12 Ejemplos De Grupos Sociales secundarios

Si necesitas conocer ejemplos de grupos sociales secundarios aquí te ofrecemos información relevante. Comencemos con su definición y características.

Los grupos sociales secundarios están constituidos por una gran cantidad de personas que tienen una relación, ya sea formal o informal, y comparten un interés o un objetivo en común.Grupos sociales secundarios ejemplos

Puede tratarse, por ejemplo, de los grupos laborales, académicos o cualquier otra situación que amerite una interacción entre los diferentes miembros. Una de las características principales que posee este tipo de grupo, son las siguientes:

  • Las relaciones entre los integrantes son meramente superficiales y no son tan íntimas como los grupos sociales primarios.
  • Al momento en que se alcanza el objetivo que tenían, la situación que los mantenía unidos, ya no existe.

En otras palabras, este tipo de grupo no afecta o tiene un papel importante en la vida diaria, como lo sería, por ejemplo, la familia, la pareja o los amigos. Dicho esto, eso no quiere decir que no influya o afecte en las relaciones sociales y el bienestar mental.

Los grupos sociales secundarios son usualmente estudiados por los sociólogos, debido a los efectos que ocasionan en los individuos. Y es que a pesar de que la integración es corta, el impacto o las repercusiones que tienen puede ser diferentes, dependiendo de la persona.

Ejemplos de grupos sociales secundarios

  1. Empresas o compañías.
  2. Trabajos académicos.
  3. Partidos políticos.
  4. Conjunto de funcionarios.
  5. Vecinos de la comunidad.
  6. Asociaciones.
  7. Sindicatos.
  8. Instituciones educativas.
  9. Convenciones sociales.
  10. Población de una ciudad o un pueblo.
  11. Miembros de un club.
  12. Compañeros de trabajo.

¿De qué forma se crean los grupos sociales secundarios?

La gran mayoría de las veces, este tipo de grupos son creados por una meta o una finalidad en común. Todos los miembros que forman parte suelen trabajar en conjunto para lograr su objetivo y colaboran entre ellos para eso.

Usualmente, solo es por un corto periodo de tiempo, como, por ejemplo: en los trabajos académicos. En este caso, los compañeros de clase (generalmente desconocidos), se reúnen para desarrollar dicha labor y cumplir con lo demandado.

Otro ejemplo se suele presentar en las oficinas de trabajo de una compañía o empresa, en donde los empleados tienen que colaborar entre ellos. Estos trabajadores deben coexistir, de manera respetuosa y profesional, para poder lograr el objetivo que tenían estipulado.

En estos dos ejemplos, ambos grupos fueron generados debido a que, casualmente, forman parte del mismo ambiente y necesitan coordinarse para lograr algo. A pesar de que uno es en un contexto educativo y el otro laboral, los dos son grupos sociales secundarios.

A diferencia de los grupos sociales primarios, no son relaciones duraderas que están destinadas a persistir por muchos años. La unión fue repentina, por lo que, del mismo modo, la disolución es inevitable y no se encuentra obligada a seguir.

No es inusual que los grupos secundarios se desliguen una vez hayan logrado su cometido por el cual fueron creados. Si la situación por la que se han originado, ha concluido, ya no tienen otra razón para seguir juntos.

Un ejemplo muy común son los proyectos escolares, debido a que se disuelven una vez hayan alcanzado su objetivo y recibido la nota, sobre todo, si fue creado por un maestro.

Tipos de grupos sociales secundarios

Hay una amplia lista de categorización en este tipo de grupos, no obstante, existen algunos más comunes, que se ven en muchas ocasiones. Entre esos, los siguientes ejemplos son los más usuales:

  • Trabajo: se trata de colegas, ya sea en empresas, compañías e instituciones, que existen en un mismo grupo, sin una relación afectiva. Por ejemplo: Son compañeros superficiales que no forman parte de la vida privada de un individuo.
  • Vecinos: al igual que el anterior, es una relación distante. Usualmente, son los vecinos que saludas ocasionalmente, sin embargo, no existe un vínculo estrecho.
  • Conocidos: son quienes ves y reconoces, pero no recuerdas detalles importantes, como, por ejemplo, su nombre.
  • Empleados: se puede tratar de una persona que hace limpieza en una casa o un portero de un edificio. Es decir, que los ves seguido, pero no hay una relación personal.
  • Médicos o profesores: en el caso de los grupos sociales secundarios, este tipo de individuo estuvo durante un tiempo corto en tu vida.

Características de los grupos sociales secundarios

En los grupos sociales secundarios se pueden conseguir ciertas características que los representa y al mismo tiempo, los diferencian de otros grupos sociales. Dichas distinciones, son primordiales para no confundirlo con el primario.

Entre las características más importantes que podrás conseguir, las siguientes son las principales que hay que tomar en cuenta:

Son relaciones superficiales

En el caso de los grupos sociales primarios, los lazos mucho más estrechos, como los que tendrías con un familiar o un amigo. En otras palabras, son más profundos y pueden durar por varios años e incluso, la vida entera, dejando cierto impacto entre ellos.

Sucede todo lo contrario con los grupos secundarios, debido a que las relaciones que se crean, son impersonales. En la gran mayoría de los casos, son muy formales y no generan ninguna influencia significativa.

Dentro de este tipo de grupo social, no es usual tener un lazo afectivo que cause algún impacto, como, por ejemplo, en las oficinas de trabajo o en los grupos académicos.

