Ejemplos de calaverita literaria

Las calaveritas literarias son un tipo de poema tradicional de México. El cual se inspira en las aptitudes o gustos de una persona a la cual va dedicada. Algunos ejemplos de calaveritas literarias pueden ser:

Y ahí esta doña Emilia.

Amable señora, lengua suelta y malasangrosa.

Se la da de mucho por tener dinero.

Lo que no sabe es que las joyas no van al cielo. 

Como pudimos ver en el ejemplo, estos poemas van dedicados a una persona conocida por el autor. Están redactadas con un lenguaje picaresco y juguetón.

Son muy comunes en las fiestas del día de los muertos. Ya que buscan recordar la personalidad de un ser querido ya fallecido.

Ahora mostraremos algunos ejemplos de calaveritas literarias.

Ejemplos de calaverita literaria

Ejemplo 1

Antes muerta que sencilla.

Ese era el lema de Ana María.

Siempre linda y perfumada con numerosas flores en las faldas.

Con su voz encantaba a todo aquel que pasaba.

A la muerte nunca temió, gracias a la fuerza de su amor.

Pues cuando se le sepultó, aun su sonrisa conservó.

Con sus faldas perfumadas. Con sus flores sujetadas.

Valiente y bella era Ana María.

Que, aunque enferma a la muerte no temía.

Ejemplo 2

Miren a Juan Jacinto. Que bebe y bebe por las noches.

Pues de su esposa nunca escucha los reproches.

Lo peor es que al pobre ya no le aguantan los riñones.

Por beber sin remedio,

ya está haciendo su camino al cementerio.

Sea whiski, tequila o ron.

No se le puede parar al señor.

Pues la fiesta no se le termina, hasta que la botella esté vacía.

Bebe con alegría, aunque su vida peligra.

Nunca tiene ni para pan ni par ropa.

Pues solo le alcanza para otra copa.

En su última cena se montó en su carro, y por el barranco salió disparado.

Ejemplo 3

Así fue como murió se murió Andrés.

Que se la pasaba fingiendo que cargaba estrés.

Pero su esposa notaba que algo raro pasaba.

Porque Andrés por las noches tarde llegaba.

Hasta que un día su esposa inicio sus pesquisas.

Pues encontró una mancha de pinta labios en el cuello de su camisa.

Entonces tomó la iniciativa, de seguir a Andrés a la hora de la salida.

Al muchacho lo agarraron con las manos en la maza.

En pleno abrazo lo encontró a manos de otra muchacha.

Sin inmutarse la mujer agarro un bate.

Dándole fin al Joven Andrés Andrade.

Ejemplo 4

Amatista era una muchacha muy fina.

Pero había que admitir que era perezosa la niña.

Cuando recién casada estaba,

su abuelo en cama agonizaba.

Desde su lecho le pedía,

Que limpiara el cuarto de la esquina.

Después del entierro dijo que haría aquello.

Pero cuando vio los cachivaches y el polvero.

Dijo que lo dejaría para febrero.

Por muchas deudas paso Amatista.

Tantas que casi la dejaron en la ruina.

Por fin murió tranquila pagando todo lo que debía.

Fueron sus nietos,

Quienes limpiaron el cuarto después del entierro.

El polvo sacudieron, los trastes movieron.

Entonces se sorprendieron

pues encontraron el oro del tatarabuelo.

Ejemplo 5

La muerte le pidió a Clarisa.

Que se pusiera a cocer todo el día.

Hasta que estuviera lista

La mortaja con la que la enterrarían.

La muerte no volvió a visitar a Clarisa.

Pero ella solo pensaba en el día en que la enterrarían.

Así paso todos sus mañanas.

Pensando en cómo se vería,

El día en que por fin la mortaja usaría.

Olvidándose así de las delicias de la vida.

La muerte la buscó Y por fin se la llevó.

Burlándose de ella dijo picaresca.

Que se había olvidado de lo que era la vida.

Por pensar en su muerte por el resto de los días.

Ejemplo 6

Allá se va Ambarino.

Valiente y brioso marino.

Aborda el barco muy fino para llegar a su destino.

En medio de la noche un huracán los arrastra con brío.

El barco se hundió en las olas.

Pero vivo quedó ambarino.

Hambriento y sediento paso días el marino.

Las aguas lo arrastraban,

Hasta las costas de su casa.

A la orilla llego la balsa.

Pero ambarino muerto estaba.

Ninguno pudo lograr que de nuevo respirara.

Estos fueron algunos ejemplos de calaveritas literarias. En los cuales se muestran las formas de su composición y los temas que tratan. Estos pueden ser dramáticos o satíricos. En todos ellos el tema principal siempre será la muerte.

Las calaveritas literarias fueron obra de Giuseppe Tota