Ejemplos De Narración En Primera Persona

Los ejemplos de narración en primera persona son muy útiles si queremos aprender a contar una historia desde la experiencia de un personaje específico.

Este tipo de narración es el que se apoya en el uso de la primera persona del singular, es decir “Yo” y del plural, “nosotros”. Por eso suele ser utilizada en las autobiografías.

Con esto se logra que el lector pueda imaginarse la historia desde la perspectiva de uno de los participantes de la misma. Normalmente se incluyen sus reflexiones, impresiones y sentimientos.

Es importante no confundir al autor de un libro con el narrador en primera persona (al cual también se le conoce como narrador interno). Especialmente cuando se trate de libros de ficción.

En muchas ocasiones, el narrador de la historia puede ser el mismo protagonista o alguien que se encuentre permanentemente cerca de él.

Ejemplos de narración en primera persona

En esta sección te dejamos cada tipo de ejemplo de narración en primera persona:

1.      Tokio Blues de Haruki Murakami

En esta historia de ficción, el encargado de relatar los acontecimientos, es el protagonista:

“Incluso ahora, dieciocho años después, recuerdo aquel prado en sus pequeños detalles. Recuerdo el verde profundo y brillante de las laderas de la montaña, donde una lluvia fina y pertinaz barría el polvo acumulado durante el verano. Recuerdo las espigas de susuki balanceándose al compás del viento de octubre, las nubes largas y estrechas coronando las cimas azules, como congeladas, de las montañas.

El cielo estaba tan alto que si alguien lo miraba fijamente le dolían los ojos. El viento que silbaba en aquel prado agitaba suavemente sus cabellos, atravesaba el bosque. Las hojas de las copas de los árboles susurraban y, en la lejanía, se oía ladrar un perro.” (Murakami, 2012)

2.      Madame Bovary de Gustave Flaubert

Este ejemplo muestra un narrador testigo:

“En un rincón, detrás de la puerta, de modo que apenas podíamos verlo, se había quedado el nuevo, un chico del campo, de unos quince años y más alto que cualquiera de nosotros.

Tenía el pelo cortado recto sobre la frente como un coreuta de aldea, y su aspecto era juicioso e inhibido. Aunque no era ancho de hombros, su saco de paño verde con botones negros debía incomodarlo, y dejaba ver, por las bocamangas, muñecas enrojecidas, habituadas a estar descubiertas.

Sus piernas, con medias azules, salían de unos pantalones amarillentos muy tensados por los tiradores. Estaba calzado con zapatos sólidos, mal lustrados y con clavos.” (Flaubert, 2008)

3.      Escrito en el escenario de Juan Carlos Gené

Aquí presentamos un ejemplo de narración en primera persona, el cual pertenece a un texto biográfico de un actor e investigador teatral, llamado Juan Carlos Gené:

Tengo plena conciencia de que varias y hasta muchas de las cosas aquí observadas, han sido antes dichas por otros. Adherirse a ellas significa tomas de partido, ubicación ideológica, forma de identificarse ante uno mismo y ante los otros.

Del mismo modo, y como quizá sea inevitable, tratándose en buena medida de un volumen que reúne trabajos que abarcan más de una veintena de años, se encontrarán reiteraciones y temas recurrentes: no he querido corregir ese aspecto de los trabajos, ante todo para que su publicación fuese congruente con lo que fueron en el momento de ser escritos; y porque creo pueden contribuir a observar cómo se va conformando un pensamiento a través de una acción.

De alguna manera todos los trabajos posteriores, significan un desarrollo de las aún tímidas reflexiones del primero, de 1969. Entretanto, la vida y el teatro continúan. Y yo con ellos.” (Gené, 2005)

4.      Orgullo y Prejuicio de Jane Austen

Para finalizar, dejamos un ejemplo de narración en primera persona del tipo monólogo dramático, narrado por el señor Darcy, uno de los protagonistas de la novela:

“No puedo atribuirle a usted esa clase de filosofía. No puede existir en sus recuerdos nada que merezca censura, de manera que el placer que experimenta en recordar no puede nacer de su filosofía sino de su ignorancia, lo que resulta mucho más ventajoso.

Mi caso es muy diferente. Tienen que presentarse a mi memoria recuerdos dolorosos, que no puedo ni debo rechazar. Si no en principio, en la práctica al menos he sido toda mi vida egoísta.

De niño me enseñaron lo que estaba bien, pero no me enseñaron a dominar mi temperamento. Recibí muy buenas enseñanzas, pero me dejaron para seguirlas todo mi orgullo y mi engreimiento.

Único hijo varón, por desgracia, y durante muchos años hijo único, me echaron a perder mis padres; ellos eran buenos, mi padre especialmente era todo benevolencia y simpatía, pero consintieron, fomentaron y casi me enseñaron a ser egoísta y dominante, a no dar importancia a nadie fuera del círculo de mi propia familia, a pensar despectivamente del resto de la humanidad, o por lo menos a desear tener ocasión de pensar despectivamente de su inteligencia y de su valía comparándolas con la mía propia.

Así fui desde los ocho hasta los veintiocho años, y así seguiría siendo de no haberla encontrado a usted, mi querida y adorada Elizabeth. ¡Cuánto le debo! La lección que me dio, aunque dura al principio, me ha sido muy provechosa. Usted me humilló, que era lo que yo necesitaba.” (Austen, 2011)

Clasificación de narración en primera persona

Las obras que se escriben utilizando la primera persona del singular poseen distintas maneras de narrar:

  • Monólogo interior o flujo de consciencia: En dicha modalidad se enuncia el pensamiento del narrador, haciendo que quien lea crea que puede entrar en su mente.
  • Monólogo dramático: es cuando el narrador se expresa a través de un soliloquio donde expone sus sentimientos y puntos de vista con respecto a un tema específico y suele estar cargado de alguna emoción en particular.
  • Narrador testigo: para este caso, el que narra desde la primera persona, no es el protagonista sino un espectador que ve lo que sucede en la historia y cuenta los hechos desde su perspectiva externa.
  • Narrador protagonista: Es quien se encarga de contar subjetivamente su propia historia. Suele ser empleado en autobiografías y diarios.

Bibliografía

  • Austen, J. (2011). Orgullo y Prejuicio. Caracas: Editorial Santillana.
  • Flaubert, G. (2008). Madame Bovary. Buenos Aires: Ediciones Colihue.
  • Gené, J. C. (2005). Escrito en el escenario. Pensar el teatro. Caracas: CELCIT.
  • Murakami, H. (2012). Tokio Blues. Norwegian wood. Barcelona: Tusquets Editores.