Anorexia: Características, Síntomas, Riesgos, Prevención Y Más

La anorexia es una enfermedad mental caracterizada por el deseo de perder el mayor peso posible. Se trata de un trastorno mental asociado al bajo peso corporal, al miedo a engordar y al control sobre la alimentación y la actividad física. Las personas con anorexia se centran tanto en el control de su peso y su estado físico, que esto afecta a su vida diaria.

La anorexia es más común en las niñas y las mujeres, pero recientemente se ha vuelto más común en los niños y los hombres. La enfermedad aumenta el riesgo de muerte de los enfermos debido a las complicaciones relacionadas con los síntomas, como el suicidio. Así como el uso de laxantes y dietas, y los vómitos después de las comidas.

Al igual que en el caso de la bulimia, muchas personas vomitan la comida que han ingerido después de comer en exceso.

Tipos de anorexia

Existen básicamente dos tipos de anorexia nerviosa: la anorexia purgativa y la anorexia restrictiva

    1. Anorexia purgativa

La anorexia nerviosa purgativa suele caracterizarse por una fase de vómitos, durante la cual se producen vómitos y se pueden administrar diuréticos y laxantes.

La fase de purga está precedida por una fase de sobrealimentación en la que el paciente siente un impulso irresistible de comer rápidamente y sin masticar. La típica paciente con anorexia purgante es una joven impulsiva que se juzga constantemente por su aspecto.

La diferencia entre la anorexia purgante y la bulimia, un trastorno alimentario similar, es que en el caso de la anorexia purgante, el peso es inferior al indicado para una persona con estas características y es más probable que la persona esté desnutrida.

  1. Anorexia restrictiva

En esta forma de anorexia no hay purgas. En cambio, hay resistencia al acto de comer. Comer se asocia con el aumento de peso y, por tanto, se percibe en muchas situaciones como algo bastante desagradable.

Por lo tanto, este tipo de anorexia es característico de personas meticulosas, perfeccionistas. Quienes siguen las reglas y están muy controladas, más que de anoréxicos purgadores impulsivos. Sin embargo, el género y el grupo de edad típicos son los mismos que para otras formas de anorexia nerviosa.

¿Cuáles son los signos de alarma y síntomas de la anorexia?

Los signos de la anorexia pueden ser perceptibles a diferentes niveles, pero también pueden ser señales de alerta para los padres y amigos.

  • Problemas de comportamiento.

– Incapacidad de mantener un peso apropiado para la edad y la altura.

– Tendencia a insistir o hablar de ser gordo aunque se esté delgado.

– Control de peso compulsivo.

– Auto-dietas a largo plazo. Tienden a evitar los alimentos ricos en grasas, azúcares y calorías.

– Tienden a asar la comida y a comer sin compañía.

– La ingesta de agua disminuye.

– Vómitos provocados y abuso de laxantes.

– Ejercicio compulsivo.

– El retraimiento social. Tendencia a pasar más tiempo solo y a perder el interés por las tareas familiares, sociales y afectivas.

– Mayor tiempo dedicado a estudiar.

– Reducción de la duración del sueño.

  • Alteraciones psicológicas y emocionales.

– Sentimientos permanentes de tristeza, angustia y desesperanza.

– Poco amor propio.

– Terror a no saber controlarse.

– Irritación y en ocasiones agresividad.

– Pérdida de concentración.

– Asertividad y muchos agravios personales.

– Percepción errónea del propio tamaño corporal y problemas de imagen corporal elevados.

– Miedo a ganar peso.

– Desinterés por el sexo, el ocio y las actividades recreativas.

  • Trastornos fisiológicos.

– Pérdida descomunal de peso.

– Fatiga y mareos.

– Palidez.

– Menstruación irregular o ausente.

– Resequedad de la dermis.

– Pérdida de cabello.

– Problemas de sueño.

– Frialdad.

– Estreñimiento.

– En casos graves, puede provocar úlceras esofágicas, osteoporosis, bradicardia (latidos lentos del corazón), mala dentadura, desnutrición e incluso la muerte.

