60 Ejemplos de tipos de preguntas para cuestionarios o encuestas

Los tipos de preguntas más comunes que se utilizan al interactuar con las personas son: preguntas cerradas, abiertas, reflexivas, directas, retóricas y de opción múltiple. Se utilizan en diferentes situaciones y cada una tiene una función o característica específica.

Las preguntas son la base de las buenas relaciones. Forman parte de la base comunicativa de la cultura y son comunes a todas las lenguas y dialectos, incluido el lenguaje corporal. Son expresiones lingüísticas que la gente utiliza para preguntar sobre algo, para entender algo o simplemente para dirigirse a algo.

Una pregunta es un llamamiento mediante el cual un emisor se dirige a uno o varios destinatarios para obtener una respuesta. Ejemplo: ¿Dónde está la comida?

Pueden distinguir entre diferentes situaciones y entornos en función de las respuestas a posibles preguntas. Así sabrás cuáles son los más utilizados.

Tipos de preguntas

Se pueden incluir diferentes tipos de preguntas en el cuestionario para recoger distintos tipos de información. En función de la información que se busca, los investigadores se centran en determinadas categorías de preguntas.

  • Pregunta indirecta. Este tipo de pregunta se utiliza para pedir información de forma amistosa o para obtener información de alguien que no se conoce.
  • Pregunta retórica: Este tipo de pregunta sólo se hace porque no se espera una respuesta, ya sea porque es obvia o porque el entrevistador responderá inmediatamente.
  • Preguntas abiertas: Las preguntas abiertas son uno de los tipos de preguntas más utilizados. Son más complejas y fomentan el debate crítico o innovador entre el encuestado y el entrevistador.
  • Preguntas cerradas: Las preguntas cerradas deben responderse inmediatamente. Estas preguntas son fáciles de responder y se consideran el inicio de una conversación de grupo.
  • Preguntas de opción múltiple: es una pregunta directa y cerrada en la que se da a la persona la oportunidad de elegir entre varias opciones. Esto les permite elegir lo que consideran mejor en el momento. Se utiliza cuando se quiere obtener información direccional, por ejemplo, con fines de venta o de prueba. Normalmente hay al menos dos opciones (dicotomía entre una cosa y otra).
  • Preguntas de reflexión: Son preguntas que animan al entrevistado a pensar detenidamente o a reconsiderar los pensamientos o ideas que le han llevado a responder.
  • Preguntas directas: Son uno de los tipos de preguntas más comunes, que buscan averiguar o pedir información específica.
  • Preguntas engañosas: Hacer preguntas que confundan al encuestado. También pueden impedir que el encuestado entienda claramente el objetivo de la pregunta. Por ejemplo: «¿Te gusta trabajar en equipo?», «¿Qué te parece que todos cobren lo mismo?», «¿Cuál es tu mayor debilidad?», «¿Crees que te gusta trabajar en equipo?».
  • Preguntas retóricas: Se trata de preguntas diseñadas para engañar al encuestado o para que responda de una manera que no quería realmente.
  • Preguntas tipo embudo: se trata de un grupo de preguntas que suelen empezar con un estilo abierto y terminar con un tipo cerrado. Esto es típico de las conversaciones en las que el juego se desarrolla de tal manera que a la pregunta inicial, que se responde con flexibilidad, se responde con una pregunta más específica y estrecha.

El objetivo es obtener la mayor cantidad de información específica del encuestado sin interrumpir el proceso.

Ejemplos de preguntas abiertas

  1. ¿Por qué razones los personajes de esta novela abandonaron sus hogares?
  2. ¿Cuáles fueron las razones de la Revolución Francesa?
  3. ¿Cuáles son las razones por las que el actual gobierno de la capital debería prestar más atención a la educación?
  4. ¿Cómo describiría la situación en la que se encuentra?
  5. ¿Por qué llegas tarde? (Culpas a los estudiantes por llegar tarde, esta pregunta genera desconfianza).
  6. ¿Por qué llegas tarde a clase? (Te preocupa que un alumno llegue tarde. Esta pregunta afecta a las emociones).

Ejemplos de preguntas cerradas

  1. ¿Cómo te va?
  2. ¿Tienes alguna duda? (No preguntes qué dudas tiene, ya que son más o menos las mismas que tú preguntarías)
  3. ¿Lo has entendido?
  4. ¿Cómo encontró este libro?
  5. ¿Has estudiado el curso?

