10 Ejemplos De Paranoia

La paranoia o trastorno delirante, es una patología psiquiátrica crónica, caracterizada por la presencia de delirios con una estructura lógica. La persona paranoica vive creyendo que el entorno conspira en su contra para hacerle daño.

En este trastorno, las alucinaciones no son resaltantes y no existe alteración del lenguaje o el pensamiento, por tanto no conlleva a un deterioro de la personalidad.

Los paranoicos son extremadamente suspicaces y desconfían de todos, por lo que sienten la necesidad de ser autosuficientes para tener el control, y tienen dificultad para desarrollar vínculos con otras personas, lo que trae como resultado, que se aíslen socialmente.

Quienes sufren este trastorno, creen constantemente que hay un interés oculto en las acciones y comentarios de las demás personas, por tal motivo, siempre andan buscando pruebas que demuestren sus sospechas.

Ejemplos de paranoia

  1. Las personas que sufren de delirio de persecución, tienen la creencia irracional de que están siendo espiadas o perseguidas con el objeto de hacerles daño.
  2. Sienten que son víctimas de un complot en su contra y tienen interpretaciones distorsionadas de las situaciones que ocurren a su alrededor. El simple hecho de que alguien los mire en la calle, es una señal para ellos, de que los están vigilando.

    Además, las personas con este delirio, creen que quien los espía le está haciendo la vida imposible a través de trabas en su día a día; por ejemplo sino consiguen algo que buscan, creen que se lo escondieron o robaron.

  3. La erotomanía también denominada Síndrome de Clerambault, es una forma de paranoia que se presenta cuando una persona cree que otra está enamorada de ella, a pesar de que existen evidencias de lo contrario.
  4. La persona que padece el trastorno delirante de tipo erotomaníaco, generalmente cree estar siendo amada por alguien famoso, ajeno a su círculo de amigos u de una clase social alta.

    Quienes padecen de erotomanía, están convencidos de que los actos de la persona objeto de su delirio, son mensajes subliminales dirigidos a ellos, como muestra oculta de amor.

    Este delirio trae consigo, comportamientos de acoso, por lo que la persona delirante, puede convertirse en una amenaza para su falso enamorado.

  5. Una persona que padece celotipia o el Síndrome de Otelo, lleva los celos al extremo, y en cualquier hecho, encuentra indicios para pensar que su pareja le es infiel.
  6. Los celópatas frecuentemente vigilan a su pareja y, en el peor de los casos, recurren a amenazas y agresiones para amedrentarlas.

    La persona que sufre este tipo de ideas delirantes, siempre está tratando de buscar pruebas que demuestren sus afirmaciones mal infundadas de infidelidad. Es común que miren por ejemplo el teléfono de su pareja o su computadora.

    El sentirse traicionado y engañado constantemente, puede causar en casos extremos, que el celópata llegue a asesinar a su pareja.

  7. La persona que padece megalomanía, tiende a sobreestimar sus habilidades e Los megalómanos son capaces de manipular o exagerar situaciones con tal de conseguir lo que se proponen.
  8. El megalómano se cree indestructible e imprescindible, debido a su gran complejo de superioridad; superioridad que en el fondo, solo disfraza sus inseguridades y su carencia de cariño.

    Quien padece delirios de grandiosidad, se considera superior a los demás y desprecia a los que lo rodean. Esta arrogancia, origina que las demás personas se alejen de él o que él se aísle.

  9. Quien sufre de delirios hipocondriacos, tiene la convicción de que padece alguna enfermedad grave; conclusión a la que llega por la interpretación errónea de sensaciones o anormalidades físicas.
  10. La persona hipocondríaca, vive constantemente acudiendo a revisiones médicas, y aunque el especialista le explique que no padece ninguna enfermedad, duda de su diagnóstico.

    Los hipocondriacos suelen buscar mecanismos para corroborar sus falsas ideas, por lo que es común que recurran a internet o a los libros para investigar posibles afecciones.

    En la mayoría de los casos, suelen desarrollar comportamientos obsesivo-compulsivos, para protegerse de posibles enfermedades; por ejemplo, se lavan las manos constantemente y limpian en exceso.

  11. La paranoia querulante se caracteriza por la compulsión a plantear frecuentemente acciones legales en los tribunales u otras instituciones gubernamentales.
  12. Los querulantes distorsionan la realidad, y en consecuencia parten de una idea falsa para interponer acciones ante la justicia; aunque haya algo de cierto en sus quejas, exageran el problema para su beneficio.

    Los paranoicos querulante convierten los procesos judiciales en el eje de su vida, por lo que olvidan sus responsabilidades, descuidan sus relaciones sociales, e incluso llegan a quedar en quiebra por la compulsión que tienen a litigar.

    Estas personas con sus litigios, no buscan que se haga justicia, sino que le den la razón y se los considere una víctima. En casos graves, cuando no son favorecidos, terminan cometiendo asesinatos para vengarse de la persona objeto de su reclamo.

  13. El Trastorno Dismórfico Corporal (TDC) tiene como característica principal, la distorsión cognitiva de la imagen corporal.
  14. La persona que padece este trastorno, manifiesta una preocupación exacerbada por sus defectos físicos, sean leves, inexistentes, o incluso imperceptibles para los demás.

    Quien padece TDC, se percibe como una persona fea, por lo que tiene baja autoestima. Como consecuencia de esto, tienden a aislarse socialmente, debido a la vergüenza que sienten por su apariencia.

    Las personas con trastorno dismórfico corporal, acuden constantemente a cirujanos plásticos, en búsqueda de cambios físicos que los lleven a sentirse satisfechos con su cuerpo, pero nunca lo consiguen.

    Debido a la percepción alterada que tienen de su imagen, las personas con este trastorno, se miran constantemente al espejo, e intentan ocultar las partes de su cuerpo por las que se sienten acomplejadas.

  15. El Síndrome de Referencia Olfativo (SRO), consiste en un trastorno mental, que hace que la persona que lo padezca, crea irracionalmente que su cuerpo desprende un mal olor, y que este olor es percibido por los demás.
  16. Como consecuencia, quienes padecen este síndrome se aíslan, debido a la vergüenza que sienten; e interpretan de forma errada el comportamiento de las personas, ya que lo asocian a su mal olor.

    Un síntoma característico del Síndrome de Referencia Olfativo, es el aseo personal constante, pues la persona cree que así el olor se irá.

  17. El Delirio Dermatozoico o Síndrome de Ekbom, tiene como característica principal, que la persona que lo padece, tiene la creencia injustificada de que su cuerpo está infectado por pequeños patógenos, como por ejemplo parásitos, insectos o
  18. Las personas que padecen este delirio, manifiestan sensaciones que consideran son producidas por los patógenos. Por ejemplo sienten que los muerden,  que los bichos se desplazan por su piel y que se reproducen. En casos graves, estas personas llegan a mutilarse para extraer los organismos vivos.

  19. En la esquizofrenia paranoide predominan los delirios de persecución y alucinaciones auditivas. Generalmente quien padece este tipo de esquizofrenia, escucha voces que le hablan o siente que algo o alguien los acecha para hacerles daño.

El paranoico puede vivir una vida normal, siempre y cuando sus delirios no afecten a las personas que lo rodean; y para evitar esto, necesitan a largo plazo una intervención multiprofesional para controlar su trastorno.