10 Ejemplos de dinosaurios carnívoros

Los dinosaurios carnívoros generalmente tenían patas largas y fuertes para poder correr rápidamente y atrapar a sus presas. También necesitaban mandíbulas grandes y fuertes, dientes afilados y garras mortales para poder matar y luego destrozar a la presa.

Una buena vista, un agudo sentido del olfato y un cerebro grande para planificar estrategias de caza también fueron muy importantes para una caza exitosa.

Muchos de los carnívoros (como Deinonychus, Coelophysis y Velociraptor) pueden haber cazado en manadas, por lo que la cooperación social era necesaria para una buena caza de algunas especies.

Algunos dinosaurios carnívoros incluyen: Albertosaurus, Allosaurus, Coelophysis, Compsognathus, Deinonychus, Dilophosaurus, Eoraptor, Giganotosaurus, Megalosaurus, Suchomimus, Tyrannosaurus rex, Unenlagia, Utahraptor, Velociraptor, Yangchuanosaurus y muchos otros.

Ejemplos de dinosaurios carnívoros

La lista de dinosaurios carnívoros descubiertos a través de las investigaciones realizadas por los paleontólogos es muy extensa. A continuación te nombramos algunos de los más nombrados para que conozcas un poco más de esta especie:

1. Abelisaurus

La falta de evidencia fósil (solo un cráneo) ha obligado a los paleontólogos a arriesgar algunas conjeturas sobre la anatomía de Abelisaurus. Se cree que este dinosaurio carnívoro se parecía a un Tyrannosaurus rex reducido, con brazos bastante cortos y una postura bípeda.

2. Acrocanthosaurus

Los paleontólogos no están seguros de la función del distintivo dorso del Acrocanthosaurus. Puede haber servido como un lugar de almacenamiento de grasa, como un dispositivo de control de temperatura (dependiendo de si este terópodo era de sangre fría o caliente), o como una exhibición sexual.

3. Aerosteon

En la mayoría de los casos, el Aerosteon (de una longitud aproximada de treinta (30) pies y 1 tonelada) fue un dinosaurio depredador típico durante el período Cretácico tardío con su forma clásica de terópodo (piernas poderosas, brazos cortos, postura bípeda) y sus dientes afilados.

Lo que distingue a este carnívoro de la manada es la evidencia de sacos de aire en sus huesos.

Pueden haber poseído un sistema respiratorio parecido al de un pájaro. Es importante tener en cuenta, sin embargo, que las aves modernas evolucionaron no a partir de terópodos de 1 tonelada como Aerosteon, sino a partir de las pequeñas aves rapaces emplumadas y dinosaurios del Cretácico tardío.

4. Afrovenator

Afrovenator (en griego, «cazador africano») tenía un cuerpo de aproximadamente treinta (30) pies de largo, una gran cantidad de dientes y tres garras ubicadas en cada mano.

Es actualmente importante por dos razones: primero, es uno de los pocos terópodos (dinosaurios carnívoros) casi completos para ser desenterrados en el norte de África. Y en segundo lugar, parece haber estado estrechamente relacionado con el Megalosaurus de Europa occidental.

Desde su descubrimiento, el lugar exacto que ocupa Afrovenator en el árbol genealógico de los terópodos ha sido objeto de cierta controversia. En varias ocasiones, los paleontólogos han vinculado a este dinosaurio con descendientes putativos tan diversos como Eustreptospondylus, Dubreuillosaurus, Allosaurus e incluso el enorme Spinosaurus.

5. Allosaurus

Allosaurus estuvo entre los dinosaurios carnívoros de aparición más común en el período Jurásico tardío. Se trata de un terópodo considerablemente temible que estaba equipado con dientes afilados y un cuerpo bien musculoso. Este dinosaurio también tenía una cabeza especialmente prominente.

