15 Ejemplos De Trastorno Bipolar

El trastorno bipolar es una enfermedad de la salud mental que causa cambios extremos en el estado de ánimo de quienes lo padecen. Estas personas suelen ir desde la euforia y felicidad extremas hasta la más honda y oscura depresión en periodos de tiempo muy cortos y sin razón aparente.

A pesar de que han habido grandes avances en su estudio, las causas que desencadenan este trastorno siguen siendo solo teorías.

Además de los altibajos emocionales, podemos encontrar muchos otros ejemplos de trastorno bipolar como la hiperactividad y la irritabilidad. Si quieres conocer más sobre esta extraña condición que solo afecta a una de cada cien personas, te invitamos a seguir leyendo.

15 ejemplos de Trastorno Bipolar

  1. La agresividad no solo es uno de los ejemplos de trastorno bipolar más conocidos, sino que también es la razón por la que muchas personas creen que todos los que padecen este trastorno son peligrosos. Lo cierto es que si se toma la medicación adecuada, este y muchos otros síntomas se hacen mucho más llevaderos.
  2. La apatía es un rasgo característico de este tipo de personalidad y es, en muchos casos, la razón por la que se discrimina a las personas bipolares. Si bien es cierto que debido a su condición se les dificulta percibir las interacciones sociales de la misma forma en la que lo haría alguien sano, no se les debe dar la espalda.
  3. El comportamiento desorganizado es bastante frecuente en todos los ámbitos de la vida de estas personas. Es muy difícil que logren establecer rutinas y sistemas ordenados por su cuenta debido a su predisposición; sin embargo, no es imposible y pueden llegar a ser muy productivos si encuentran un modo de trabajo apropiado.
  4. Se cree que los altibajos emocionales son causados por un fallo en el sistema límbico, el cual es responsable de controlar los estados de ánimo. Si bien es cierto que estos cambios son comunes en todos, quienes sufren trastorno bipolar los tienen en cosa de un minuto a otro y de forma muy drástica.
  5. La automutilación (cortes es los brazos y muslos, rasguños y demás) son consecuencia de la depresión y el trastorno de ansiedad que casi siempre acompaña a la bipolaridad. Muchos pacientes afirman que cometían estos actos durante sus fases “bajas”, es decir, durante los momentos que vienen después de las fases maníacas.
  6. Además de ser otro de los ejemplos de trastorno bipolar, las conductas de riesgo son la forma en la que la impulsividad y la falta de control se manifiestan en quienes padecen esta enfermedad. Entre estas conductas podemos encontrar el manejar muy rápido, la ingesta drogas y la tendencia a practicar deportes peligrosos como el Parkour.
  7. No es de extrañar que quienes padecen trastorno bipolar suelan estar irritables. Esto puede explicarse porque muchas veces no están diagnosticados y no entienden qué les ocurre, por sentirse rechazados por la sociedad o, simplemente, porque llevar un vida con esa condición es mucho más duro de lo que podemos imaginar.
  8. La hiperactividad es un rasgo característico de las fases maníacas de las personas bipolares. En ellas, sienten que su mente funciona más rápido y una necesidad apremiante por hacer muchas cosas a la vez; así mismo, pareciera que no pueden estar quietos y que no se detendrán nunca.
  9. La impulsividad suele venir de la mano de la hiperactividad antes mencionada y es la causante del estigma que tienen las personas bipolares. Esta impulsividad los lleva a hacer cosas arriesgadas en las fases de más energía (como apostar todo su dinero) y cosas dañinas en las fases depresivas (como autolesionarse) sin pensarlo dos veces.
  10. Los pensamientos no deseados son de los ejemplos de trastorno bipolar más comunes y conocidos por lo molestos y nocivos que pueden llegar a ser. Este es un rasgo compartido con muchos otros trastornos de la salud mental como la ansiedad y la esquizofrenia y es muy difícil de tratar a menos que se haga con ayuda profesional.
  11. Los delirios que quienes sufren bipolaridad declaran tener pueden ser consecuencia de un desorden hormonal que afecta su percepción, así como de los altos niveles de estrés y la sobre estimulación de las fases maníacas. Al igual que en otros trastornos de la salud mental, estos delirios pueden controlarse con medicamentos.
  12. Los problemas de concentración son pan de cada día para quienes padecen este trastorno y pueden explicarse por la velocidad a la que su cerebro funciona en las fases de hiperactividad. Si bien esto puede dificultar su desempeño en el mundo laboral, actualmente se están tomando más consideraciones con estas personas en algunos lugares de trabajo.
  13. Como mencionamos anteriormente, los pensamientos acelerados son consecuencia de la velocidad con la que su mente trabaja. En la mayoría de los casos, estas personas no se darán cuenta de esto, por lo que su comportamiento en general (la forma de hablar, sus movimientos, etc.) serán más acelerados de lo normal.
  14. La pérdida o aumento de peso es otro de los ejemplos de trastorno bipolar que está más relacionado con factores externos que con el trastorno en sí. Muchas veces, el aumento o la disminución del peso se deben al aumento o a la falta de apetito causadas por la severa ansiedad con la que estas personas deben lidiar.
  15. Finalmente, no es de extrañar que, debido a todos los síntomas que afectan su salud mental, quienes padecen trastorno bipolar desarrollen algún grado de paranoia. Esta se presenta de formas diferentes en cada individuo y su intensidad varía en las fases de manía y las fases depresivas.