20 Ejemplos de propiedades físicas y químicas de la materia

Todos los elementos del planeta tienen propiedades que podemos utilizar para identificarlos. Por ejemplo, podemos identificar a una persona por su rostro, su voz, altura, huellas dactilares, ADN, entre otros. Cuantas más de estas propiedades podamos identificar, mejor conoceremos a la persona. De manera similar, podemos encontrar diversos ejemplos de propiedades físicas y químicas de la materia que la distinguen. Más adelante en el artículo te los mostraremos.

Ejemplos de propiedades físicas y químicas de la materia

A continuación te mostramos 20 ejemplos de propiedades físicas y químicas de la materia:

Propiedades físicas

Son aquellas que se pueden medir u observar sin necesidad de realizar procedimientos químicos a la sustancia. En este caso no es necesario conocer la reactividad de la sustancia. Los cambios en este tipo de propiedades describen la transformación y la evolución de un sistema.

Hay características que muchos autores consideran propiedades físicas, pero la afirmación aún no ha sido esclarecida. Por ejemplo el color; se puede ver y medir, sin embargo, suele tener una interpretación diferente según la persona que lo ve. A este tipo de propiedades que dependen de aspectos secundarios se les conoce como supervenientes.

A continuación te mostramos algunos ejemplos de propiedades físicas que puedes ver e identificar fácilmente y que además te ayudarán a identificar la materia específica con la que estás tratando:

  1. Punto de ebullición: temperatura exacta a la que un cuerpo pasa de ser un líquido al estado gaseoso.
  2. Ductilidad: maleabilidad del material.
  3. Textura: se determina mediante el tacto e indica los espacios entre los filamentos del material.
  4. Fragilidad: propiedad que indica que un material se rompe si haberse deformado previamente.
  5. Dureza: resistencia del material en el momento en que se le aplican esfuerzos externos.
  6. Solubilidad: capacidad para disolverse que tiene una sustancia.
  7. Temperatura: medida correspondiente al grado de elevación o descenso térmico que presenta cada una de las partículas de un cuerpo.
  8. Conductibilidad: propiedad que tienen algunas sustancias que las hace conductoras de calor y electricidad.
  9. Punto de fusión: temperatura a la que un cuerpo que se encuentra en estado sólido pasa al estado líquido.
  10. Elasticidad: capacidad especial que poseen los cuerpos para cambiar de forma en el momento en que les es aplicada una fuerza e inmediatamente recuperar su forma inicial.

Propiedades químicas

Cuando hablamos de las propiedades químicas nos referimos a aquellas que hacen un cambio en su composición. Exponer una materia a los reactivos o a algunas condiciones específicas puede ocasionar que se produzca una reacción química en la misma y se cambie su estructura. A continuación te mostramos algunos ejemplos que te ilustrarán mejor:

  1. Potencial de ionización: es la energía que se necesita para que un átomo y un electrón sean separados.
  2. Reactividad: capacidad que tiene una sustancia para hacer una reacción cuando está en presencia de otras.
  3. Inflamabilidad: capacidad que posee una sustancia de comenzar una combustión cuando se le aplica calor a una temperatura considerable.
  4. Corrosividad: se trata del grado de corrosión que es capaz de ocasionar una sustancia específica.
  5. Alcalinidad: capacidad que tiene una sustancia para la neutralización de ácidos.
  6. Estabilidad química: se trata de la capacidad que posee una sustancia específica para evitar una reacción cuando se encuentra en contacto con otras.
  7. Poder calorífico: se refiere a la energía que es desprendida cuando sucede una reacción química.
  8. Estado de oxidación: se trata del grado de oxidación que posee un átomo.
  9. Combustión: una oxidación rápida en la cual hay salida de luz y calor.
  10. Ph: es la propiedad con la cual es medida la acidez de las sustancias o disoluciones.

Otros ejemplos de propiedades físicas y químicas

Cuando hablamos de propiedades físicas podemos referirnos a: color, olor, punto de congelación, punto de ebullición, punto de fusión, espectro infrarrojo, atracción (paramagnética) o repulsión (diamagnética) a imanes, opacidad, viscosidad y densidad. Hay muchos más ejemplos. Ten en cuenta que la medición de cada una de estas propiedades no alterará la naturaleza básica de la sustancia.

Como ejemplos de propiedades químicas podemos mencionar: calor de combustión, reactividad con agua, PH y fuerza electromotriz. Cuantas más propiedades podamos identificar para una sustancia, mejor conoceremos la naturaleza de esa sustancia. Estas propiedades pueden ayudarnos a modelar la sustancia y así comprender cómo se comportará la misma en diversas condiciones.