Características de anorexia

  • Comportamiento adictivo: La anorexia y la bulimia se dan en personas adictas a medicamentos que alteran la sensación y la realidad. Eliminando la sensación de apetito y reduciendo el dolor causado por la ausencia de alimentos.
  • Dieta: dieta en la que una persona con un trastorno alimentario renuncia a uno o más alimentos. Los anoréxicos suelen convertirse en vegetarianos, sobre todo porque las verduras escasamente picadas no tienen ningún valor nutritivo para el cuerpo y, por tanto, se desechan.
  • Depresión: La depresión es el principal efecto de sentirse poco apreciado por la sociedad. Ya sea por la apariencia de sobrepeso o por el rechazo y la presión para comer bien.
  • Control: los anoréxicos, al igual que los que toman estimulantes, tienen un control preciso de su peso, de la cantidad de comida que ingieren e incluso de sus excreciones. Su sistema alcanza un grado de perfección o incluso superior, además de llevar descrita todas las situaciones de interés.
  • Deshidratación: suele deberse a un bajo peso corporal que reduce la capacidad de reconocer la ingesta de alimentos y agua. Esto provoca graves daños en el organismo. Entre ellos el espesamiento del líquido sanguíneo en las venas y arterias, lo que puede provocar una embolia y una parada cardíaca y respiratoria.
  • Camuflaje: llevan jerséis lo suficientemente largos y holgados como para ocultar su bajo peso durante mucho tiempo. Estas prendas les permiten guardar comida en los bolsillos, pero la tiran antes de que nadie se dé cuenta.
  • Maldad: Tienen la costumbre de hacerse daño a sí mismos como medio de persuasión o castigo por las deficiencias de su sistema o para evitar el miedo.
  • Ejercicio excesivo: tienden a hacer un ejercicio bastante intenso. Principalmente utilizando equipos de ejercicio estático como cintas de correr y bicicletas.
  • Infertilidad: especialmente en las mujeres, una mala nutrición puede provocar trastornos menstruales e infertilidad.
  • La mentira: es el arma más utilizada por las personas con esta enfermedad. Tratan de mentir a las personas más cercanas y las mentiras se extienden cada vez más, llevando a la miseria generalizada.
  • Soledad: es un efecto autoinfligido que suelen sentir las anoréxicas, sobre todo cuando se ven rechazadas por los demás.
  • Vómitos: una de las formas de eliminar alimentos. La cantidad de ácido excretado es enorme y erosiona el revestimiento del esófago, causando graves daños al esófago y a los dientes y, en algunos casos, cáncer de esófago.
  • Imitación: La anorexia está estrechamente vinculada a las personas y modelos que aparecen en la televisión, en las revistas y en Internet como estereotipos de belleza y aceptación.
  • Encogimiento del cerebro: El encogimiento del cerebro se debe principalmente a la falta de agua y alimentos. Por lo que el cuerpo humano empieza a utilizar las reservas donde cree que menos se necesitan.
  • Muerte: este es un resultado desafortunado cuando no hay familiares o amigos que se hagan cargo de ellos, por lo que se necesita asesoramiento profesional.
  • Tratamiento: un proceso para ayudar a recuperar la confianza para alimentarse y vivir con uno mismo. Suele ser un proceso largo y difícil, que suele ser bastante radical y estresante para el paciente y sus familiares.

Factores de riesgo de la anorexia

Los adolescentes y las mujeres son los que más riesgo corren de desarrollar anorexia. También puede haber depresión, ansiedad o trastorno obsesivo compulsivo. El riesgo más alto es si uno de los padres tiene un trastorno alimentario, una enfermedad mental o una adicción.

Aproximadamente un 10 a 15% de los pacientes con anorexia y bulimia son hombres.

Ciertas características pueden contribuir a la anorexia. Las personas con riesgo de anorexia pueden creer que tienen que intentar ser perfectas. Pueden tener una baja autoestima y una actitud rígida ante la comida y otras cosas. Pueden sentirse presionados para perder peso.

Si practicas ciertos deportes o actividades que te obligan a estar delgada, como la gimnasia o el ballet, esto puede ayudarte a sentirte así.

La anorexia puede ser diagnosticada en cualquier persona. Se recomienda un enfoque específico de género para el tratamiento de la anorexia. La imagen corporal también puede causar anorexia.

Otro trastorno dismórfico del cuerpo, la dismorfia muscular, es una condición que sufren los culturistas con mayor frecuencia. Los afectados pueden adoptar comportamientos compulsivos como pasar largas horas en el gimnasio, tomar diversos suplementos, hábitos alimenticios inusuales y tomar esteroides.

