Ejemplos De Machismo En La Sociedad

El machismo en la sociedad sigue presente actualmente, ya que el hombre sigue sintiéndose superior a la mujer en muchos aspectos. El ser sexista es algo que se remonta a muchos siglos en el pasado, debido a que las féminas vivían, bajo la imposición de los hombres. Este era quien decía todo lo referente a la vida de ella, con quien ir, a donde ir sin ninguna opinión al respecto.

Luego de muchas luchas activistas desde el siglo 19, las mujeres fueron emancipadas del machismo y hoy en día pueden participar en distintas actividades. Esto las impulsan como un ser independiente y capaz de tomar sus propias decisiones, tales como: votar, estudiar, trabajar e incluso intimar sin casarse.

Sin embargo, aun con los logros obtenidos con el pasar de los años, los sexistas siguen presentes en la sociedad, realizando violencia, abusos y discriminaciones. Es imposible olvidar que muchos hombres todavía, quieren tener a su sombra a las mujeres tanto en el ámbito personal como en el laboral.

Muchos hombres continúan manteniendo algunas actitudes, así como expresiones, a manera despectiva hacia la mujer hoy en día y esto se llama micromachismo.

Han sido muchos los avances en la adaptación del hombre, a la igualdad de la mujer para ocupar posiciones en la sociedad. No obstante, se requerirán de cambios, que permitan nuevas actitudes y así se perpetúen los roles.

Ejemplos de machismo

El patriarcado busca de una u otra manera disfrazar el machismo, al mencionar situaciones sin atenuantes con el nombre de micromachismo. Muchas situaciones de violencia entre otras, en perjuicio de las mujeres, se esconden bajo este término cuando realmente se trata de lo mismo.

Es necesario que conozcas cuando se aplica el micromachismo en la sociedad que vivimos y así puedas detectarlos y frenarlos. En todos está la posibilidad de realizar los cambios necesarios para que la mujer tenga el lugar que ha logrado con esfuerzos.

Azul para niños, rosado para niñas

La utilización tan común para diferenciar al hombre de la mujer, así como términos usados en la ropa de ambos con mensajes que los categorizan.  Palabras como bonita, niña en la prenda de ella y en la del campeón, héroe son muestras de ello. Por fortuna hay empresas que solo fabrican ropa de niños simplemente y con ello van dejando de lado el micromachismo presente.

Que afortunada eres, tu esposo te ayuda con los quehaceres del hogar

Las tareas diarias en el hogar son muchas, entre lavar, cocinar, planchar, atender a los niños si los tienen, absorben completamente a la mujer. Por ello el que su pareja no la ayude en las mismas por ser cosa de chicas, es un claro ejemplo del machismo en la sociedad que aún se hace presente.

La mujer requiere de tiempo para ella, para cuidarse, relajarse y así sentirse bien consigo misma y menos abrumada con las tareas del hogar.

El hombre debe ayudar en hogar y compartir con su pareja las actividades, pactar entre ambos es esencial para equilibrar las responsabilidades. Cada uno debe contar con el apoyo del otro en el hogar, sin separar los roles en casa.

Al ir a un restaurante, él paga la cuenta

Este es una de los ejemplos más comunes de machismo en la sociedad, cuando se paga la cuenta en un restaurant. Se acostumbra que el hombre sea quien lo haga, pero con los cambios que se quieren adaptar puede presentarse que la mujer pague.

La mujer no es tomada en cuenta en talleres y concesionarios

Hay lugares que han sido señalados única y exclusivamente como masculinos, haciendo que la presencia de la mujer sea completamente nula.  A veces el mismo personal del lugar se dirige al hombre así la mujer sea la titular como ocurren en los bancos.  Adquirir un vehículo. e incluso ir a la reparación y revisión de un automóvil, la mujer es obviada en la conversación si está el hombre.

La madre y el superpapá

Cuando la pareja se ve complementada con la llegada de un bebé, es muy común escuchar que el hombre es un tremendo papá si ayuda en el cuidado del pequeño. Esta muestra de micromachismo refleja en la mujer su obligación de atender al niño, como algo que naturalmente le corresponde solo a ella.

Una mujer y un hombre no pueden ser amigos

Otro de los rasgos sexistas es la conceptualización de que un hombre y una mujer no pueden ser amigos, algo tan alejado de la realidad. La sociedad debe dejar a un lado el hecho de siempre crear estereotipos sexuales o románticos en las relaciones establecidas entre ambos sexos.

