acercamiento real al estímulo fóbico acrecentará tu pánico.

Esto limitará algunos aspectos de tu vida, disminuyendo el desarrollo que puedas tener en ciertas actividades al tratar de huir de esos estímulos.

Cabe destacar que en la actualidad los expertos se refieren a estos casos como fobias y los más comunes son los siguientes:

  • Agorafobia o fobia social: Es el miedo a estar en áreas públicas abiertas o a multitudes.
  • Fobia simple: Es el temor excesivo hacia una situación u objeto; como animales, alturas, oscuridad, espacio cerrados, entre otros.
  • Amaxofobia: Definida como la incapacidad para conducir debido a un miedo extremo.

Neurosis depresiva o melancólica

Este tipo de trastorno hará que tiendas a derrumbarte emocionalmente bajo cualquier eventualidad. Llegando a que presentes grandes niveles de tristeza tras pensar o perder un vínculo importante.

En algunos casos, el estado de ánimo puede generar conflictos internos entre tu persona. Donde el auto-desprecio y auto-castigo, se convierten en un desahogo para tus sentimientos de culpa e inferioridad tras la pérdida de aquel enlace emocional.

Al padecer de neurosis depresiva comenzarás a presentar síntomas tales como: disposición a estar llorando constantemente, desanimo, decrecimiento de la fuerza y el apetito sexual.

Neurosis histérica

Consiste en una afección mental con enormes grados de separación de la realidad. Es decir, que quienes la padecen no logran discernir entre lo que es real y lo ficticio. Del mismo modo podrán presentar problemas psicosomáticos y a veces múltiples personalidades.

Por estas razones la neurosis histérica se divide en dos tipos:

  • El primero es conocido como neurosis histérica conversiva, en la que llegarás a mostrar insatisfacción o indiferencia sin importar lo que pase. Haciendo que alcances altos niveles de somatización que ocasionan diversas reacciones negativas en tu organismo.
  • Mientras que al segundo se le conoce como neurosis histérica disociativa, cuyo padecimiento hará que tengas alteraciones en tu conciencia e identidad.

Neurosis obsesivo-compulsivo o (TOC)

Quienes sufren esta afección psicológica manifiestan pensamientos ligados a sus miedos más grandes (Obsesiones). Las cuales dan inicio a conductas repetitivas (compulsiones) que son usadas para luchar contra la ansiedad generada por lo que piensan.

Estos comportamientos interferirán en tus actividades diarias. Claro que puedes intentar suprimir, detener o ignorar las obsesiones que tienes. Pero eso, te causará enormes cantidades de sufrimiento emocional, estrés y ansiedad hasta conducirte a un círculo vicioso repetitivo.

Algunos tipos de un comportamiento obsesivo-compulsivo serian:

  • Un gran miedo a los gérmenes y bacterias a tal punto en que te bañes o laves las manos hasta que estas se irriten, agrieten o te sientas limpio.
  • Que le des un número determinado de golpes a una puerta o al piso.
  • Acomodarte constantemente el cabello cuando este ya está bien.
  • Siempre que te sientes a comer, tenderás a decidir en qué orden ingerirás tus alimentos.
  • Cada vez que veas un librero o artículo de escritorio fuera de lugar, los arreglarás concienzudamente de la manera que mejor te parezca.

Neurosis de angustia o trastorno de angustia

Esta una de las neurosis más comunes en las personas y es que los altos niveles de angustia te generan un temor paralizante a algún suceso futuro. Sean estos laborales, sociales, económicos, familiares, entre otros.

Llegando a provocarte malestares psicosomáticos como el dolor de cabeza, taquicardia, temblores, mareos y muchos otros.

En algunos casos extremos la angustia puede ser permanente, haciendo que muestres elevados problemas psicológicos y físicos por cualquier suceso cotidiano. Por lo que presentarás depresión mental y aislamiento social por el miedo patológico que crea la angustia.

Neurosis hipocondriaca

Es una enfermedad psiquiátrica que te hará sentir fervientemente el padecimiento de algún malestar serio y hasta letal aun cuando este no existe. Del mismo modo, puedes alcanzar a tener un miedo extremo por pensar en contraer o padecer una dolencia grave.

Dependiendo de tus temores o creencias, pueden llegar a variar los síntomas que manifiestes y las sensaciones corporales son muy detalladas.

Neurosis de despersonalización

Esta neurosis infiere psicosomáticamente en tu despersonalización, ocasionando estragos en la identidad que posees y generando el desarrollo de una o más personalidades.

En otros casos, puedes padecer de un desconcierto en la identidad de tu integridad corporal (BIID). Cuyos síntomas no permiten que reconozcas una parte de tu cuerpo como algo que te pertenece, por ejemplo, un brazo, pierna, ojo, entre otros.