6. Aucasaurus

Hasta la fecha, no se ha publicado mucha información sobre Aucasaurus, cuyo esqueleto casi completo fue descubierto en Argentina en 1999. Sabemos que este terópodo carnívoro estaba estrechamente relacionado con otros dos dinosaurios carnívoros famosos de América del Sur, Abelisaurus y Carnotaurus , pero era significativamente más pequeño (alrededor de 13 pies de largo y 500 libras), con brazos más largos y protuberancias en la cabeza en lugar de cuernos.

Con base en la terrible condición de su cráneo, es posible que el único espécimen identificado de Aucasaurus fuera asesinado por un compañero depredador, ya sea en un ataque frontal o después de que murió por causas naturales.

7. Australovenator

Este dinosaurio ha sido clasificado como un alosaurio, un tipo distintivo de terópodo grande, y parece haber sido un depredador liviano y elegante (el paleontólogo que lo nombró lo ha comparado con un guepardo moderno).

Es poco probable que Australovenator (de unos 20 pies de largo y unos pocos cientos de libras) haya cazado los titanosaurios de 10 toneladas cerca de los que se descubrió, pero probablemente se ganaba la vida con los comedores de plantas más pequeños del Cretácico medio de Australia. Ahora se cree que era un pariente cercano del impresionante Megaraptor.

8. Nobu Tamura

El eufónicamente llamado Bahariasaurus («lagarto de oasis») podría ser más conocido hoy si sus únicos fósiles no hubieran sido destruidos por un bombardeo asociado con Alemania durante la Segunda Guerra Mundial (el mismo destino que tuvieron los restos de un dinosaurio mucho más conocido, Spinosaurus).

Lo que sí sabemos de estos huesos de la cadera desaparecidos hace mucho tiempo es que Bahariasaurus era un terópodo grande (de unos 40 pies de largo), que posiblemente alcanzaba tamaños parecidos al Tyrannosaurus rex y pesos de 6 o 7 toneladas.

En cuanto a la evolución de Bahariasaurus, es un asunto turbio: este dinosaurio puede haber estado relacionado con el Carcharodontosaurus del norte de África, puede haber sido un verdadero tiranosaurio, o incluso, es posible que haya sido una especie o espécimen del Deltadromeus contemporáneo. Probablemente nunca lo sabremos sin más descubrimientos fósiles.

9. Becklespinax

Se trata de uno de los dinosaurios carnívoros con nombres más raros. Este gran terópodo también estuvo entre los más misteriosos. Fue diagnosticado sobre la base de tres vértebras fosilizadas.

Lo que se sabe: era un dinosaurio carnívoro de tamaño respetable (medía alrededor de 20 pies de largo y pesaba 1 tonelada) de la Inglaterra del Cretácico temprano.

Puede (o no) haber lucido una vela corta, similar a las de los carnívoros posteriores como Spinosaurus. A juzgar por el ecosistema en el que vivía, Becklespinax probablemente cazaba saurópodos de tamaño pequeño a mediano.

10. Chilantaisaurus

Una desconcertante variedad de grandes terópodos vagaban por los bosques de Eurasia durante el período Cretácico temprano o medio. Entre los más grandes del grupo estaba el Chilantaisaurus (de unos 25 pies de largo, 4 toneladas), solo la mitad del tamaño de un Tyrannosaurus rex adulto, que vivió decenas de millones de años después. Pero aun así, era impresionante.

Alguna vez se pensó que Chilantaisaurus estaba estrechamente relacionado con el Allosaurus de América del Norte. Pero ahora parece que pudo haber sido uno de los primeros miembros de la línea de dinosaurios carnívoros que llegaron a producir el Spinosaurus verdaderamente gigantesco.

En vista que al igual que las demás especies de dinosaurios, los dinosaurios carnívoros son animales prehistóricos, solamente se puede obtener información a través de investigaciones realizadas a partir de los fósiles encontrados.

Según las mismas, existieron muchas especies. Se diferenciaban en el tamaño, la apariencia física, el tamaño de sus presas y algunos otros rasgos representativos.