En estas dos situaciones, los miembros solo están unidos por una labor en común y no se intercambia ningún apoyo psicológico. De hecho, en más de una ocasión, los integrantes ni siquiera se conocen.

Por ejemplo: hay personas que pertenecen a una misma compañía, sin embargo, son de departamentos diferentes y necesitan coordinar para una tarea. La relación es profesional, por lo que no se produce una conexión personal.

Hay muchas personas

Algo muy usual en los grupos sociales secundarios es que existe una gran cantidad de miembros. Teniendo en cuenta el ejemplo anterior, en las empresas hay muchos empleados en diferentes secciones.

Es bastante difícil y casi imposible, que todas las personas dentro de un campo laboral se conozcan, sobre todo, si se trata de un ambiente muy grande.

Este aspecto es muy diferente de un grupo social primario, debido a que, para ellos, es bastante usual tener pocos integrantes. De ese modo, es mucho más sencillo originar una relación personal y amistosa con otras personas.

Sin embargo, este tipo de grupo son bastante extenso, como, por ejemplo, en los partidos políticos, en donde se pueden ver miles de personas reunidas para una finalidad.

No obstante, eso no quiere decir que en los grupos sociales secundarios siempre exista muchas personas. Por ejemplo, los grupos de trabajo académicos suelen estar conformados por tan solo unos 4 integrantes, máximo 5.

Tienen un objetivo en común

Como mencionamos anteriormente, los grupos secundarios son creados por una situación en común que lo requiere o para cumplir una misma finalidad.

Una de las características principales es que los integrantes se encuentran unidos por un objetivo igual. Todos los individuos dentro de este grupo, están esperando a que se cumpla esa meta para poder disolverse de inmediato.

Por ejemplo: En los partidos políticos, pueden reunirse hasta miles de personas para una misma causa, no obstante, una vez un candidato sea electo, se separan.

Es opcional, no obligatorio

Este es un tipo de grupo en donde la participación, no siempre es obligatoria. Eso no quiere decir que sea opcional todo el tiempo, pero en la gran mayoría, se encuentra motivada por decisiones propias de un individuo.

La persona no está influenciada por una relación íntima con alguno de los miembros del grupo. No hay ningún amigo o familiar que lo fuerce a estar en ese ambiente y puede irse en el momento en que lo desee.

Por ejemplo, cuando se quiere entrar en una empresa para comenzar a trabajar. En este caso, aunque la decisión recae en la persona que te está contratando, tú eres quien ha escogido por voluntad propia laborar ahí.

Es muy diferentes a los grupos primarios, debido a que no se puede elegir a la familia a la cual perteneces. Si bien es cierto que es posible cortar una relación de amistad o amorosa, en la mayoría de los casos, hay algunas circunstancias que no permiten que se separen completamente.

Existen ciertas normativas

No sucede en todos los casos, pero, en la gran mayoría de los grupos sociales secundarios, hay reglas formales y claras entre los miembros. Esto sucede más que todo en el ámbito laboral, aunque puede estar presente en otros también.

Estas normas fueron creadas y desarrolladas con la finalidad de mantener una armonía en el grupo. De esta manera, la estabilidad se mantiene y todo transcurre en las mejores condiciones, hasta alcanzar el objetivo.

Por ejemplo, en los conjuntos residenciales, a pesar de que todos viven en un mismo entorno, a veces son desconocidos. Sin embargo, hay reglas para mantener una convivencia estable y sin inconvenientes.

No todos son iguales

Debido a que son grupos con muchos miembros, es común ver distintos niveles de actividad. Eso quiere decir, que los integrantes tienen diferentes misiones o papeles, por lo que no todas las funciones son iguales y cada persona posee un rol único.

En el ámbito laboral, suelen existir cargos y todos están organizados en secciones distintas con su propia función en específico. Por ejemplo, en los restaurantes hay chefs, meseros, empleados de limpieza, cajeros, entre otros.

Como se puede observar, todos pertenecen a un mismo ambiente, no obstante, cada uno cuenta con una función en concreto.

Posiciones distintas

En los grupos secundarios existe un estatus que está basado en la posición, debido a que hay una jerarquía. Cada integrante cuenta con una postura dependiendo del enfoque social que tenga dentro de dicho grupo.

Por ejemplo, en una compañía, hay distintos cargos y casi siempre, es uno encima de otro. Existe un director, un jefe de departamentos, un presidente, entro otros.

Esto difiere de los grupos primarios, ya que, en ese caso, todas las posiciones son iguales y nadie está por encima de otro.

Transición entre diferentes grupos

Aunque son dos grupos sociales distintos, en algunos casos, puede existir una transición entre el primario y el secundario. Es bastante probable que los miembros pasen de una relación superficial, a una más profunda y de confianza.

Por ejemplo, una persona dentro de un proyecto (laboral o educacional), puede conocer a otra y con el paso del tiempo, estrechar un lazo. Es posible que eso avance incluso más hasta convertirse en una amistad profunda o una relación amorosa que puede evolucionar a un cónyuge.

En otras palabras, comenzó siendo un interés en común y termino como algo más; por lo que alguien del grupo secundario hizo una transición y paso a ser parte de un grupo primario.

¡Encuentra muchos más ejemplos sobre diferentes cosas! Visita WikiEjemplos y consigue un montón de información útil, explicada de manera sencilla. Asimismo, muchos más detalles acerca de los grupos sociales.