Ejemplos de preguntas retóricas o implícitas

  1. ¿Realmente quieres hacerlo así?
  2. ¿Quieres que te lo dé así?
  3. ¿Quieres ir al baño de nuevo?
  4. ¿De dónde vienes?
  5. ¿Aún tienes hambre?

Ejemplos de preguntas de opción múltiple

  1. ¿Qué colores imaginas que tendrá el nuevo logotipo? R: Rojo, verde, azul, amarillo, morado, otros colores.
  2. ¿Qué regiones ha visitado ya? R: Estados Unidos, Colombia, España, Hong Kong y Venezuela.
  3. ¿Qué tipo de tarjeta de crédito tiene? (Por favor, selecciona los elementos aplicables) R: Visa, MasterCard, American Express, Discover, Diners Club
  4. ¿Es usted una persona segura de sí misma o está influenciada por sus miedos internos?
  5. ¿Quieres una taza de café o algo frío?

Ejemplos de preguntas de reflexión

  1. ¿Estás preparado para hacer este trato?
  2. ¿Qué puedes hacer conmigo para ayudarme a crear un plan exitoso?

Ejemplos de preguntas capciosas

  1. ¿Sabe lo que pasó ayer en la principal ciudad de El Tigre entre las 18 y las 19 horas? (Respuesta: 1 hora).
  2. ¿Qué pesa más, 1 kg de plumas o 1000 g de plomo? (Respuesta: el mismo peso).
  3. Un tren eléctrico circula a 80 km/h en dirección oeste. ¿En qué dirección viajará el humo? (Respuesta: en ninguna parte, porque el ferrocarril en movimiento no emite humo.

Ejemplos de preguntas indirectas

  1. Mi abuela me ha dicho cuánto me quiere.
  2. Mi padre pregunta quién va a ir a la fiesta del sábado.
  3. Dime qué edad tienes, cuáles son tus aficiones e intereses.
  4. No nos dijo cuánto tiempo podía quedarse.
  5. No recuerdo qué tenía que hacer ese fin de semana en Caracas.

Ejemplos de preguntas del embudo

  1. ¿Cuál fue su último trabajo?
  2. ¿Cuál ha sido el mayor reto para usted?
  3. ¿A qué problemas se ha enfrentado al vivir en el país?
  4. ¿Ha tenido algún problema con sus compañeros o supervisores?
  5. ¿Cómo ha resuelto los problemas?

Ejemplos de preguntas trampa

  1. ¿Qué salario espera?
  2. ¿Cómo imagina que será su carrera dentro de cinco años?
  3. ¿De qué está más orgulloso en su carrera?
  4. ¿Cuál es el punto fuerte de nuestra empresa?
  5. ¿Participa en el próximo proceso de selección?

Ejemplos de preguntas que debilitan

  1. ¿Por qué yo?
  2. ¿Por qué no me va tan bien?
  3. ¿Por qué me va mal?
  4. ¿Por qué no le gusto a la gente?
  5. ¿Por qué la gente no me quiere o no me entiende?

Ejemplos de preguntas con poder

  1. ¿Cómo puedo resolver este problema?
  2. ¿Qué he hecho mal?
  3. ¿Cómo puedo persuadir o acercarme a esta persona difícil?
  4. ¿Cómo puedo persuadir a alguien que no quiere ayudarme?
  5. ¿En qué áreas debemos estar mejor preparados?

Los gestos y la comunicación no verbal pueden ser igual de eficaces a la hora de formular preguntas y las palabras no siempre son necesarias. Un ejemplo típico es el uso de gestos faciales o con las manos para enfatizar la iniciativa y expresar en silencio algo más de lo que se puede decir por escrito.

¿Cuáles son las características de una buena pregunta?

Las preguntas son una de las herramientas más importantes que utilizamos en el aula. Pero, ¿cuál es la diferencia entre una buena y una mala pregunta? Depende, por supuesto, de quién haga la pregunta. Pero también depende de la abstracción (es decir, de los conceptos «bueno» y «malo») y de su propósito.

No se puede medir la «calidad» de una «cosa» sin conocer su propósito o intención. Por ejemplo: una instrucción es buena si cumple su objetivo y si aquellos a los que se aplica también pueden lograr ese objetivo. Pero volvamos a la cuestión de la diferencia entre lo bueno y lo malo y vayamos al grano.

