15 Ejemplos De Cutting

Cutting es el nombre que se le da a la serie de autolesiones provocadas como respuesta a distintos factores que afectan nuestro estado emocional. Estas lesiones van desde quemaduras, cortes en el cuerpo, golpes, entre otros.

A pesar de que las razones que desencadenan este tipo de comportamiento son variadas, las más conocidas están relacionadas con experiencias traumáticas como, por ejemplo, la violencia en el hogar o la muerte de un ser querido. Si quieres conocer más ejemplos de cutting, te invitamos a seguir leyendo.

15 ejemplos de Cutting

    1. Entre los ejemplos de cutting podemos encontrar los casos de abuso sexual. Las víctimas de estas situaciones pueden ser hombres y mujeres de diferentes edades, pues tanto jóvenes como adultos pueden llegar a hacerse daño si de esa forma sienten que expían su dolor.
    2. Otras formas de abuso como el físico o emocional también son razones por las que las personas cometen estos actos. La motivación que los lleva a actuar suele ser siempre la misma: buscan sentir alivio a los sentimientos de arrepentimiento, culpa o tristeza que no pueden o no saben manejar.
    3. El bullying escolar es una de las principales causas de suicidio en jóvenes, así como una de las razones más comunes entre los estudiantes que se autolesionan. Muchos de ellos han declarado que se cortan los brazos para distraer su mente del dolor emocional con dolor físico, lo cual resulta, como mínimo, preocupante.
    4. A pesar de que no todos lo manifiestan de forma visible, la violencia intrafamiliar desencadena problemas en todos los integrantes del núcleo. La depresión es uno de los más comunes; es por ella que las personas llegan a cometer actos tan horribles como cortarse las muñecas o privarse de cosas básicas como la comida y el sueño.
    5. El trastorno de estrés es uno de los ejemplos de cutting que más podemos ver en adultos, pues son ellos los que comúnmente sufren el estrés que conlleva su rutina.

Debemos recordar que las autolesiones no son provocadas solo con objetos ajenos al cuerpo, también podemos hacernos daño cuando nos arañamos o mordemos de forma compulsiva.

    1. La separación de los padres es un momento traumático para muchos niños y jóvenes, especialmente si estos tienen que presenciar las constantes peleas de los adultos.

Es común que los niños asuman la culpa de esta separación, como si ellos hubieran sido los causantes de las discusiones, por ello, intenten castigarse a través del dolor.

    1. El autismo, así como otros trastornos que afectan nuestra percepción del mundo exterior, es un factor que puede catapultar este tipo de comportamientos autodestructivos. Sentirse aislados e incomprendidos puede provocar serios problemas en el estado de ánimo y llevarnos al cutting.
    2. Al igual que los problemas causados por situaciones externas a nosotros, también podemos llegar a sufrir depresión debido a ciertos trastornos metabólicos que alteran el funcionamiento de nuestras hormonas. Si no controlamos esto, podemos llegar a considerar la autolesión como una forma de lidiar con nuestros problemas.
    3. El dolor que sentimos tras la muerte de un ser querido puede ser un motivo para hacernos daño. Esto puede explicarse por diversas razones: nos herimos porque sentimos que la muerte ocurrió por nuestra culpa, porque sentimos frustración por no haber hecho más por la otra persona o porque queremos evadirnos de la realidad.
    4. Una ruptura amorosa siempre es algo lamentable, pero puede ser destructivo para quienes no son emocionalmente estables o no han aprendido a lidiar con sus propios sentimientos de forma saludable. Por desgracia, este es uno de los ejemplos de cutting más comunes en la actualidad.
    5. La falta de comunicación entre padres e hijos es perjudicial para la estabilidad de la familia y puede terminar en situaciones lamentables, especialmente para los menores de la familia, quienes necesitan de la guía y el consejo de los adultos. Cuando situaciones como estas ocurren, siempre es responsabilidad de los padres ayudar a sus hijos.
    6. La ansiedad es el desencadenante de comportamientos compulsivos como morderse las uñas y los labios o jalarse el cabello. Estas también son formas de autolesionarse, ya que con el tiempo pueden llegar a hacernos mucho daño.
    7. Como mencionamos anteriormente, la depresión es la causa principal del cutting; es debido a la depresión que las personas cometen todos estos actos que atentan contra su seguridad. En caso de que alguien a nuestro alrededor padezca este trastorno, debemos estar atentos para evitar que se haga daño.
    8. Día a día aumentan los casos de trastornos alimenticios, especialmente entre mujeres jóvenes, a quienes se les hace imposible cumplir con los estándares de belleza. Una forma de castigarse por no ser perfectas es hacerse cortes en los brazos, piernas y abdomen; estos cortes actúan también como recordatorio de su “imperfección”.
    9. Finalmente, un factor común en todos los ejemplos de cutting es la baja autoestima. Muchas veces, las personas que se infligen daño a sí mismas lo hacen porque creen que no son buenos o que su vida y su salud no son lo suficientemente valiosas como para preocuparse por ellas.

¿Cómo prevenir el cutting?

En la actualidad, nos vemos sometidos a una gran cantidad y variedad de información que nos dice cómo deberían ser nuestras vidas, cómo deberían verse nuestros cuerpos y demás. Esto, al contrario de ayudarnos, nos perjudica, ya que es muy difícil ajustarse a las expectativas que la sociedad pone sobre nosotros.

Una de las mejores formas de prevenir el cutting y las conductas autodestructivas, en general, es hablando sobre nuestros problemas con otros, antes de que estos se vuelvan tan grandes que no podamos controlarlos.

Si, por el contrario, vemos a otros agobiados por sus problemas, debemos escucharlos y apoyarlos tanto como nos sea posible.

¿Quiénes son propensos a emplear este método?

Como mencionamos previamente, nadie está exento de sufrir depresión y autolesionarse. Este tipo de comportamientos no está relacionado con una edad o una procedencia determinada, ni siquiera con un estado mental inestable.

Todos podemos recurrir en algún momento al cutting, por lo que debemos ser comprensivos con quienes optan por él como solución a sus problemas.

Habiendo dicho esto, las personas más propensas a incurrir en las autolesiones son los más jóvenes, ya que por lo general poseen menos herramientas para lidiar con sus problemas. En términos generales, las personas más inestables son las que suelen buscar alivio en el dolor físico.

La salud mental es sumamente frágil, en ese sentido, siempre debemos preocuparnos de ella y de los factores que le afectan.