Causas de la anorexia

La causa de la anorexia es actualmente desconocida y puede deberse a diversos factores biológicos, psicológicos y ambientales. La genética también puede influir en el desarrollo de la anorexia. De hecho, la anorexia es más frecuente en personas con antecedentes genéticos positivos para la enfermedad.

Algunos aspectos de los genes, como el perfeccionismo y la sensibilidad, siguen estando asociados a la anorexia nerviosa. Los factores psicológicos también pueden contribuir a la anorexia. Algunas personas que desarrollan el trastorno tienen rasgos compulsivos que les facilitan seguir una dieta normal o controlada.

Algunas personas con anorexia intentan controlar su ansiedad y otros trastornos psicológicos. Por último, la anorexia puede estar influenciada por el entorno. Para las mujeres, en particular, el éxito y la autoestima están asociados a los estándares de belleza, como la delgadez.

10 consejos para prevenir y superar la anorexia

Prevenir la anorexia en la familia es importante para evitar que las hijas y los hijos contraigan la enfermedad. El apoyo de la familia también es crucial para la recuperación una vez que el problema se ha manifestado.

    1. No prestes demasiada atención a la apariencia en casa.

El peso, la altura y la forma no deben ser el tema principal de la conversación. Intenta también estar atento y ser crítico con los comentarios sobre tu propio estado físico y el de los demás.

    1. Comer juntos en familia al menos una vez al día.

Es una buena oportunidad para dar ejemplo de hábitos alimentarios saludables y disfrutar de una comida juntos. También es una buena oportunidad para que padres e hijos interactúen.

    1. Si sospecha que algo va mal, mantenga la calma.

Es importante que tomes medidas para resolver el problema, pero no le des mucha importancia. Primero ponte en contacto con tu médico de cabecera y en caso de duda, pide que te remita a un especialista. Este te dará un diagnóstico correcto y un tratamiento adecuado.

    1. Ganarse la confianza del niño.

Sólo entonces podrán admitir que tienen un problema y comenzar el camino de la recuperación. Busca un lugar tranquilo donde nadie te moleste y escucha con atención. No intentes convencerles de que son tontos, pero diles que estás preocupado y que quieres ayudarles.

    1. Consultar a un especialista

Es aconsejable consultar primero a un médico y luego a un psicólogo o nutricionista que pueda acompañarle en su primera visita. Esto es para que tus hijos se sientan tranquilos y seguros.

Las asociaciones de trastornos alimentarios suelen ofrecer servicios de asesoramiento gratuitos. Mientras que las redes de salud pública cuentan con servicios especializados en trastornos alimentarios.

    1. No intentes cambiar el comportamiento con la comida o el peso.

No hables de ello. Depende de ti tomar conciencia del problema y cambiar el comportamiento. Si no lo haces, te sentirás frustrado y el niño puede alejarse de ti.

    1. No es necesario conocer los conceptos de anorexia o bulimia.

No es necesario que la persona sepa que algo pasa, que algo ha cambiado en su comportamiento, que no es tan buena como antes de…., etc.

    1. No hay «castigo».

No prohíbas salir a la calle o ir a los baños solos, no les hables en tono fuerte y no les obligues a comer ciertos alimentos, sugiere un experto.

    1. Ten paciencia

Se trata de un trastorno psicológico cuyo tratamiento suele durar varios años. Ten paciencia y conoce siempre qué pautas y acciones debes tomar para ayudar a tu hija o hijo.

  1. No hagas de la anorexia un asunto familiar.

Si todo gira en torno a la enfermedad, el problema no hará más que agravarse. Por lo tanto, trata de interferir lo menos posible en la vida cotidiana dl afectado.

¿Cómo se trata la anorexia?

Los mejores tratamientos los lleva a cabo un equipo de profesionales médicos. El tratamiento puede realizarse de forma ambulatoria. Si hay una pérdida de peso importante y problemas de salud, el paciente también puede ser ingresado en una unidad de hospitalización o en un hospital.

El objetivo es recuperar un peso y un estado mental sano. También puede implicar la toma de medicamentos como los antidepresivos u hormonas como los estrógenos.

Esto puede ayudarte a ti o a esa persona especial en tu vida a superar la anorexia y el malestar que provoca. Sin embargo, muchas personas necesitan un tratamiento continuo para evitar que la anorexia vuelva a aparecer más adelante.