Una buena pregunta invita a la reflexión y lleva a otras preguntas. Una buena pregunta aclara y revela. Da esperanza. Una mala pregunta, en cambio, no estimula la reflexión. Siembra la confusión y fomenta la duda.

¿Cuál es el objetivo de las preguntas? Las dos funciones más comunes de las preguntas son evaluar razones (evaluativas) y estimular el pensamiento (retóricas). El primer paso es entender su propósito y el segundo es activarlo. Si no es así, es una mala pregunta.

En resumen

  1. La pregunta tiene un propósito claro (evaluativo o retórico).
  2. La pregunta pretende mostrar el aprendizaje, no sólo si el alumno puede responderla.
  3. La pregunta promueve la comprensión o la comunicación de la comprensión, no la victoria o el éxito. Fomenta la reflexión y promueve la comprensión.
  4. Los cuestionamientos plantean preguntas nuevas y adicionales.
  5. Las preguntas deben ser formuladas (normalmente) por los alumnos, no por el profesor.
  6. El cuestionamiento crea relaciones interpersonales útiles entre los alumnos y entre los contenidos.
  7. Hacer preguntas requiere que los alumnos busquen la respuesta de diferentes maneras, que interpreten y relacionen diferentes fuentes para obtener una buena respuesta.
  8. Una pregunta puede responderse de muchas maneras.

La importancia de formular la pregunta

La capacidad de hacer buenas preguntas puede tener un profundo impacto en los demás y en nosotros mismos. Sin embargo, no estamos acostumbrados a hacerlo y, en lugar de plantearnos las preguntas adecuadas, nos centramos en encontrar las respuestas que necesitamos tanto a nivel personal como profesional.

Esto se debe a que no nos damos cuenta de que, en muchas situaciones, las preguntas pueden ayudarnos a escudriñar nuestro malestar. A cuestionar nuestras elecciones, a ampliar el campo de la meditación y a comprender la verdad desde muchos ángulos diferentes.

El arte de preguntar se remonta a Sócrates y no es nuevo. El problema es que a lo largo de los años no hemos dado a las preguntas el valor que merecen.

Sócrates dijo que lo más importante de su historia era enseñar a la gente a hacer preguntas, y espero que nosotros también podamos seguir sus pasos y hacer que las preguntas vuelvan a ser una parte importante de nuestras vidas.

Hacer una pregunta no consiste sólo en obtener una respuesta concreta: puede haber muchas preguntas.

  1. Cuando uno hace preguntas con interés y humildad, se vuelve más abierto a nuevas perspectivas. Más interesado en escuchar a los demás, más empático y mejor comunicador. Este interés también anima a los demás a expresarse más abiertamente.
  2. La investigación y el aprendizaje se basan en la adquisición de nuevos conocimientos, lo que sólo puede hacerse formulando preguntas. Las preguntas son, por tanto, una parte esencial del aprendizaje, la enseñanza y la investigación.
  3. Si sabes hacer preguntas, puedes alcanzar tus objetivos y superar tus limitaciones.
  4. La comunicación no consiste en decir lo que se dice, sino en escuchar y hacer preguntas para dar sentido a las distintas cosas y conectarlas. Hacer preguntas puede mejorar la comunicación en las organizaciones y los equipos. También crea un ambiente de reflexión y te anima a buscar respuestas en lugar de soluciones precipitadas.
  5. No cabe duda de que las preguntas son esenciales para la creatividad y la innovación. Hacer preguntas puede conducir a nuevas respuestas. Es muy útil para el brainstorming y los talleres.
  6. Para ser un líder eficaz, es muy importante conocer a los miembros de tu equipo e interesarse por lo que piensan y sienten. Las preguntas son muy importantes en este sentido. Tiene que ser capaz de ganarse la confianza de todos los miembros del equipo.
  7. El arte de hacer preguntas también es importante en el coaching y la tutoría.
  8. En la contratación, saber hacer las preguntas adecuadas le ayudará a conocer mejor a los candidatos y a encontrar a la persona adecuada para el puesto.
  9. En las ventas, es importante saber qué busca el comprador, por lo que es importante hacer las preguntas adecuadas. Hacer preguntas le ayudará a vender más y mejores productos.

Con estos ejemplos de tipos de preguntas, seguramente tendrás una noción clara sobre lo que puedes preguntar en diferentes ocasiones. Esto te permitirá ampliar tus conocimientos, tu círculo social y elevar tu intelecto ante cualquier situación.