50 Ejemplos De Onomatopeya

Esta vez te traemos 50 ejemplos de onomatopeya para que puedas ver la variedad que existe de este recurso lingüístico en la literatura y la escritura.

Una onomatopeya es una representación lingüística de cualquier palabra que denote un sonido o ruido. Pueden ser de animales, de objetos como máquinas o de acciones.

Es muy común escuchar este tipo de sonidos en la cotidianidad o el lenguaje coloquial, puesto que las personas solemos utilizarlo para imitar algún animal o el ruido de objetos como el transporte público.

De la misma forma, es muy usado en cuentos infantiles, comics y literatura infantil para enseñarles a los niños a representar sonidos extraños, ya sea en la escuela, en su hogar o al aire libre.

Ejemplos de onomatopeya

  1. El bebé estornudó con un estruendoso “achís” y luego soltó una carcajada como si acabara de hacer una gracia.
  2. Al probar el pastel de zanahoria, Karla emitió un sonoro “puaj” inmediatamente, puesto que no le gustó el sabor.
  3. En la noche de luna llena se puede escuchar a los lobos de la montaña gritando “auuuu” al unísono.
  4. Los niños fueron al zoológico en la mañana para conocer a las ovejas y se sorprendieron mucho cuando las escucharon decir “bee, bee, bee”.
  5. Juana estaba tan aburrida en clase que le parecía que la profesora solo decía “bla, bla, bla”, lo que le causaba mucho sueño y flojera.
  6. La alarma de la lavadora comenzó a hacer “bip, bip, bip” durante mucho tiempo y nadie vino a apagarla.
  7. José recibió un portazo que sonó “BLAM” y supo que sería la última vez que lo recibirían allí.
  8. En el lejano oeste, los campesinos se escondían apenas escuchaban el “bang, bang” de las pistolas de los malhechores.
  9. El “boing, boing” de la pelota que Margaret le regaló a sus hijos, le estaba produciendo fuertes dolores de cabeza.
  10. Era tanto el frío de aquél invierno que ninguno podía evitar emitir puros “brrr, brrr, brrr” al hablar.
  11. Las ranitas del estanque hacen “croac, croac, croac” por las noches ambientando el lugar.
  12. Los ciudadanos supieron que había comenzado la guerra cuando escucharon un fuerte “Cataplum” al norte de la ciudad.
  13. La maestra del kínder Garden mandó a hacer silencio a los chiquitines con un fuerte ¡Chiiiist!
  14. La gallina iba tras de sus pollitos que gritaban “pío, pío, pío” porque tenían hambre.
  15. Había mucho silencio en la habitación de Martina, solo se escuchaba el continuo “Tic, tac” del reloj.
  16. Pedro pensó que se había quedado accidentado hasta que por fin el motor sonó “brum, brum” y supo que se había salvado de quedarse varado en el medio de la nada.
  17. El día que demolieron el viejo casino solo se escuchaba un “buuum” tras otro durante horas.
  18. Jacinto hablaba sin parar hasta que comenzó a hacer de la nada “hip, hip” y tuvo que frenar su verborrea.
  19. El niño de Alberto comenzó a gritar “chuuu, chuuu” emocionado, cuando vio que se acercaba el ferrocarril a la estación de pasajeros.
  20. Nadia estaba trabajando sin parar en su trabajo final y no paraba de hacer “clic” en el ordenador de su cuarto.
  21. En el partido de futbol se cayó Manuel y gritaba “ay, ay, ay” porque se había fracturado el pie derecho.
  22. Cristóbal estaba desesperanzado cuando sonó el “clac” de la cerradura que se abría, al fin iba a descubrir lo que se encerraba en el sótano.
  23. Era un día lluvioso en el que nada más se escuchaba el “chop, chop” del agua cayendo en el jardín.
  24. Los comensales estaban muy ebrios, emitían sonoros “Ja, ja, ja” cuando alguien se caía o no se le entendía lo que decía.
  25. En la graduación de abogados, Sabrina recibió una tonada de aplausos que resonaban “clap, clap, clap” en el auditórium.
  26. El bebé recién nacido hacía “buaaa, buaaa” mientras las enfermeras trataban de acallarlo porque su mamá estaba aún en el quirófano.
  27. Linda le lanzó un “muack” al chico buenmozo que pasó en la bicicleta cerca del parque.
  28. Mario estaba entrenando en el gimnasio cuando sintió que su rodilla izquierda hizo “crac” y tuvo que dejar de moverse porque el dolor era muy fuerte.
  29. Ejem, ejem”, dijo el padre de Micaela cuando entró en la habitación y vio que se estaba comiendo el helado a escondidas.
  30. Las tostadas habían quedado perfectamente crujientes, lo supe porque al morderlas hicieron “crunch” y estuve muy complacida.
  31. Eran las cinco de la mañana cuando el gallo comenzó a gritar “kikirikiiii” y despertó a todos los recién llegados de la granja.
  32. María se cansó de hacer “toc, toc” en la puerta, nadie vino a abrirle en ningún momento y tuvo que marcharse del sitio.
  33. La vaca hace “muuu, muuu” mientras el campesino la ordeña.
  34. El timbre la mansión sonó “ding, dong” justo cuando el mayordomo estaba del otro lado de la planta baja y tuvo que correr.
  35. Los patos del lago hacían “cuack, cuack” cuando se acercaron los cuidadores a darles comida en la mañana.
  36. El perro de la señora Foster empezó a ladrar “guau, guau” cuando entraron los ladrones por el jardín.
  37. Helios tomaba agua como si nunca lo hubiese hecho, el continuo “glup, glup” del líquido pasando por su garganta daba cuenta de ello.
  38. El tigre le hacía “grrr, grrr” cada vez que el león intentaba acercarse para robarle su presa.
  39. La profesora de canto entró al salón cantando “la, la, la” para que los alumnos se dieran cuenta que ella había llegado.
  40. Miau” hizo el gatito para que su dueña le diera un poco de leche, ya que estaba hambriento desde temprano.
  41. Santa bajó de la chimenea haciendo “ho, ho, ho” para que los niños supieran que había llegado a la casa a darles sus regalos de navidad.
  42. A las cinco de la tarde salen todos los trabajadores, causando tráfico en las avenidas y fastidiosos “pi, pi, pi” de los carros en las autopistas.
  43. Los cerditos de la hacienda hacían “oinc, oinc” cuando les lanzaban la comida.
  44. Los vecinos de arriba estaban oyendo música muy alto y el techo de la casa resonaba con un “bum, bum, bum” vibrante a la medianoche.
  45. El teléfono de Mauricio no deja de hacer “ring, ring”, pero él no se ha dado cuenta que lo están llamando.
  46. Michael llegó a la cima de la monta y dijo “uff, al fin he llegado”.
  47. Isabela sintió que alguien la llamaba diciendo “Yuju”, pero no quiso voltear por miedo a que fuera un desconocido.
  48. El papá de Mery colocó un letrero en la puerta de su habitación que decía “Zzzzz” para que supieran que estaba durmiendo y no lo molestaran.
  49. La soda hizo “pffffsss” cuando la destaparon y todos se morían por tomar un vaso de ella.
  50. El mono del parque le robó las golosinas al niño de un “zas” rápido como un rayo.

Como puedes ver, las onomatopeyas pueden utilizarse de muchísimas formas para hacer más nutritiva nuestra manera de expresarnos. Además, es una manera divertida de hacerlo.

Esperamos que te sean de mucha utilidad estos 50 ejemplos de onomatopeya para el uso que desees darle en tu vida.