La amistad es una relación que va mucho más allá, a que pertenezca a personas del mismo sexo para que sea verdadera. Es demasiado sexista asumir que un hombre y una mujer no pueden entablar una relación sincera, que no tenga más que el simple cariño recíproco. Por ello es importante enseñar desde pequeños el valor de la amistad entre las personas de diferente sexo.

La famosa “friend zone”

Definitivamente esta mal llamada “friend zone”, es un claro ejemplo de ser sexista muy sutilmente, declara que la mujer rechaza al hombre dejándolo como amigo. Todo porque no le apetece estar con él, pero tal vez sea que éste, la colocó primero en la “sex zone”.

Por increíble que parezca las mujeres, quieren ser solo amigos del sexo opuesto sin ningún vínculo sexual, pero muchos no logran entenderlo. Demostrando su micromachismo alegando que los dejaron en la friend zone, cuando solo les ofrecían amistad desde un inicio.

Maternidad vs carrera profesional

Otras de las muestras de machismo en la sociedad, se manifiesta en la búsqueda de trabajo y una vez hallado en la entrevista a realizar. Es ilógico que se le pregunte a la mujer, si es madre o desea ser madre y que esto determine la aprobación o no del contrato. El hecho de ser madre o pensar en ello, no resta las habilidades y capacidades con las que cuenta la chica.

En caso de ser contratada, los puestos de jerarquía son solo otorgados a los hombres, menospreciando con ello a la mujer, nada más sexista. En este aspecto todavía hay terreno que avanzar, para que entiendan que las damas pueden gerenciar tanto o más que un chico.

Tener hijos no es una limitante para que la mujer se desarrolle profesionalmente, así que hay que dejar eso a un lado.

Falta del lenguaje inclusivo

La utilización de un lenguaje generalizado es sinónimo de inclusividad, lo cual es muy sexista, es tanto como referirse a hombre y mujeres. Todo a fin de no reconocer el valor que tiene cada quien, en la sociedad, sino expresarse de manera general y no incluirla.

Para la sociedad el hombre puede todo, salir solo, divertirse, equivocarse entre muchas cosas más, pero no será relegado.

Frases como “corres como niña”

Usar frases de manera despectiva refiriéndose a la mujer ante una situación que realiza un hombre es un ejemplo de micromachismo. Corres como niñita, lloras como una nena, son frases que dañan a las mujeres por su menosprecio y al hombre también. Haciéndole que no exprese sus sentimientos con tranquilidad y naturalidad, así como que su esfuerzo es poco.

Calificar a una mujer por su vestimenta o actitudes

La sociedad es muy sexista hasta con la vestimenta de la mujer, juzgándola constantemente por ello, de una u otra manera para menospreciar y desvalorizarla.  En situaciones como las violaciones muchas veces los abogados alegan que la ropa fue la que provocó en el hombre la reacción. La manera de vestir de la mujer no es una puerta abierta para que la juzguen y dañen su integridad.

El micromachismo también califica que una mujer no puede ser activamente social, divertirse o reírse con libertad, ya que para la sociedad es mal visto.  Nada más erróneo que calificar a una dama por su manera de expresarse o actuar, la actitud de una fémina nada tiene que ver con ceder.

Famosa frase “el hombre llega hasta donde la mujer lo permite”

Esta frase es tan micromachista, pues con ella se dice que a la mujer hay que respetarla solo cuando lo exige. También, se comete el error de decir que si, a la mujer se le irrespeta es por su culpa, lo cual no es. El respeto es algo que por derecho merecen tanto hombres como mujeres sin ninguna duda, ante cualquier situación.

Calificar “feminazis” a las feministas

No hay nada más resaltante del machismo en la sociedad que las burlas constantes ante las redes, del movimiento feminista.  Recordemos que este es la lucha constante por la igualdad social de las mujeres con los hombres, que tengan los mismos derechos. Por ello se espera que estos cambios se den, en beneficio de una sociedad más igualitaria, donde las damas ocupen lugares de importancia.

Indudablemente la lucha ha de seguir porque son muchos aspectos por los que hay que luchar para erradicar esa conciencia micromachista. Lo cierto es que no se ha de descansar hasta lograr que los derechos sean respetados. Ya que la mujer es un ser valioso y muy multifacético que puede realizar y ocupar lo que se proponga.