Por ello llegas a tener un fuerte deseo consiente o inconsciente por amputarte y dañarte cierta parte del cuerpo, aun cuando la misma está completamente sana.

Neurosis adaptativa

Si sufres esta afección relacionada al estrés ocasionado por un suceso estresante o inesperado, presentarás problemas en tu entorno social. Ya que no lograrás ajustarte a los cambios en poco tiempo.

Esto es debido a que las personas con un trastorno adaptativo, continúan teniendo reacciones emocionales y conductuales que incrementan la ansiedad o depresión. Aun cuando en la mayoría de los casos, los individuos se adaptan a su medio en unos cuantos meses.

Neurosis sexual

Consiste en un padecimiento mental que te causará estragos y abstenciones emocionales llegando a impedirte el encontrar placer durante las relaciones sexuales. Esta neurosis se manifiesta en el marco de las disfunciones y las parafilias.

Trastorno anímico

En caso de que padezcas esta enfermedad presentarás un estado emocional distorsionado, donde los periodos de tu depresión serán excesivos, manifestarás manía o incluso ambos. Por lo que se te dificultará el controlar tus emociones y en casos extremos llega a transformarse en bipolaridad.

¿Cómo se puede tratar la neurosis?

Antes de que realices un diagnóstico, deberás psicoanalizar al sujeto que presenta dicha afección, tomando en cuenta la historia de su vida. Esto lo harás con la finalidad de localizar aquello que originó la conducta neurótica en un principio.

La primera base para que puedas tratar la neurosis es psicológica. Sin embargo, dependiendo de la gravedad de este, puedes llegar a requerir el uso de un tratamiento compuesto de psicoterapia y fármacos. Así lograrás aliviar los malestares y remover algunos obstáculos que imposibilitan el buen desarrollo de tu paciente.

Los síntomas de la neurosis

Cada uno de los síntomas que puedas presentar al padecer de neurosis es diferente, ya que estos dependerán de las emociones que desencadeno la enfermedad.

Algunos síntomas frecuentes pueden llegar a ser los siguientes:

  • Presentar una constante angustia sin conocer el porqué de la misma.
  • Emociones penetrantes de culpa, envidia, ira, inferioridad, entre otros.
  • Perdida frecuente en la percepción de la realidad.
  • Alejamiento de la sociedad por miedo.
  • Acciones compulsivas de manera habitual.
  • Tendencias obsesivas por inseguridades y temores persistentes.
  • Inquietudes desastrosas inexistentes.
  • Poca tolerancia a sucesos cotidianos y frustrantes.
  • Inconformidad antes, durante o después del acto sexual.
  • Constante timidez en entornos que son conocidos.
  • Somatizaciones sin causa o razones médica.

Todos estos síntomas pueden llegar presentar un problema grave para tus relaciones interpersonales.

¿Cómo es una persona neurótica?

Las personas a medida que se van desarrollando en su entorno crean una personalidad que los distingue. Dando origen  a ciertos  patrones de pensamientos, disposiciones y acciones propias de un individuo. Entonces ¿Qué es lo que diferencia a una persona neurótica?

Cómo pudiste leer previamente, sabrás que las personas con una alta vulnerabilidad o sensibilidad emocional pueden presentar síntomas neuróticos. Llegando a vivir con niveles excesivos de insatisfacción y angustia sin conocer el porqué de las mismas.

Esto origina algunos de los ejemplos neuróticos que leíste, como la fobia, depresión, obsesiones, angustia, entre otros.

Causas de la neurosis

Las fuentes de la neurosis son muy diversas. Por una parte, encontrarás estados psicológicos asociados a conflictos mentales, traumas y muchos más, algunos de los cuales pudiste haberlos adquiridos durante tu infancia.

En otros casos, las causas de la neurosis pueden estar ligados a condiciones sociales que te parecieron poco agradables, como los problemas de pareja. No obstante, existen varios aspectos que intervienen entre sí, para que desarrolles esta enfermedad. Algunos de ellos son:

  • Fisionomías que te pueden caracterizar, como la timidez, introversión y el alejamiento de emociones.
  • Lapsos transitorios de la vida como la adolescencia.
  • Influencias sociales y circunstanciales negativas, altamente asociados con la inexistencia de afecto y respeto.
  • Estar bajo condiciones de constante estrés.
  • Traumas mentales o físicos.

Conclusión

Este artículo te ha mostrado que la mayoría de las personas adquieren uno de estos ejemplos de neurosis por algún suceso que los marco fuertemente durante su infancia. Además, de que estos fueron evolucionando con el pasar del tiempo, agravando la enfermedad.

Por ello es que debes recurrir a un psicoterapeuta para que te indique un tratamiento que alivie los malestares que estes padeciendo en esos momentos. Ya que la neurosis es una inestabilidad emocional que puede controlarse con ayuda de expertos, familiares y amigos.